Los Reyes y sus hijas, escapada de fin de semana a Mallorca

Don Felipe, doña Letizia, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía viajaron a la isla balear para disfrutar de una jornada de playa en la pequeña cala Cabo Pinar

por hola.com

La apretada agenda oficial mantiene actos hasta finales de julio, pero aunque todavía tiene tres semanas de intenso trabajo por delante, los Reyes han querido tomar en su tiempo libre un aperitivo de su verano mallorquín aprovechando las altas temperaturas estivales que marcan estos días los termómetros españoles y se han trasladado a la isla balear para disfrutar de una jornada de playa en la pequeña cala Cabo Pinar, maravilloso lugar del municipio de Alcúdia y un regalo para los amantes de lo natural.

Una vez que el rey Felipe concluyó el pasado viernes su último compromiso -la entrega de los Reales Despachos de la Academia General Básica de Suboficiales en Talarn (Lleida)-, los soberanos y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, emprendieron su escapada de fin de semana a Mallorca y se alojaron en el Palacio de Marivent, residencia habitual de la Familia Real española en la isla, donde ya se encuentra desde hace varios días la reina Sofía.

VER GALERÍA


La mañana del sábado los cuatro se trasladaron a Cabo Pinar, una de las calas más especiales de Mallorca, una rareza, a la que se accede por una senda de varios kilómetros entre pinos y piedras hasta llegar a una playa virgen con aguas de color turquesa rodeada de altas paredes verticales de piedra. Los Reyes y sus hijas disfrutaron como cualquier otra familia de baños de sol y agua y permanecieron allí hasta la hora del almuerzo, cuando regresaron a Marivent.

Las niñas exprimieron al máximo la jornada de playa y se lo pasaron bomba en el agua con sus juguetes hinchables. También don Felipe se bañó lo suyo con sus pequeñas, mientras doña Letizia descansaba en la arena. Esta escapada de fin de semana a Mallorca desmiente el rumor de que a la Reina no le gusta la isla balear como destino de vacaciones y que por eso la estancia estival de la Familia Real es más breve que antaño. Han vuelto a la isla para una salida privada y lo cierto es que podrían haber elegido libremente cualquier otro destino.

A su vuelta de la isla, el Rey reanudó ayer su actividad oficial en Madrid al recibir en el Palacio de la Zarzuela al Presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, en cuyo honor los Reyes ofrecieron posteriormente un almuerzo en el Palacio Real. La elegancia de las damas reinó entre los cerca de setenta invitados. Doña Letizia eligió para esta ocasión un vestido blanco de escote asimétrico, del diseñador Felipe Varela, que estrenó en el año 2009, en una cena ofrecida a las autoridades de las Islas Baleares, y una chaqueta blanca de organza, con la que ya la vimos, el año pasado con motivo de la visita del Presidente de México y su esposa a nuestro país. Por su parte, la Primera Dama rumana, Carmen Iohannis, se decantó para este almuerzo por un vestido estampado en tono rosa pastel de media manga, muy sencillo y elegante. Hoy los soberanos han presidido en la Academia General del Aire, ubicada en la localidad murciana de San Javier, la entrega de Reales Despachos a los nuevos oficiales del Ejército del Aire.

Puntuales en Mallorca
Don Felipe, doña Letizia y sus hijas fueron vistos en público por última vez en Mallorca el pasado abril, cuando los cuatro, junto a la reina Sofía, asistieron a la misa del Domingo de Resurrección en la catedral de Mallorca. En agosto del año pasado, los reyes Felipe y Letizia, con sus hijas, pasaron su primera estancia estival en Mallorca como Reyes y el Monarca llevó a cabo diversas actividades institucionales en la capital balear.

VER GALERÍA

Tras llegar a la isla el 4 de agosto, esa semana don Felipe recibió en audiencia a las distintas autoridades del archipiélago, ofreció -acompañado por la reina Letizia y doña Sofía- una recepción a representantes de todos los ámbitos de la sociedad balear, se reunió con el Presiente del Gobierno, Mariano Rajoy, y presidió la entrega de trofeos de la Copa del Rey de Vela.

La semana siguiente, los Reyes visitaron con sus hijas la finca de Raixa, en las faldas de la Sierra de Tramuntana, donde fueron informados de las labores de recuperación realizadas desde el incendio que afectó a una zona de este paraje natural de Mallorca declarado Patrimonio de la Humanidad. A partir de agosto los Reyes comenzarán oficialmente sus vacaciones de verano en Mallorca, en las que alternarán descanso y actividad institucional.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie