Brindis de amistad entre los Reyes y el Presidente y la Primera Dama de México en el Palacio Nacional

por hola.com

Se han hecho todos los esfuerzos por ambas partes para que la segunda Visita de Estado de los Reyes -la primera a América Latina- fuera en México y para que el intenso programa oficial consumara las estrechas relaciones bilaterales, que pasan por su mejor momento. Y eso incluye también que el presidente Enrique Peña Nieto, que salió ayer mismo del hospital tras haberse sometido el pasado viernes a una operación para extirparle la vesícula, haya puesto en segundo plano su recuperación: en deferencia a los soberanos y a España.

VER GALERÍA

Primero ofreció a los reyes Felipe y Letizia una calurosa bienvenida con los brazos abiertos en el Campo Marte, a la que Peña Nieto acudió acompañado de su mujer, la primera dama Angélica Rivera; luego compartieron almuerzo en la Residencia Oficial de Los Pinos y por último puso el broche de oro a la primera jornada de estancia de don Felipe y doña Letizia con una cena oficial en su honor, que tuvo lugar en el Palacio Nacional y a la que asistieron más de 450 invitados.

Durante la cena, el Rey resaltó que España y México viven momentos de evolución política, social y económica, con sociedades que "reclaman siempre con justicia las cotas más altas de exigencia y de compromiso ético". Por ello, en su discurso apostó por ofrecer respuestas "efectivas, precisas y directas que satisfagan las demandas" de los ciudadanos. Felipe VI también hizo referencia a los intercambios fructíferos que mantienen ambos países "en asuntos clave”. Destacó la relación cultural, el idioma, la cooperación en mecanismos multilaterales, el apoyo de México a España en su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU, pero también el apoyo de España a México en el proceso de modernización del TLC Méxioco-Unión Europea.

VER GALERÍA

La elegancia de las damas reflejaba ese mismo afán que se ha puesto en la organización de toda la visita de Estado. Doña Letizia reinó de nuevo de rojo -concretamente de amapola, coral y marsala-, el color más patriótico y que más éxitos estilísticos le ha reportado a lo largo de su trayectoria real. Vistió de estreno este brindis de viejos amigos con un vestido asimétrico en guipur, bordado a mano en cristal de Swarovski Siam, de Felipe Varela, que combinó con sobre de piel de serpiente o similar y peep toes en tonos nude. La Primera Dama de México, Angélica Rivera, ex reina de las telenovelas en su país, cedió el protagonismo a su invitada de honor y optó por un discreto vestido negro con cuerpo de encaje y transparencias y falda de flecos. Era el tercer cambio de ropa de este primer día de estancia en México, pero las maletas de la reina Letizia guardan mucho más.

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie