Don Felipe y doña Letizia, un brindis por cien años juntos

Los Reyes visitaron las bodegas de Freixenet con motivo de la celebración del centenario de la marca

por hola.com

Quedan apenas unas horas para que comience uno de los días más románticos del año, en el que el amor es el auténtico protagonista. Las miradas que se dedicaron los reyes Felipe y Letizia en su última aparición pública son la perfecta muestra de que, después de once años de matrimonio, siguen tan enamorados como el primer día. Y eso hay que celebrarlo.

VER GALERÍA

En su visita a las bodegas de Freixenet, en la localidad de San Sadurní d’Anoia, la pareja real brindó con cava, dejando una de esas imágenes en las que un gesto es más significativo que cualquier palabra. Cada uno con una copa en la mano y mirándose el uno al otro, las chocaron, quizá pensando en todo el tiempo que les queda para estar el uno junto al otro, pensando tal vez en algún plan de fin de semana romántico.

Ya en su visita al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, centro de referencia en España para la rehabilitación de lesiones medulares espinales, se les pudo ver cómplices y muy cercanos, con los pacientes pero también entre ellos, mostrándose su cariño.

VER GALERÍA

Durante la visita que hicieron a las instalaciones con motivo del centenario de la marca, don Felipe y doña Letizia dejaron su firma en uno de los toneles y después almorzaron en la misma cava. En el discurso que pronunció el Rey destacó que la marca es “una seña de orgullo español” y ha señalado la excelencia empresarial de una empresa que es 100% familiar, hablando además de sus innovaciones creativas y su vocación exportadora.

VER GALERÍA

En este viaje, el cuarto que hacen a Cataluña desde que don Felipe fuera coronado el pasado mes de junio, doña Letizia apostó por el favorecedor color rojo. Vestido rojo, zapatos y labios del mismo color y unos pendientes en los mismos tonos que casaban a la perfección con su look. El amor está en el aire.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie