Polémica en Bélgica porque el monarca estaba en un balneario en plena crisis terrorista

por hola.com

El Gobierno de Bélgica ha quitado importancia a la ausencia del rey Felipe en el país durante los peores momentos de la crisis terrorista de mediados de noviembre y señaló que el monarca "ha estado informado en todo momento". El portavoz del primer ministro belga, Charles Michel, ha respondido a la polémica que ha generado la publicación de una información que indica que Felipe y Matilde de los belgas pasaron en un centro de talasoterapia en Bretaña, el fin de semana del 21 y 22 de noviembre, coincidiendo con la decisión del Gobierno de elevar al nivel 4 la alerta por amenaza terrorista.

El rey Felipe ha estado "informado permanentemente por parte del primer ministro durante todo el periodo de la amenaza y en particular después de que eleváramos la alerta al nivel 4", dijo el portavoz según publica el diario Le Soir en su edición digital. La misma fuente añadió que "no está previsto que ni el Gobierno ni el Primer Ministro informen sobre la agenda privada del rey", añadió ese medio.

El nivel 4 es el máximo posible y se aplicó en la región de Bruselas ante una amenaza "real e inminente" tras los atentados ocurridos en París el pasado 13 de noviembre, que dejaron 130 muertos y 350 heridos. En esos atentados participaron presuntamente al menos seis personas con residencia en Bélgica o con vínculos con el país, y el principal sospechoso, Saleh Abdeslam, un belga de origen marroquí y que procedía del distrito bruselense de Molenbeek, aún sigue en busca y captura internacional.

VER GALERÍA


El diario satírico francés indica en un mensaje de la red social Twitter que el rey Felipe "había desaparecido durante la alerta de atentado. Nosotros hemos reencontrado al Rey de los belgas. Un asunto que generará revuelo". En el mismo mensaje anuncia la publicación de fotografías de Felipe de los belgas en un balneario en la localidad bretona de Quiberon. En dos de las instantáneas publicadas ya por la prensa de Bélgica se muestra al Rey de los belgas junto con la reina Matilde en albornoz leyendo un libro, mientras que otra recoge el momento en el que se toma un zumo de fruta.

Un fin de semana planeado hace mucho tiempo

El rey Felipe se ha mantenido en un discreto plano durante los días de alerta por amenaza terrorista, en los que tampoco habló en público, lo que la cadena de televisión belga RTL atribuye a que el monarca no puede hablar sin autorización del Gobierno. Por su parte, el diario flamenco Het Nieuwsblad, indicó que las fuerzas de seguridad francesas se habría quejado de haber tenido que hacerse cargo de la seguridad del rey Felipe durante esa estancia en el centro balneario, al tiempo que publica que los reyes belgas solo regresaron a Bruselas el domingo. El diario flamenco informa de que el portavoz de la Casa Real, Pierre-Emmanuel De Bauw, señaló al respecto que era "un fin de semana que se había planeado hace mucho tiempo".

La prensa belga sí se hizo eco de que el pasado 23 de noviembre el rey Felipe habló con Mohamed VI de Marruecos para pedirle la colaboración de los servicios de inteligencia y de seguridad de ese país "tras los últimos atentados de París y sus ramificaciones en Bélgica y en otros países europeos", según informó el ministerio del Interior del país magrebí. El Rey de los belgas presidirá mañana jueves una reunión de trabajo con personas activas en el área de la integración social, la prevención de la radicalización y el seguimiento de jóvenes radicalizados.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie