Ernesto de Hannover

Ernesto de Hannover, puesto en libertad tras su último altercado

El todavía marido de la princesa Carolina de Mónaco fue arrestado a principios de semana en su pabellón de casa austríaco por amenazas y coacción a dos de sus trabajadores

por Beatriz Castrillo

Buenas noticias para Ernesto de Hannover, quien ha sido puesto en libertad tras ser arrestado a principios de semana. El todavía marido de Carolina de Mónaco (siguen casados aunque hacen vidas separadas) fue apresado el pasado lunes en su pabellón de caza de Grünau mi Almtal en Austria cuando varios policías rodearon el edificio y le detuvieron por “amenazas peligrosas, así como por causar daños materiales y coacción” a un matrimonio que trabajaba para él y que le denunció por estos hechos. Ahora, la prensa austríaca informa que el Príncipe, de 66 años, ha salido de prisión, eso sí con algunas condiciones.

VER GALERÍA

Tras su detención, el jefe de la Casa de Hannover fue trasladado a la cárcel de Wels de la que salió este miércoles tras pasar 48 horas entre rejas. Aún así, el juez ha dictaminado que deberá permanecer en un domicilio concreto -que no ha sido desvelado-, que no mantendrá contacto con las presuntas víctimas y deberá mantenerse alejado del lugar de los hechos. Los abogados del príncipe Ernesto no han querido hacer declaraciones al respecto, según apunta Spiegel.

- La prensa alemana desvela que Ernesto de Hannover tiene cáncer

- Los Hannover, enfrentados por la venta del Castillo de Marienburg

Al parecer, Ernesto de Hannover advirtió al matrimonio de empleados que “o se acercaban sigilosamente o les enviaría una banda de matones”, según Kronen Zeintung, medio que también publicó que arrancó una señal de tráfico y rompió una ventana.

VER GALERÍA

Este episodio, es uno de más de la larga lista de altercados que el todavía esposo de la princesa Carolina ha protagonizado. El pasado julio, la Policía se personó en su residencia de Grünau mi Almtal cuando pidió ayuda porque según su versión alguien quería matarlo. Los agentes testificaron que cuando llegaron le notaron agresivo y que les atacó y amenazó con un cuchillo. Tras ser reducido, fue llevado a una clínica donde se le hizo un examen psiquiátrico y en la que permaneció varios días. Tras ser puesto en libertad dio su versión diciendo que sufrió una hipoglucemia y por eso llamó a los servicios de emergencia. Días después, Ernesto insultó y amenazó desde su coche con un bate de béisbol a los policías que le habían apresado.

A estos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, hay que añadir otro frente abierto que mantiene desde hace tiempo con su hijo mayor, Ernst August, que tuvo su momento álgido en el verano de 2017 cuando este se casó con Ekaterina Malyshevava. Su padre se opuso al enlace, al que no acudió, por miedo a que el patrimonio de la Casa de Hannover se diseminase si el matrimonio se divorciaba.

Un año más tarde era su segundo hijo, el príncipe Christian, el que se casó con Alessandra de Osma en Perú a cuya ceremonia sí asistió. Pero durante uno de los festejos, el padre del novio comenzó a sentirse indispuesto y tuvo que ser ingresado en la Clínica Delgado de Lima por una intoxicación alimentaria. Semanas después fue operado de una úlcera duodenal.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie