El principe Hisahito con sus padres en Bután

El príncipe Hisahito viaja a Bután en su primer viaje oficial al extranjero

El heredero al trono de Japón va acompañado por sus padres

por hola.com

El Príncipe Hisahito está en Bután, en su primer viaje oficial al extranjero. Ha viajado hasta allí acompañado por su padre, el príncipe Akishino, y su madre, la princesa Kiko. Hisahito, de 12 años y futuro emperador de Japón, es el tercer hijo de Akishino y Kiko, aunque el hecho de tener dos hermanas mayores, Mako y Kako, le convierte en el segundo en la línea sucesoria al Trono del Crisantemo, ya que es el primer varón nacido en la familia imperial desde el nacimiento de su padre. Ambos llegaron en vuelos separados como medida de precaución.

La familia ha llegado a Bután a través de Tailandia y está previsto que permanezcan en el país durante diez días. El lunes próximo se reunirán con el rey de Bután, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, en un almuerzo en la capital, Thimphu. Este primer viaje internacional de Hisahito ha sido programado con muchos meses de antelación y se produce durante sus vacaciones de verano en su escuela secundaria.

Además de la visita al rey, está previsto que el príncipe heredero asista a lo largo de la semana a actividades tan diversas como una demostración de tiro con arco, el deporte nacional de Bután; y que visiten templos y museos. De hecho, una de las primeras actividades de la familia imperial ha sido la visita al Museo Nacional de Bután, en la ciudad de Paro, al oeste del país, donde Hisahito ha conocido muchos detalles históricos y se ha divertido en compañía de sus padres.

La familia imperial japonesa ha mantenido tradicionalmente una estrecha relación con este reino del sur de Asia desde que ambos países establecieron lazos diplomáticos en 1986. Los príncipes Akishino y Kiko asisteron en 2011 a la ceremonia de bienvenida al rey de Bután en 2011; y en 2017 la princesa Mako, hermana mayor del príncipe Hisahito, hizo también una visita oficial a Bután.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie