joyas-maria-antonieta

Esta colección no se había visto en público en más de 200 años.

Salen a subasta las joyas de María Antonieta, la reina de Francia que terminó en la guillotina

Entre las piezas que subastará Sotheby's en Ginebra el próximo 12 de noviembre hay un colgante con un diamante que sostiene una perla 'de tamaño excepcional' con un valor estimado de entre uno y dos millones de dólares

por HOLA.com, EFE

Días después de que en Londres la casa Christie’s vendiera la tiara de la abuela del rey Juan Carlos por 344,750 libras (casi 395.00 euros), se anuncia otra gran subasta de joyas para el próximo otoño. Sotheby's subastará en Ginebra un impresionante lote de joyas que pertenecieron a varias generaciones de la familia de Borbón y Parma, entre ellas algunas de la reina francesa que terminó en la guillotina, según algunos historiadores precisamente en parte por esa pasión por las joyas: María Antonieta.

VER GALERÍA

Esta subasta ha sido anunciado como una de las más importantes hasta la fecha, ya que recorre varios siglos de la historia de Europa, desde el reinado de Luis XVI hasta la caída del imperio austrohúngaro. "Este conjunto de joyas ofrece una visión cautivadora de las vidas de sus propietarios hace cientos de años", ha dicho la subdirectora de Sotheby's Europa, Daniela Mascetti, en un comunicado en el que también advierte que esta colección refleja la “opulencia” del momento vivido.

VER GALERÍA

En total son más de cien lotes los que se subastarán en la ciudad suiza el próximo 12 de noviembre e incluirá otras piezas testimonio de la relación de los Borbón y Parma con la dinastía de los Habsburgo, como una tiara de diamantes, creada por la prestigiosa joyería vienesa Köchert para la boda de la archiduquesa María Anna de Austria con Elías de Borbon, Duque de Parma en 1902; un broche que posee un rubí birmano al que se le estima un valor de 250.000 euros; o un anillo, también de la citada archiduquesa, que curiosamente resulta casi idéntico al anillo de compromiso de la princesa Eugenia de York, con un peculiar diamante entre naranja y rosa.

200 años sin ver las joyas de Mariá Antonieta

Pero sin lugar a duda las joyas que han levantado más expectación son las que pertenecieron la reina consorte de Francia, María Antonieta, ya que, según la casa de subastas, no se habían mostrado en público en más de 200 años. Cuando María Antonieta, el rey Luis XVI y su familia tuvieron que huir de Francia, estas joyas fueron enviadas a Bruselas donde reinaba su hermana María Cristina de Habsburgo-Lorena, Archiduquesa de Austria y dónde residía uno de sus hombres de confianza, el conde de Mercy Argenteau. Él mismo se encargó de enviar las joyas a Viena para que el emperador austríaco y sobrino de Maria Antonieta las mantuviera a salvo.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Tras la ejecución de los reyes Luis XVI y de María Antonieta en 1793, y la muerte de su hijo en cautividad, su hija quedó en libertad en 1795 y fue enviada a Austria dónde, a su llegada, se le entregaron las joyas de su madre, que más tarde heredaría su hija adoptiva Luisa de Francia y duquesa de Parma. Ésta las transfirió más tarde a su hijo Roberto I, el último duque de Parma antes que el ducado se anexara al reino de Italia.

Reconocida por la extravangacia y esplendor de su corte, María Antonieta tiene numerosos retratos en los que luce perlas, apreciadas por las familias reales de Europa en el siglo XVIII por su rareza. La colección que subastará Sotheby's incluye un colgante con un diamante que sostiene una perla "de tamaño excepcional" con un valor estimado de entre uno y dos millones de dólares (entre 861.834 y 1.724.320 euros). También se subastará un collar compuesto por 119 perlas naturales. 

VER GALERÍA

Otro de los valores que tiene la colección es el propio que la ha otorgado la historia ya que uno de los pasajes más conocidos y que ha inspirado varias obras literarias sobre la mujer de Luis XVI es el llamado "asunto del collar", al que el propio Napelón se refirió como uno de los detonantes de la Revolución Francesa. Aunque no se trata de ninguna de las piezas que sale a subasta, lo cierto es que cualquier joya que haya pertenecido a la Reina que fue guillotinada en París en 1793 recuerda al escandalo político y social que tambaleó los cimientos de la monarquía francesa en el siglo XVIII. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie