doña-sofia-casa-real

La realeza despide al rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej

La reina Sofía, Máxima de Holanda y Matilde de Bélgica han acudido a la cremación de los restos mortales del monarca tailandés

por hola.com

Tras varios días de actos, el funeral del rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha llegado a su punto álgido. Este jueves el difunto monarca ha sido incinerado en una fastuosa ceremonia a la que han asistido más de 150.000 tailandeses y varios miembros de la realeza que han querido despedir con todos los honores al Soberano, que murió el 13 de octubre de 2016 a los 88 años, pero cuyas celebraciones de despedida se están celebrando un año después.

VER GALERÍA

El acto de cremación ha consistido en realidad en dos ceremonias. La primera ha tenido lugar a las cinco y media de la tarde (hora local tailandesa) y consistió en una cremación simbólica. Gran parte de los invitados desfilaron por el monumento funerario para rendir sus respetos al difunto. Después, ya de noche en Bangkok, tendrá lugar la cremación real. 

VER GALERÍA

En el acto más importante de despedida del Rey más longevo de todos los tiempos -ha estado más de siete décadas en el trono, por encima de Isabel de Inglaterra que lleva 64 de reinado- se ha podido ver a la reina Sofía, que se sentó en el funeral junto a Matilde de Bélgica y en la misma fila que otras soberanas como Máxima de Holanda y Silvia de Suecia. Todas ellas acudieron vestidas de riguroso negro y con bandas condecorativas. 

VER GALERÍA

Una fila detrás de ellas se vio al príncipe Andrés de Inglaterra, a Haakon de Noruega, que estuvo sentado entre Federico de Dinamarca y el heredero al Gran Ducado, Guillermo de Luxemburgo. Todos ellos acudieron a la cita ataviados con uniformes militares.  En total han acudido representantes del más alto nivel de 42 países a Bangkok, una ciudad que se ha blindado con motivo de las exequias del considerado como "padre de la nación".  En la primera fila de este funeral sin precedentes estaban situados los reyes de Bután, Jigme Khesar Wangchuck y  su esposa Jetsun Pema, que lucieron de negro con las vestimentas típicas de su país. De la Casa Real japonesa acudieron los príncipes Akishino y Kiko.

VER GALERÍA

Tanto los miembros de las Casas Reales como otros mandatarios acudieron al monumento funerario para presenciar el acto de cremación del Soberano que se trasladó desde el Gran Palacio Real hasta Sanam Luang en una larga procesión, de tres horas de duración, marcada por el boato y la majestuosidad, que fue seguida por sus conciudadanos.

Con la ceremonia de cremación se pone fin al largo duelo, que ha durado un año, por la muerte de este Rey de la dinastía Chakri, el único que muchos tailandeses han conocido dada su longevidad y el largo tiempo que estuvo en el trono, y al que han entregado más de 880 millones de bat (unos 22,3 millones de euros) en donaciones para limpiar el karma. 

VER GALERÍA

Sin embargo, los actos de cremación culminarán el domingo. Este viernes, 27 de octubre, está previsto que a primera hora en Tailanda se produzca la recogida de las reliquias y cenizas reales que serán trasladadas al Gran Palacio y al templo del Buda Esmeralda, dentro de los terrenos palatinos. El sábado tendrá lugar la real ceremonia de las reliquias reales que se realizará en el Gran Palacio a las 17:30 horas. 

VER GALERÍA

El último día, el domingo, 29 de octubre, se realizará por la mañana una ofrenda de comida para los monjes y las reliquias del Monarca pasarán a ser guardadas en el panteón Chakri del Palacio en una ceremonia que tendrá lugar en el salón del trono. Por la tarde, las cenizas se trasladarán a lo templos Rajabodpidh y Bowonniwet, en la capital del país. Una vez que finalicen los fastos funerarios comenzarán otros preparativos, los de la coronación del Vajiralongkorn, el único hijo del difunto del Rey que ascendió en diciembre de 2016 al trono. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie