La reina Sirikit de Tailandia, una vida de película

Recordamos su vida con motivo de su 83º cumpleaños

por hola.com

Políticos, monjes budistas y personas de todas las clases sociales y de todas las edades celebraron ayer el 83º cumpleaños de la venerada reina Sirikit de Tailandia, llamada cariñosamente la Madre de todos los tailandeses. Decenas de miles de ciudadanos vestidos de azul, que es el color del aniversario de la soberana, se acercaron hasta el palacio real para dedicarle en el libro de honor sus felicitaciones y sus mejores deseos en su día, que desde 1976 es también oficialmente el Día de la Madre. Muchos tailandeses, entre los que se encuentra el primer ministro Gen Prayuth Chan-Ocha, han estado dando limosna a los monjes a lo largo de toda la semana; se han comprometido a realizar buenas acciones en ofrecimiento a la Familia Real tailandesa siguiendo la campaña llamada Panithan, y asistirán el próximo 16 de agosto con el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn a una caravana ciclista como parte de los festejos.

VER GALERÍA


La reina Sirikit, noble de cuna y en su tiempo mujer de gran belleza, nació el 12 de agosto de 1932 como Mom Rajawongse, algo así como La Honorable, Sirikit Kitiyakara. Se crió los primeros años de su niñez con sus abuelos en Bangkok mientras su padre, el Coronel Mom Chao Nakkhatra Mangkala Kitiyakara, trabajaba como diplomático en Washington, Estados Unidos. Luego vivió y se educó en los países en los que su padre trabajó como embajador del Reino: Francia, Dinamarca, Reino Unido y finalmente en Suiza, donde conoció en la década de 1940 al rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia, que era soberano pero no alcanzaba todavía la mayoría de edad y al igual que ella se encontraba allí estudiando.

La pareja se enamoró y ya no quiso separarse. El rey regresó en marzo de 1950 a Tailandia para asumir sus responsabilidades como monarca, pero no llegó solo. Lo acompañaba Sirikit, que al mes siguiente se convertiría en su esposa en una boda real en el Palacio Pathumwan. Seis años después, en 1956, cuando el rey ingresó en un monasterio budista siguiendo la tradición tailandesa, la reina Sirikit asumió la regencia de la Corona durante su ausencia y, por su buen cometido, fue nombrada Reina Regente. Fruto de su matrimonio, el rey Bhumibol y la reina Sirikit tuvieron un hijo, el Príncipe Heredero, y tres hijas.

VER GALERÍA

Sus obras sociales y su empeño en mantener las costumbres tailandesas la distinguen. Es Presidenta de la Cruz Roja desde1956, se ha involucrado en la asistencia a refugiados de Camboya y Birmania y tuvo un papel determinante tras la catástrofe del tsunami que devastó zonas del sur de Tailandia en diciembre de 2004. También su talento en las artes la precede, como escritora con su libro In Memory of my European Trip en 1964, en el que narra su viaje por Europa con el rey, y como compositora con las canciones Chao Chom Khwan, That Thoe, Sai Yut y Nang Yaem interpretadas por The Handsome Band, la banda musical de palacio. Ha sido reconocida dentro y fuera y a la infinidad de distinciones honoríficas de su país suma dos españolas, Dama de la gran cruz de la Orden de Isabel la Católica y Dama de la gran cruz de la Orden de Carlos III.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie