Nace Iryana Leila, hija póstuma del príncipe Ali Reza, seis meses después del fallecimiento de su padre

por hola.com

El príncipe Reza Pahlevi, jefe de la casa imperial persa, ha anunciado en su página web el nacimiento de la Iryana Leila, hija de su hermano, el fallecido príncipe Reza, y su prometida, Raha Didevar. Cuando el pasado mes de enero se confirmaba que el hijo menor de Farah Diba y el desaparecido Sha de Irán había sido hallado muerto en su domicilio de Boston, se especuló que había sido su prometida quien le había encontrado sin vida y dado aviso a las autoridades.

También se comentó entonces que Raha estaría embarazada. La familia del fallecido príncipe pidió respeto para la familia que revivía la trágica muerte de Leyla, la menor de los cuatro hermanos, que se quitó la vida en un lujoso hotel de Londres en el año 2001.
« En nombre de mi familia, deseo informar a nuestros compatriotas y amigos del nacimiento el pasado 26 de julio de Iryana Leila, hija de nuestro querido Alireza. Sabemos que os uniréis a nosotros en nuestro respeto y amor por nuestro queridísimo Alireza y permitiréis al bebé y su madre, la señora Raha Didevar a recuperarse y prosperar en paz y privacidad. Estamos emocionados y agradecidos por el amor y simpatía que hemos recibido por vuestra parte desde nuestra pérdida ». La niña, que llegó al mundo en Estados Unidos, es la cuarta nieta de la emperatriz Farah Pahlevi y ha recibido por segundo nombre el que tuvo la hermana menor del príncipe Alireza en claro homenaje a ella.

Raha Didevar y el príncipe Alireza nunca hicieron salidas a actos públicos, de hecho la jefatura de la familia la representa su hermano mayor, Reza, a quién acompaña su esposa, la princesa Yasmine. Raha, una guapísima mujer, vivió en Inglaterra los primeros años de su vida y a los seis, tras el fallecimiento de su padre, se mudó a Estados Unidos con su madre. Su currículum demuestra que es fuerte, decidida y luchadora. Después de graduarse en la universidad, empezó a trabajar como reportera de televisión pero pronto se dio cuenta de que su trabajo no le llenaba y estudió un master en Educación especializándose en psicología. Cambió su trabajo por el de profesora de literatura en Los Ángeles y través de la labor con estos adolescentes se dio cuenta de que lo que más le motivaba era ayudar a esos chicos con problemas. En 2005, después de un viaje a Kenya, creó la fundación Rabinafric, volcada en la lucha contra el sida y también en acoger a niñas que huyeron de sus casas tras negarse a una mutilación genital.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie