De ciencias©GettyImages

Educación

Así es el aprendizaje que los niños con altas capacidades necesitan para sacar todo su potencial

No responder a las necesidades que presentan y no tomar las medidas necesarias en el colegio o el instituto puede desembocar en fracaso escolar

Los niños con altas capacidades o superdotación presentan necesidades de aprendizaje. Son niños con una inteligencia superior a la media (aunque hoy en día se tienen en cuenta otros parámetros, no solo el nivel intelectual, para determinar si alguien es o no altas capacidades) y eso no implica que lo sepan todo, ni mucho menos. Lo que implica es que demandan una educación diferente, adaptada a sus particulares necesidades, tal y como nos explica Alicia Rodríguez Díaz-Concha, presidenta de la Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST): “Los programas educativos ‘por edades’ y con contenidos y ritmos de aprendizaje ‘estándar’ o para la media de inteligencia, no son adecuados para este tipo de alumnado”.

El hecho de que estos niños y adolescentes sigan ese tipo de programa educativo hace que se desmotiven y que pierdan “la fuerza necesaria para lograr el avance del conocimiento”, añade. “Por desgracia, si esto no se solventa, se está perdiendo un potencial intelectual importante fuga de cerebros y deteniendo el progreso del país y el avance de todos”. De ahí la necesidad de que el sistema educativo adapte “las enseñanzas y los métodos de aprendizaje a estos alumnos”. La cuestión es cómo.

Cómo aportar aprendizaje de valor a niños de altas capacidades

“Ante la sospecha de posible altas capacidades en un niño o adolescente, bien porque lo aprecien los padres, que son quienes más conviven con ellos (es en la familia donde con libertad se muestran como son), o si por suerte tienen un tutor formado en las altas capacidades que saben detectarlas, lo primero, valoración”, apunta Rodríguez Díaz-Concha. “Una vez confirmado el alto potencial, sin ponerles plazos para intervenir, se requiere atención eficaz inmediata, no esperar al comienzo de otro curso”.

Para ello, habrá que determinar las medidas a adoptar, que deberán ser unas u otras en función “de cada circunstancia concreta y de cómo se encuentra el alumno (aburrido, desmotivado, aislado etc…)”. Como individuos que son, cada niño o adolescente con altas capacidades presenta unas necesidades específicas surgidas a partir de diferentes variables.

-Adaptación de curriculum escolar

“Para poner adaptaciones, no se les puede pedir ni ser los primeros de su clase, ni ser ordenados, ni tener una grafía perfecta o tener notas altas, pues esa es precisamente su forma de expresar y manifestar que necesitan adaptaciones”, advierte la experta. Las opciones a las que podría acogerse en el centro escolar un menor con altas capacidades son las siguientes:

  • Adaptación Horizontal: “esto depende de las destrezas del tutor para, conociendo la situación del alumno, ayudar a enriquecer el temario con contenidos de interés del mismo, y evitar que se desmotiven dando más tarea repetitiva”.

  • Adaptación curricular Vertical: “se alterna la asistencia del alumno a los contenidos de dos cursos”, de lo cuales el segundo debe ser de nivel superior. “Se trata de motivar y ayudar en la integración con los nuevos compañeros, que al ser cronológicamente mayores, se asemejaran más a la edad mental del alumno con altas capacidades”. Lo que la legislación establece al respecto es que la adaptación debe representar “un 2% horario escolar, salvo inspección considere todo el curso como adaptación”.

  • Flexibilización o aceleración de curso: “se trata de pasar al alumno a cursos superiores sin necesidad de ser un solo curso por etapa, en toda la trayectoria educativa”. Esta es la mejor medida de cara a “lograr el desarrollo integro de los alumnos con altas capacidades”, según el Informe Templeton, Una nación engañada, un amplísimo estudio que, como nos detalla la presidenta de AEST, ha hecho “seguimiento y actualización” a escolares con altas capacidades durante más de 50 años. Y es la mejor medida ya no solo porque responda a las necesidades intelectuales de estos niños, sino porque también responde a “la parte emocional y social” (recordemos que la mayoría de los niños con altas capacidades se relacionan mejor con otros mayores que él).
De ciencias©GettyImages

El aprendizaje, más allá del centro escolar: ¿qué podemos hacer los padres para potenciar todo su talento?

“Por supuesto, además de las acciones realizadas desde el centro educativo, se demandan y necesitan muchas más actividades, dependiendo de su perfil y de sus intereses”, recalca Alicia Rodríguez. En primer lugar, “tiempo para desarrollar sus intereses al nivel que alcancen y, sobre todo, apoyo incondicional a sus hijos y a sus inquietudes intelectuales porque, por muy atendidos que estén en sus centros, demandan más actividad; su curiosidad e interés pueden ser infinitos, y aun no demandando, se les debe ofertar, siempre acorde a sus intereses, no siendo estos iguales para todos”.

“Es muy importante que el apoyo sea entre similares”, es decir, buscar actividades o extraescolares a las que acudan más niños con altas capacidades porque esto “les ayuda a reconocer más sus diferencias con otros compañeros de forma positiva y dejar de pensar soy el raro”. En AEST, por ejemplo, ofrecen talleres y cursos de astronomía y astronáutica infantil o matemáticas científicas, entre otros muchos.

Además de lo puramente intelectual, es imprescindible proteger el aspecto emocional, ya que los menores con altas capacidades se enfrentan a importantes desafíos en el día a día (son más susceptibles de sufrir bullying), desafíos que se incrementan en los casos de doble excepcionalidad, es decir, cuando el niño o el adolescente, además de altas capacidades presenta un trastorno como TDAH o dislexia, por ejemplo.

“Hay padres que, ante un hijo con altas capacidades, se sienten sobrepasados y piensan o lo viven como una enfermedad, metiendo a sus hijos en largas terapias o medicación, tratando de que se resignen a lo que no son”. Por eso es fundamental también que los padres se formen, para que puedan “comprender y apoyar a sus hijos”.

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.