Niña sufriendo bullying©AdobeStock

Niños

¿Por qué los niños con altas capacidades sufren más acoso escolar?

Más del 50% de los niños calificados con altas capacidades sufren acoso escolar, a lo que hay que sumar el estrés, nerviosismo, ansiedad y depresión como consecuencia de ello. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué podemos hacer para acabar con el ‘bullying’ en las aulas?

Hace unas semanas se publicaba un estudio en el que se afirmaba que los niños con altas capacidades tienen tres veces más probabilidades de sufrir acoso escolar. Y es que, parece que tener un coeficiente mayor al de la media conlleva consecuencias, y no solo buenas por desgracia, como el bullying por parte de los compañeros, ya que la mitad de alumnos con altas capacidades lo sufre (concretamente el 50,2%), frente a uno de cada cuatro alumnos con un coeficiente considerado dentro de la media.

Pero no solo hay que hablar de acoso escolar, sino que estos niños también tienen tendencia a sufrir un mayor estrés, nerviosismo, ansiedad y depresión a causa del comportamiento abusivo de sus compañeros, y en general, una menor calidad de vida que afecta directamente a su salud.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio realizado por la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), pero para saber cómo son los niños con altas capacidades y cómo hacer frente al bullying en las aulas, hemos hablado con Unai Aso, psicólogo especialista en temas de salud.


Cuáles son los rasgos característicos de los alumnos con AACC

“Para valorar la existencia de altas capacidades (AACC) se debe realizar una evaluación específica de las habilidades cognitivas y creativas del niño, así como de otra serie de aspectos emocionales, sociales, de estilo de aprendizaje, etc”, nos cuenta el psicólogo. Y nos enumera cuáles son los rasgos característicos de los niños con altas capacidades.

  • Desarrollo precoz del lenguaje.
  • Mayor capacidad y rapidez de aprendizaje (respecto a sus pares).
  • Gran capacidad de observación, concentración y curiosidad.
  • Predominio del pensamiento lógico y formal.
  • Gran capacidad artística y creatividad.
  • Alta sensibilidad emocional
  • Se muestran enérgicos y activos, o, por el contrario, se aburren rápidamente (dependiendo de la tarea).
  • En ocasiones muestran un comportamiento obsesivo y rígido.
  • Sienten gran frustración en contextos poco estimulantes o ante la falta de progreso.

Quiénes primero se suelen dar cuenta de que el niño puede tener algún rasgo que denote una inteligencia mayor a la media suelen ser los padres y profesores, pero “lo ideal es poder realizar una valoración formal por parte de un psicólogo educativo. Este profesional llevará a cabo un test de CI (Coeficiente Intelectual) y realizará un informe detallado del aprendizaje avanzado del menor, que se centrará en sus dotes académicas, pero también en las sociales y emocionales. Asimismo, se implementarán pruebas estandarizadas de alfabetización o aritmética, entre otras”, explica el experto.

Chica sufriendo acoso escolar©AdobeStock


Por qué ‘se ceban’ con ellos

Según afirma el estudio de la UNIR, este perfil de alumnos son los que más sufren el acoso escolar, por tanto, la primera pregunta que nos hacemos es, ¿por qué? El psicólogo nos contesta que, normalmente, estos niños suelen tener resultados escolares excepcionales lo que puede provocar “envidias de sus éxitos y notas o ser vistos como una amenaza para el estatus personal y académico por parte de sus compañeros”. Por otro lado, otro de los motivos es que los niños con AACC suelen ser separados en grupos específicos para “introducirles en programas especiales de enriquecimiento o para niños con superdotación”, lo que reduce el contacto con el resto de pares, algo que les hacer ser ‘diferentes’ a los demás.

Y, por último, estos pequeños pueden mostrar conductas de “sobreexcitación y comportamientos alejados de la norma social (intereses restringidos, aficiones fuera de lo común, etc.)”, diferencias que les dificultan formar parte de un grupo de amigos.


¿Cómo prevenir el acoso escolar?

Ningún niño, sea de la condición que sea, debería sufrir bullying, pero para que esto suceda son muchas las partes que tienen que estar implicadas en tanto en su detección como en su intervención inmediata. “Cada centro escolar debería contar con un protocolo de actuación frente a casos de acoso escolar (impulsado por cada Comunidad Autónoma o región, en su caso)”, sugiere el psicólogo. “También existen apps para la detección del bullying, como SociEscuela, b-resol o Andrea, y otros programas formativos como TEI o Cyberprogram para el ciberbullying con directrices muy claras sobre cómo prevenir y actuar en casos de acoso escolar”.

Y, por otro lado, la educación en las aulas es fundamental para acabar de raíz con este problema. Vivir situaciones de este calibre pueden marcar a un niño de por vida y que esto se convierta en un lastre para su futuro en muchos ámbitos. “Hay que tomar conciencia de la problemática y saber qué hacer ante un caso de bullying (ya sea en el papel de acosadores, víctimas u observadores). Con todo, la prevención del bullying es una materia que atañe no solo a los padres y a la comunidad educativa, sino también a la sociedad en su conjunto”, asegura.

¿Qué hacer si mi hijo sufre bullying?

“Se debe establecer un diálogo sincero con los hijos, tratando de averiguar lo que está sucediendo siempre manteniendo la calma, sin culparles de lo sucedido y reforzando su autoestima”. Y es que el trabajo en casa es fundamental para reforzar al pequeño, así como comunicar el caso inmediatamente al centro escolar para que se activen los protocolos pertinentes.

Lo que sobre todo necesita un niño que sufre acoso escolar es alguien que le comprenda, que empatice y le proporcione seguridad, por eso “es importante darle la oportunidad de que amplíe su grupo de amigos y de que recurra a otros reforzadores sociales”, aconseja el psicólogo.

En aquellos casos que se consideren más graves, e incluso pueda existir violencia recurrente, “hay que intentar grabar y guardar pruebas (mensajes, llamadas, redes sociales, etc.) para recurrir a la justicia y denunciar en caso de que sea necesario”, concluye.

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.