Nos vamos de excursión: vida en la naturaleza

Frecuentar la naturaleza, los espacios abiertos, el campo y la vida al aire libre y pasar temporadas en ellos está asociado a una mejora en su salud, su desarrollo, su maduración y su crecimiento

Naturaleza niños
Dr. Eduardo Junco Aguado

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Frecuentar la naturaleza, los espacios abiertos, el campo y la vida al aire libre y pasar temporadas en ellos está asociado a una mejora en la salud, el desarrollo, la maduración y el crecimiento de los niños. Estas conclusiones, por otra parte ya intuidas o sabidas, se obtuvieron en un reciente trabajo estadístico realizado en grandes ciudades, al comparar la salud de un grupo muy numeroso de niños que tenían mayor acceso a espacios verdes, con otro grupo con escaso acceso a ellos.

Terapia de los espacios verdes

El tiempo de ocio, el descanso, el ejercicio físico y las prácticas deportivas al aire libre en espacios abiertos y naturales se vienen demostrando y recomendando como actividades muy beneficiosas para la salud de los niños, sobre todo cuando los niños que las disfrutan llevan una vida muy diferente, en grandes urbes y aglomeraciones humanas, con horarios rígidos y extremos, colegios y actividades escolares exigentes y prolongadas.

Los ‘baños de bosque‘, terapia muy extendida en Japón, y conocida y aplicada hace muchas décadas en nuestro país, consisten en la estancia prolongada en espacios abiertos naturales, campo, playa, montaña, para niños con alteraciones de su salud, del desarrollo, la maduración y el crecimiento o con enfermedades infecciosas, metabólicas, orgánicas o funcionales.

La terapia ‘baños de bosque’ consiste en la estancia prolongada en espacios naturales
Naturaleza niños©GettyImages

Niños urbanos

La contaminación atmosférica existente en las ciudades de los países industrializados ha sido uno de los factores más determinantes del éxito de la vida en el campo y del uso de los espacios verdes y abiertos como elemento terapéutico y de prevención para la salud de los niños. Y es conveniente recordar aquí que el espacio en el que viven los niños incide de forma trascendente en su estado de salud y, como es lógico, en la aparición y en el origen de diferentes enfermedades:

  • Las respiratorias, relacionadas directamente con la contaminación medioambiental; las enfermedades de etiología alérgica, el bronco espasmo y el asma se hacen más frecuentes y más graves en los niños, como consecuencia de la mayor agresividad de los alérgenos en presencia de los altos índices de contaminación.
  • Las enfermedades infecciosas respiratorias, tan frecuentes en colegios y guarderías, se trasmiten entre los niños a través de la vía aérea y se ven muy favorecidas por el hacinamiento, la vida en locales cerrados con calefacción y aire acondicionado, y en presencia de atmósfera externa contaminada.

Beneficios para los niños de vivir en la naturaleza

  • Los niños necesitan los espacios abiertos y el contacto con la naturaleza. Su psiquismo, motricidad y desarrollo intelectual se ven muy beneficiados por la vida y la actividad en espacios exteriores.
  • Los espacios verdes urbanos son muy necesarios para que los niños de las grandes ciudades puedan disfrutar de vida al aire libre.
  • Los niños que frecuentan el contacto con la naturaleza tienen mejor salud y menor riesgo de padecer enfermedades infecciosas.
  • Estar en contacto con el medio natural mejora su desarrollo físico, emocional, intelectual y de relación.
  • Aumentan sus habilidades motrices y de exploración sensorial y despierta el sentimiento de pertenencia del mundo que le rodea, ya que las nuevas sensaciones les producen curiosidad hacia lo desconocido.
  • Les hace ser más observadores y más sociables y los enseña a cuidar y proteger el medio ambiente.
  • La vida al aire libre les impulsa su curiosidad y el deseo de conocer cosas nuevas.
  • Influye de forma decisiva en el tratamiento y el control del estrés, la ansiedad y los trastornos de la conducta y el comportamiento.
  • Favorece la práctica de ejercicio físico y estimula su afición a la realización de deportes al aire libre.

Más sobre