Mujer dando el pecho a su hijo©AdobeStock

Lactancia

Baja producción de leche y galactogos, ¿cuándo se usan en la lactancia?

La hipogalactia es la baja producción de leche materna que puede comprometer el éxito de la lactancia. ¿Cómo se puede aumentar la cantidad de leche? ¿Qué son los galactogogos y en qué momento se indican?

En principio, la inmensa mayoría de las mujeres pueden producir leche materna en cantidad suficiente para amamantar a sus hijos en exclusiva. Cuando realmente hay una situación de producción insuficiente, algo que tiene una incidencia muy baja, hablamos de hipogalactia. Sin embargo, muchas mujeres tienen una sensación subjetiva de que la cantidad de leche que segregran es escasa; estaríamos aquí ante una falsa hipogalactia.

Hemos charlado con Laura Villanueva Villarroya, consultora certificada en lactancia materna (www.laclinicadelalactancia.es) para que nos explique qué se puede hacer en estos casos y qué papel juegan los galactogogos.

¿Qué puede provocar la baja producción de leche?

Tal como cuenta la especialista, hay tres factores principales que pueden estar detrás de las situaciones en que hay un aporte de leche insuficiente al bebé amamantado:

  • Factor materno. Hay que tener en cuenta cuál ha sido el desarrollo de la glándula mamaria por si hubiera problemas hormonales o alguna cirugía que pudiera afectar negativamente. “Por ejemplo, una reducción mamaria en la que se retira parte de la glándula y se ve afectado el complejo pezón-areola y los nervios intercostales, o un aumento de pecho para corregir unas mamas hipoplásicas (poco desarrolladas)”, indica Laura Villanueva.
  • Factor bebé.Son importantes la edad gestacional del bebé, su desarrollo neurológico, si tiene o no alguna patología, la anatomía oral...
  • Transferencia de leche. Habría que valorar cómo es la toma, el agarre, la posición al pecho, si hay dolor, cómo succiona el bebé, si lo hace de forma eficaz o no, si hay suplementación y cómo se lleva a cabo...

“La hipogalactia verdadera se refiere exclusivamente al primer factor. Sin embargo, la falsa hipogalactia viene muchas veces causada por el tercero”, destaca la experta (@laclinicadelalactancia, en Instagram).

¿Qué son y para qué se usan los galactogos?

Los galactogogos son medicamentos y otras sustancias que se utilizan para aumentar la síntesis de leche materna en distintos periodos. Como uno de los motivos principales para dejar de dar el pecho es esa percepción de poca cantidad de leche (ya sea hipogalactia real o falsa hipogalactia), “tanto las madres como los profesionales de la salud han buscado medicamentos que ayuden a lidiar con este problema”, subraya la consultora certificada en lactancia materna.

Entre los fármacos que se emplean como galactogogos están la domperidona y la metoclopramida. No son medicamenos creados específicamente para esta función, “pero su uso continuado, y a veces sobredosificado con respecto a su uso principal, disminuye los niveles de la hormona dopamina e incrementa los valores de la hormona prolactina, lo que puede aumentar la secreción láctea”, comenta Laura Villanueva.

Con respecto a hierbas, alimentos o bebidas que se han utilizado tradicionalmente como galactogogos para subir la producción de leche, pueden citarse el cardo mariano, el diente de león, la albahaca, las semillas de hinojo, el malvavisco... Hay muchas, dependiendo de la cultura de procedencia de la mujer.

Madre dando el pecho a su hijo©AdobeStock

¿Pueden tener contraindicaciones los galactogogos?

Para Laura Villanueva, los galactogogos deberían limitarse en exclusiva a los casos de producción de leche insuficiente provocados por el factor materno, como una cirugía o un desarrollo anormal de la glándula mamaria.

Tal como advierte, “no hay actualmente en el mercado ningún medicamento, hierba, alimento ni bebida cuyo uso principal y demostrado sea la producción de leche”. Sin embargo, según destaca, puede haber un ‘efecto placebo’ tras los galactogogos, que hagan a la mujer sentirse más confiada con respecto a su capacidad de amamantar.

En algunas culturas, la cerveza se usa para incrementar la cantidad de leche, pero, como alerta la consultora IBCLC, “el alcohol realmente puede reducir la producción de leche, además de pasar a la sangre materna y de ahí a la leche materna, lo que resulta tóxico para el bebé que la ingiere”.

“No disponemos de suficiente evidencia científica y debe valorarse siempre el riesgo-beneficio antes de recomendar la utilización de un galactogogo”, advierte la especialista. “Antes de tomar cualquier hierba, alimento o medicamente, recomendamos valorarlo en www.e-lactancia.org, la página de referencia para profesionales sanitarios y madres lactantes”, añade.

¿Qué hacer ante la sensación de falta de leche?

Ya sabemos que la hipogalactia verdadera es muy poco habitual. Por eso, cuando la madre tiene sensación de estar produciendo poca leche, la recomendación principal es que un especialista en lactancia valore todos los aspectos de esa lactancia, incluyendo a madre e hijo.

Hay factores que pueden modificarse para que la lactancia vaya bien, y solo en el caso en que la baja producción se deba a un problema materno de los citados anteriormente, se podría pensar, con la ayuda de un profesional, la conveniencia de prescribir algún galactogogo.



© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.