Álex Adrover y Patricia Montero con su libro©@patrymontero

Cuentos infantiles

‘Nuestros cuentos tienen como objetivo aprender a quererse, viajando a destinos mágicos y llenos de aventuras’

Hablamos con los actores Patricia Montero y Álex Adrover sobre su nuevo libro ‘Alegres y felices’, una serie de cuentos donde acercan esta disciplina a los niños, y en el que también tratan la importancia de llevar una alimentación saludable

El confinamiento supuso un auténtico reto para muchos padres, pero también una oportunidad, un tanto excepcional, de pasar más tiempo con sus pequeños. Para  Patricia Montero y Álex Adrover fue, además, un momento creativo, en el que les llegó la inspiración para escribir   Alegres y felices .

Una serie de cuentos para niños que nace, según nos confiesan, cuando sus hijas ( Lis y Layla) “demandaban más que nunca que les leyeran cuentos que, sobre todo, les transportaran a otros lugares (que si podían ser mágicos, mejor”. Esta aventura literaria ayudó a sus pequeñas a sufrir lo menos posible aquella situación sin precedentes, y ahora lo comparten con nosotros, y nos hablan de algunos de los pilares que consideran esenciales en la crianza de sus hijas, como el yoga y la alimentación saludable.

Álex Adrover y Patricia Montero©@patrymontero
La pareja nos cuenta que fue durante el confinamiento cuando se inspiraron para escribir este libro.

-¿Qué pueden encontrar los lectores en este libro conformado por tres cuentos?

Los tres cuentos tienen como objetivo aprender a quererse, viajando a tres destinos mágicos, llenos de aventuras y lecciones que nos hacen aprender a todos los miembros de la familia.

- En ellos se repasan, al mismo tiempo, los pilares sobre los que se asienta la educación de vuestras hijas, ¿cuáles son y por qué los consideráis importantes?

Esos pilares son: emocional, físico y espiritual. Con el emocional, pretendemos dar importancia al aquí y el ahora. Que los pequeños sean capaces de centrarse en lo que están haciendo y no en lo que vendrá después, para disfrutar y exprimir el presente. En el libro hacemos referencia a esto, hablando de la prisa que la llamamos, ‘monstruo tontorrón’. Con el físico, recordamos la importancia de que somos lo que comemos, tratando de hacerles ver lo importante que es, por ejemplo, comer frutas y verduras. En el libro, viajamos al jugoso mundo del estómago, para profundizar un poco en este tema de una manera súper divertida.

Con el espiritual nos acercamos al mundo del yoga infantil, tratando de enseñarles a respirar y reconociendo emociones a través de la auto-observación. En el libro, hay pequeñas pautas y posturas, para introducir a los niños en el yoga.

Patricia Montero©@patrymontero
Las hijas de Patricia Montero y Álex Adrover también suelen practicar yoga con su madre.

- De hecho, el yoga forma parte del día a día de Patricia. ¿Cómo fue tu incursión en esta disciplina?

Hace 10 años por una lesión de espalda lo descubrí y desde entonces ya no puedo vivir sin él. Mejoró rápidamente mi espalda y al poco tiempo empecé a notar cambios en mi estado anímico y emocional.

- ¿Lo practicas con tus hijas?

Sí, está presente en casa a diario, casi no puedo hacerlo sola. Les encanta tirarse encima de mí. Para ellas ahora es un juego y seguirá siéndolo mucho tiempo. No hay muchas indicaciones, hay sensaciones y emociones. Ellas me siguen y jugamos a crear historias dando vida a animales y formas. Lo más interesante del yoga infantil es que los niños crezcan con ello, y sin darse cuenta lo estarán convirtiendo en una forma de vida más que en una actividad.

- ¿Cuáles crees que son los beneficios de practicar yoga para los más pequeños?

Además de que hacen una actividad que mejora su postura, coordinación y equilibrio, que les aporta flexibilidad, paz y tranquilidad; por el trabajo de la respiración y porque les ayuda a conocerse a ellos mismos. Están aprendiendo a reconocer cuándo están bien o cuándo están mal, aceptando sus virtudes y defectos, así que aumentará su autoestima. La práctica de yoga requiere concentración, algo que van mejorando poco a poco y que pueden aplicar después en su rutina de estudios, por ejemplo. Además, es súper divertido dar vida a animales y formas.

Como padres, una de las cosas más importantes que buscamos es que se conozcan a ellas mismas, y en yoga se trabaja desde la auto observación todo el tiempo.

Patricia Montero©@patrymontero
“En yoga se trabaja desde la auto-observación todo el tiempo”.

- ¿Crees que es una buena práctica para hacer en familia?

Cualquier actividad en familia refuerza vínculos. El yoga estimula la creatividad y la imaginación en una unión de juego y relajación.

- ¿Las niñas también practican meditación?

La meditación es una herramienta muy poderosa que tiene como objetivo calmar y pacificar la mente. En estos tiempos que vivimos la serenidad es la clave suavizar las preocupaciones, esa escucha que, sin ver, nos permite sentir y disfrutar de un estado de paz interior que nos conduce a una sensación de verdadera felicidad desde la calma. Las niñas  están aprendiendo a respirar y, poco a poco, vamos sumando minutos con ojitos cerrados, respirando tranquilamente.

- Además del yoga, la cocina es otra de las columnas vertebrales de este libro. Alex, ¿tu paso por MasterChef Celebrity te ha ayudado a la hora de preparar platos para vuestras hijas?

El programa fue una motivación especial para seguir aprendiendo de cocina, algo que he mamado al ser hijo de cocinera. Con 6 años estudiaba y hacía deberes sobre la encimera, mientras mi madre cocinaba. Ahora, son nuestras hijas las que aprenden y observan mientras cocinamos. Se lo pasan pipa viéndonos grabar nuestro programa Patry Álex Chefs (@patryalexchefs ). Durante mi paso por el programa además, me abrieron las puertas para aprender grandes cocineros como Mario Sandoval, Diego Gavira o Aurelio Morales. Entraron en casa opciones más divertidas de técnicas, para preparar comida saludable para las peques y para las no tan peques.

álex adrover con comida©@alexadrover
La pareja considera que otro de los pilares de la crianza de sus hijas es la alimentación saludable.

- ¿Qué no puede faltar en el menú de vuestras hijas?

Siempre tenemos en cuenta que la comida tiene ser variada, y no pueden faltar nunca las verduras y frutas, hidratos de carbono y proteínas. La comida procesada la mantenemos lejos, e intentamos que las peques tengan siempre un buena variedad de fruta en la nevera por si le da por picar entre horas. A diferencia de su hermana Lis, la peque de la casa Layla devora a todas horas y si no fuera por la fruta tendríamos un pequeño problema.

- ¿Tienen alguna dificultad para comer sano y variado o, por el contrario, tenéis ‘suerte’?

Con nuestra primera hija, Lis, fue más fácil porque toda la atención en casa iba para ella. Ahora con 5 años, entre sus palabras preferidas está, ‘saludable’. Lis come y disfruta de todas las frutas y verduras, pescado, carne o legumbres. Con Layla está costando más, pero poco a poco lo vamos consiguiendo, y tener como referente a su hermana mayor nos está ayudando mucho.

¿Qué consejos daríais a los padres que les cuesta que sus hijos coman verduras, pescado…? ¿Existe algún ‘truco’ que pueda servirles?

A nosotros nos ha servido que nos vean en casa siempre con verduras y fruta. Jugamos a que cuando se come una buena pieza de fruta o verdura crecen los músculos y nos hacemos más altos hasta tocar el techo. Además, intentamos que les entre por los ojos con divertidos emplatados y colores y eso ha conseguido que el verde no sea un problema.  Nunca aceptamos un  no me gusta’ si no lo ha probado antes, y en casa no tenemos menú para elegir, lo que hay es lo que se come ese día.

Cuando se crearon las galaxias con el Big Bang a alguien se le olvidó dejar un manual de cómo criar a nuestros hijos y así seguimos, perdidos y equivocándonos, pero no hay nada que una dosis de amor y cariño infinito no pueda arreglar.


© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.