amelia-millan-vestido

Amelia Millán se casa con el vestido minimalista de las novias más sofisticadas

La arquitecta ha demostrado su buen gusto con el diseño escogido para su boda con Felipe Cortina

por Amaia León

El 10 de julio de 2021 será una fecha señalada para muchas parejas de la jet-set española que hoy han contraído matrimonio: Ymelda Bilbao de la Cierva y Borja Mesa-Jareño, Mónica Aznar Oriol y Fadrique Balmaseda, Inés Pérez-Pla y Alberto Pablos... y Felipe Cortina y Amelia Millán, los últimos de la larga lista de enlaces previstos. El hijo del empresario Alfonso Cortina, también empresario, y la arquitecta se han casado esta tarde en la iglesia de San Bartolomé Apostol en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), rodeados de un círculo muy exclusivo compuesto, entre otros, por Alonso Aznar, Tamara Falcó o Marta Ortega. Y si decíamos que estas dos invitadas habían acertado de pleno con sus looks, al ver a la novia hemos podido confirmar quién era la más elegante: ella misma. La arquitecta se convierte así en una de las novias mejor vestidas de 2021 con un modelo a medida de Jan Taminiau, uno de los diseñadores favoritos de royals como Máxima de Holanda.

- Felipe Cortina y Amelia Millán ya son marido y mujer

Arquitecta y decoradora, Amelia Millán nació en Bilbao hace 34 años, cuenta con su propia empresa y es nieta de los condes de Vistaflorida. Y, después de ver su look de novia, podemos añadir una nueva línea a su descripción: tiene un gusto exquisito. La ahora ya esposa de Felipe Cortina, se ha decantado por el minimalismo más absoluto para su vestido de novia, y ha acertado de pleno. Con escote barco (el mismo que Meghan Markle puso de moda hace 3 años), manga francesa y una silueta columna al biés que apenas se ceñía a su cuerpo pero sí le sentaba muy bien, el diseño de nupcial de Amelia Millán pertenece a la firma Jantaminiau Couture y ha sido confeccionado a medida en crepe de seda. Es uno de los más sencillos que podemos recordar en los últimos tiempos, de ahí que el toque especial lo hayan puesto los accesorios, tampoco nada habituales, pero igualmente bien elegidos.

La sencillez y el estilo, también en los accesorios

Y es que Amelia ha cambiado las mantillas bordadas o los velos con encaje que suelen acompañar a los vestidos sencillos por un tul de seda asimétrico sin ningún añadido. Lo ha llevado sobre un moño que recogía toda su melena, como hemos podido comprobar mejor a la salida de la iglesia. También ha preferido unos stilettos en blanco acharolado y acabados en punta en vez de cualquier tipo de sandalia o zapato con aplicaciones, contrastes o colores. El efecto de la puntera asomando bajo la cola del vestido era original, moderno y muy estilizador.

Para el toque final de cualquier look nupcial, el ramo, Amelia ha optado por continuar la gama cromática de todo el estilismo, añadiendo solo el verde a las flores blancas silvestres. El resultado es elegante y minimal, sin ser para nada sobrio ni demasiado clásico; es tan atemporal que perfectamente podríamos imaginarnos a Bianca Jagger, en los años 70, o a Kate Moss, dos décadas después, pasando por el altar con este look. O, como ha sucedido, a una de las novias más elegantes del 2021.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie