patricia-ruiz-rato-boda

Los detalles más especiales del vestido de novia de Alejandra Ruiz de Rato

Del elegante diseño de Pronovias con un inesperado escote en la espalda, al broche de diamantes creado a medida por el equipo de Suárez

por Amaia León

El pasado sábado 8 de mayo, Alejandra Ruiz de Rato y Ernesto de Novales se casaban en una íntima celebración en Sevilla. Al enlace en la capilla del santuario de la Virgen de Setefilla (situada a una hora en coche desde la ciudad sevillana) le siguió una recepción en la Dehesa Majavieja, la finca familiar de Juan Antonio Ruiz 'Espartaco', padre de la novia. Pero aunque sí conocíamos estos detalles antes del enlace, no ha sido hasta días después del mismo cuando hemos podido descubrir por completo uno de los elementos más esperados de cualquier boda, el vestido de la novia y sus especiales complementos nupciales.

VER GALERÍA

- Alejandra Ruiz de Rato, una sofisticada novia con 'escote Meghan'

Un vestido sencillo y muy elegante

Es cierto que, ya desde el coche aprecíamos lo que ahora podemos confirmar: Alejandra Ruiz de Rato había escogido un diseño sobrio y muy elegante cuyo escote barco recordaba a una de las novias royals más influyentes de los últimos tiempos, Meghan Markle. Ese cuello abierto que deja parte de los hombros a la vista -estilizándolos al máximo y convirtiéndolos en foco de atención- parece a primera vista el elemento más llamativo del vestido clásico y sencillo realizado en crepé; sin embargo, como se pudo ver tras la ceremonia, la espalda contaba con un escote semitransparente cubierto de encaje que, como explica la diseñadora, Alessandra Rinaudo, directora creativa de la icónica firma Pronovias, fue lo que más gusto a la novia desde un primer momento.

“Para definir el escote creamos una transparencia delicada y femenina obteniendo así la mezcla perfecta entre sensualidad, sofisticación y elegancia”, ha contado. El cuerpo ajustado gracias a una estructura inspirada en el corsé y una falda con caída en línea A realzaban el cuerpo de la novia, que hace dos años posaba para la portada de FASHION dejando patente un estilazo que ahora revalida. La falda contaba con una enagua, acabada con una pequeña punta de chantilly cosida a mano, que aportaba volumen, además de una sobrecola de 3 metros de largo realizada en crepé y forrada con organza de seda. Una vez terminada la ceremonia, Alejandra transformó el diseño: eliminando el velo y añadiendo un cinturón de pedrería, consiguió un segundo vestido de novia sofisticado y festivo para el banquete.

- El plan de Alejandra Ruiz de Rato tras su boda que no puede gustarnos más

El ramo más natural

El añadido más bohemio y natural del look corrió a cargo de un precioso ramo de lavanda a juego con el vestido de Alta Costura de su madre, Patricia Rato, que elegió a la diseñadora Marta Rota, fundadora de la firma Tot Hom, para la importante ocasión. Alejandra, que deja patente a través de sus redes su pasión por el campo y los animales, explicaba a FASHION en el mencionado reportaje ese amor por la naturaleza que planeaba convertir en su profesión. Optar por un ramo de flores silvestres como este es una prueba más de que el estilismo nupcial reflejaba a la perfección la personalidad de la novia, una recomendación que daría cualquier experto a las mujeres que planean pasar por el altar.

Velo y pendientes familiares

El blanco ligeramente roto del vestido contrastaba con otro de los protagonista del estilismo nupcial: la mantilla de encaje de herencia familiar que que la hija de Juan Antonio Ruiz 'Espartaco' y Patricia Rato llevó prendida, a modo de velo, alrededor de su melena rubia recogida. El peinado, un moño pulido a media altura, dejaba a la vista unos preciosos pendientes con pedrería de herencia familiar. Estas joyas, junto al velo, aportaban un toque vintage sin perder la sencillez que caracteriza a la Alejandra y que reflejaba su vestido.

VER GALERÍA

Un broche de 114 diamantes creado a medida

Uno de los pocos detalles que no se puede apreciar en las imágenes del enlace, pero a cuya información ha tenido acceso ¡HOLA!, es el broche que fijaba el velo de la novia. Se trata de un diseño creado a medida por la exclusiva firma joyera Suárez. Haciendo "un guiño emocional a los pendientes", el equipo Sur Mesure de la casa creó un broche en oro blanco de 18 quilates con 114 diamantes talla brillante de distintos tamaños que suman un total de 1,48 quilates. La pieza es desmontable en forma de pendientes con motivos botánicos, consiguiendo así una joya que acompañará a Alejandra durante años y con la que recordará, para siempre, esta importante fecha.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie