Pedida de mano en 2021

'¿Puedo celebrar mi pedida de mano en 2021?' Las expertas responden

Resolvemos las dudas de las futuras novias y las preguntas más frecuentes

por Estrella Albendea

Los datos del INE que recogen número de matrimonios que se produjeron en el primer semestre 2020, descubre que la cifra cayó un 60,8% con respecto al mismo periodo del año anterior. La situación sanitaria obligó a posponer y replantear el futuro de numerosas parejas, que cancelaron su paso por el altar o lo dejaron para más adelante. Pero, que los enlaces hayan tenido que vislumbrarse de otro modo (en formato de boda íntima) o se hayan aplazado, solo significa que las celebraciones se están agrupando cada vez más en el tiempo, entre 2021 y 2022, como nos explicaron hace unos días varios expertos. No se renuncia a las pedidas de mano en ningún caso y ello supone que los recién prometidos se planteen de qué forma pueden celebrar este acontecimiento, dadas las circunstancias actuales. Hemos preguntado a las expertas acerca de este tema.

- ¿Quieres celebrar una boda íntima? 10 consejos que debes tener en cuenta

Lo primero es saber que hay que borrar de la mente el concepto de fiesta de pedida como lo conocemos hasta la fecha: a medio camino entre lo formal y lo informal, con un buen puñado de invitados y con algún que otro baile. Más difícil es todavía apostar por coger el avión: “este año está claramente marcado por la situación que vivimos. Soñar con pedidas de mano en París o en Florencia, a día de hoy, se antoja un poco complicado, pero con seguridad os decimos que se pueden seguir organizando pedidas de mano con encanto sin salir de España”, comparte Beatriz Anelo, de Bianca Weddings.

La historia

Para entender a la perfección qué supone el acontecimiento, hay que adentrarse en su historia. Marian, de Pasión Eventos, considera esta cuestión muy importante para entender el simbolismo de la celebración: “antiguamente, la pedida de mano tenía como fin obtener el consentimiento por parte del padre de la novia, pero hoy en día la finalidad es totalmente diferente. Se trata de un evento íntimo y familiar sin ninguna otra pretensión que la de celebrar la gran noticia y compartir un momento muy especial junto a nuestros seres más queridos”. 

- De las joyas al catering: todo lo que necesitas para organizar una boda sostenible

Este es precisamente el objetivo de la celebración, a la que, según Ana Cano Eventos, “hay que darle un gran valor”. “Es un acontecimiento en el que la pareja está más cerca de la gente que más quiere, sobre todo, en estos tiempos en los que todos estamos pasando por dificultades y hemos podido perder a un ser querido. Por ello, hay muchos novios que acuden a nosotras porque están cansados, debido a la incertidumbre y cambios a los que están sometidos”, explica.

La solución en 2021 para organizar una pedida de mano pasa por tener en cuenta seis claves.

- Te contamos cuáles son los mejores meses para celebrar tu boda en 2021

1. Fecha

Atendiendo a las recomendaciones de Marián, todo depende de los novios, pero la tendencia de hacerlo con margen sigue imponiéndose. Entre tres y seis meses antes de la boda sería lo ideal para no estar demasiado agobiados y disfrutar tanto en pareja como en compañía de familiares y amigos. Y apunta a que convendría tener en cuenta la hora, cambiar la noche por el día: “así nos aseguramos de que, en el caso de que haya toque de queda, no se nos hará corto el evento".

2. Los desplazamientos

“Si quieres organizar una pedida que suponga un desplazamiento a una comunidad distinta, intenta planearlo para verano. Verano será, si nos guiamos por 2020 y por la opinión de los expertos, el momento del año en el que probablemente menos restricciones haya en cuanto a movilidad”, recomienda Beatriz, de Bianca Weddings. Plantearlo desde ya es la clave para encontrar espacio, porque esas fechas estarán muy demandadas.

- ¡Todo en uno! Espacios de boda en los que puedes quedarte a dormir

3. Las localizaciones

“Lo perfecto sería poder celebrar la pedida al aire libre, pero somos conscientes que es algo complicado, especialmente en las pedidas que se celebran en los meses de invierno”, confiesa Ana Cano. Pero hay alternativas para ello, como los espacios con salones amplios que permiten cumplir las medidas de seguridad. “Para las pedidas de primavera/verano, cuando llega el buen tiempo, nos encanta hacerlo, o bien en el jardín de una casa, o en el de algún restaurante o espacio para eventos”, explica ella misma. Desde Pasión Eventos coinciden con ella porque así, recalcan, más personas se sentirán cómodas con el evento. “Por ejemplo, en la terraza de la casa de los padres de la novia, si el espacio y el tiempo lo permite (para los más tradicionales) o bien en un restaurante en la playa o una casa de campo (para los menos formales)”.

- Cómo se han adaptado las fincas y otros espacios de bodas a 'la nueva normalidad'

4. Los invitados

“Por regla general, no deberían acudir más que los familiares directos: padres y hermanos. Dependiendo del espacio en el que se celebre y de las restricciones en ese momento, al final podrían unirse los amigos íntimos de los novios, así como primos, sobrinos y tíos (repito, si lo permiten las medidas)”. Lo aclara Marian de Pasión Eventos y Beatriz, de Bianca Weddings coincide con ella en que se puede buscar una fórmula con los invitados apta para las parejas más clásicas: “si la pareja es de estilo más tradicional, y quiere compartir este momento con sus familiares, podrán hacerlo teniendo en cuenta que, posiblemente, haya que reducir el círculo a los mas allegados. Aún así, podrán estar todos en torno a la mesa, siendo partícipes del compromiso”.

5. Los detalles

Para Beatriz es importante contar con una mesa bien decorada y numerosas flores. Es precisamente la misma decoración la que puede dar pistas a novios e invitados sobre la opción finalmente escogida para su boda. Lo explican, del mismo, en Pasión Eventos: “Decorar la mesa con flores frescas y prestar especial atención a la mantelería, vajilla y cubertería. De igual manera que cuidas tu aspecto, debes cuidar la estética de la mesa y demás zonas que vayáis a utilizar, ya sea un chillout u otro espacio. También, poner la música adecuada a cada momento del día”. Y concluye con un detalle imprescindible y en ocasiones pasado por alto: "os recomendamos contar con un fotógrafo profesional para que capture la emoción del momento y así poder recordar ese día como el comienzo de vuestra nueva vida ‘oficial’ juntos”.

- ¿Luna de miel durante la 'nueva normalidad'? Los expertos despejan todas las dudas

Eso sí, el regalo más tradicional se mantiene como el más buscado: un anillo para ella, un reloj para él. Aunque, recuerda Marian: “el valor económico del anillo no es lo importante por lo que un regalo simbólico, de gran valor sentimental será perfecto para sellar el compromiso”. 

6. Cosa de dos

A diferencia de los enlaces, preparar una pedida es más sencillo en este momento. “Para la celebración de la boda puede ser bastante complicado, pero es verdad que, para las pedidas, al ser algo muy íntimo, de alguna manera se ha recobrado la esencia y la intimidad de la celebración. Por ello creemos que no se han visto tan afectadas de cara a poder organizarlas como las bodas”, explica Ana Cano.

- ¿Cambiar la fecha de las alianzas si se aplaza la boda? Las novias responden

No obstante, conviene recordar que el compromiso es tan solo cosa de dos y para todos aquellos que no pueden resistirse, desde Bianca Weddings tienen una propuesta con la que todos salen ganando: tanto novios como entorno. “Si no queréis esperar a verano, recomendamos que tengáis un plan más local. Un bonito restaurante, una casa rural con encanto o un fin de semana en algún lugar con el que la pareja se sienta más identificada. Organizando un plan más cercano reducimos el factor restricciones”. Por eso nadie mejor que ellas para relatarnos cómo sería su pedida ideal en 2021: “Nuestra pedida ideal en estos tiempos es en un hotel boutique, íntimo y romántico, pero con un toque exótico por su vegetación natural, disfrutando de una buena cena y unas maravillosas vistas (a ser posible). Una pedida que no termine en una noche, si no que la alegría se pueda prolongar todo un fin de semana. Y si es posible, siendo para uno de los dos (quién no organiza) un destino totalmente sorpresa”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie