Conoce a Amsale Aberra

Amsale, la diseñadora de los vestidos de novia más famosos del cine

En su lista están el de Julia Roberts en 'Novia a la fuga', pero también otros populares como los de American Pie o Anatomía de Grey

por Estrella Albendea

En la última década las redes sociales se han convertido en una potente plataforma para descubrir algunos de los looks de novia más memorables. Si años atrás solo las celebrities tenían reservado un hueco en los anales de la historia con sus bodas más reconocidas, ahora mujeres anónimas de todo el mundo ganan popularidad cuando sus estilismos se hacen virales, hasta llegar a inspirar a otras que nada sabían de ellas. Sin embargo, todavía existe un campo en el que muchos diseños para el gran día pasan desapercibidos, al estar tan solo unos minutos en pantalla, y aún así vuelven a la memoria de quienes los vieron por primera vez. Hablamos del cine (y ahora también las series), que ha marcado a generaciones con escenas en las que las prendas son un ingrediente clave. Precisamente de diseños nupciales inolvidables en el séptimo arte podría hablar la firma Amsale, creada por Amsale Berra (Adís Abeba, Etiopía, 1954 - Nueva York, Estados Unidos, 2018), que ha estado presente en grandes comedias y dramas románticos y hoy es todo un referente en su mercado.

- De Gisele Bündchen a Beatriz de York: estas novias celebraron su 'sí, quiero' por sorpresa

Un imperio en la moda nupcial

De origen etíope, Amsale Aberra, hija de Aberra Moltot, viceministro de desarrollo comunitario del país africano, se trasladó con 19 años a Estados Unidos para estudiar arte comercial en Vermont. Como consecuencia de la situación política y el clima de agitación que predominaba en el país, tuvo que renunciar a regreso a casa durante varios años, lo que la obligó a mantenerse a sí misma y ser autosuficiente. Empezó entonces a coserse su propia ropa y surgió en ella un interés por la moda, llegándose a plantear estudiar diseño. Terminó la universidad con un título en ciencias políticas y se mudó a Nueva York para empezar su carrera en la industria del estilo tras inscribirse en uno de los centros formativos más prestigiosos: el Fashion Institute of Technology. Graduada ya en diseño de moda, le llegó su primer trabajo en el sector, junto a Harvé Benard, que le abrió los ojos y le hizo imaginarse con su propia empresa, algo que llegaría dos años después, cuando comenzó su andadura en el mercado nupcial. 

- ¡Ellas los han llevado! Looks nupciales aprobados por las novias para una boda íntima

Es curioso cómo nació su germen para crear vestidos de novia: fue precisamente cuando se iba a dar el sí, quiero, en 1985, con quien fuera su marido Neil Brown y no encontraba vestido que le convenciera. Nació así su firma de gusto refinado, inspiración moderna y sencillez imperante. Recordemos que por aquel entonces las tendencias no daban oportunidad a la limpieza y el estilo pulido y sin estridencias que conocemos en la actualidad, puesto que triunfaba el tafetán, los volantes, las joyas doradas, los volúmenes marcados, la esencia rococó o el tul en todas sus versiones.

Desde un pequeño apartamento neoyorquino, la diseñadora comenzó su imperio con un anuncio que hablaba de diseños a medida para bodas y se acercó con sus muestrarios a distintos puntos de venta de la ciudad, incluida la prestigiosa boutique de Hedda Kleinfeld Schachter, entonces toda una institución en la materia. Su marca fue creciendo poco a poco hasta dar pasos de gigante y con ella también se popularizó su estética: una búsqueda por la sofisticación mediante propuestas contemporáneas que nunca pasaran de moda (así lo quería ella misma). Con sus éxitos llegaron también otros triunfos como su blog en Huffington Post, llamado Ask Amsale, en el que las novias preguntaban a esta maestra de la costura sobre el mejor diseño para ellas; también consiguió sacar al mercado nuevas submarcas, para clientes de todo tipo y le llegó la oportunidad de convertirse en uno de los grandes nombres de la moda a nivel internacional con reconocimientos como ser miembro del CFDA (Consejo de diseñadores de moda de América) y comisaría del FIT, donde se formó.

- Los tocados de novia más icónicos de todos los tiempos los llevaron ellas

Celebrities dentro y fuera de la gran pantalla

Su valía sirvió también para vestir a grandes estrellas del cine internacional y a celebrities, dentro y fuera de la gran pantalla. Posiblemente por su versatilidad y buen gusto, las diseñadoras de vestuario de filmes de repercusión internacional contaron con algunas de sus creaciones para dar con el look perfecto para las escenas de boda. Su participación más sonada, en Novia a la fuga, nos dejó ver a Maggie (Julia Roberts) con uno de sus vestidos más románticos. Su look aún sigue inspirando a novias de los cinco continentes, por su elegante escote y la naturalidad de ella.

Pero esta popular cinta no fue la única en la que pudimos ver el trabajo de Amsale. 27 vestidos (en el look más importante de su protagonista, Katherine Heigl), American Pie (en el estilismo que vistió Alyson Hannigan), Resacón en las Vegas, Una terapia peligrosa, Algo prestado o En la boda de mi hermana son solo algunas películas en las que sus trabajos han brillado con luz propia. Pero, eso no es todo: ¡También hay series! En Anatomía de Grey algunos looks de novias y damas de honor salieron de sus talleres.

- Por qué las novias más icónicas de todos los tiempos eligen ramos de flores blancas

Lejos de las cámaras, también han sido numerosas las estrellas estadounidenses que se han casado con alguna de sus propuestas. En los últimos años, la más reciente y viralizada ha sido Hilaria Baldwin, que renovó sus votos con el actor Alec Baldwin, como se aprecia en la imagen que la casa compartió en sus redes sociales, vestida con un diseño con escote de pico, tirante amplio, corte sirena y detalles brillantes en el cuerpo. Además, la firma también fue responsable de los modelos que llevaron algunas de sus hijas.

- Los vestidos de las bodas secretas de las 'celebrities' son ahora tu mejor inspiración

Colecciones sencillas y elegantes

Más allá de sus trabajos más reconocidos, la marca sigue dando vida a vestidos para novias anónimas y mantiene la línea estética que construyó su fundadora, fallecida en 2018 a consecuencia de un cáncer de útero. El diseñador estadounidense Mark Ingram, con quien trabajó en sus inicios, dijo de ella entonces que era la inventora del vestido de novia moderno. Quizá por ello las colecciones de la casa para las próximas temporadas primavera/verano y otoño/invierno 2021 conservan aquellos primeros aires de modernidad, romanticismo y minimalismo, adaptados a las tendencias del momento. El volumen y las líneas puras destacan en sus diseños de corte princesa o sirena, principalmente, con poder para enamorar a novias clásicas y contemporáneas. Prueba de ello son modelos como los que se encuentran sobre estas líneas (llamados Connor y Brighton): elegantes y atemporales, como la propia Amsale Aberra habría querido.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie