Vestido de novia de Mandy Moore

La actriz Mandy Moore y el triunfo definitivo del rosa en los vestidos de novia

La estadounidense ha coincidido con Marta Ortega, casándose este fin de semana con un diseño en tonos empolvados pero, en su caso, firmado por Rodarte

por María Calvo

La actriz Mandy Moore, protagonista de This is us, se casó este domingo con el músico Taylor Goldsmith en una íntima ceremonia que tuvo lugar en su casa de Los Ángeles. Con este enlace, la intérprete confirma que se abre una nueva era de color en los vestidos de novia, siendo el rosa el absoluto protagonista del fin de semana. Si la empresaria Marta Ortega consiguió el aplauso popular por su impecable vestido rosa de Valentino en su boda con Carlos Torretta, Mandy Moore reafirma este cambio de tercio nupcial con un diseño de las hermanas Mulleavy para Rodarte, otro gigante de la moda.

VER GALERÍA

Cristina Ehrlich, una de las estilistas estadounidenses más prestigiosas del país (elegida entre las 25 más poderosas por la revista The Hollywood Reporter) ha sido quien ha ideado el look de la actriz. Tal y como destaca en su perfil de Instagram, "el arte y el amor se utilizaron para hacer el vestido más especial, para un ángel, cliente y una querida amiga". Se trata de un diseño cuyo corte, textura y detalles minuciosos están inspirados en un diseño de la colección primavera-verano 2018. Aquella que por primera vez se presentó en París, en vez de Nueva York, tal y como venía siendo habitual hasta entonces.

VER GALERÍA

El show que tuvo lugar en la capital francesa se presentó en Port-Royal Abbey con unas propuestas repletas de flores, volantes y texturas de ensueño, y así es como se ha concebido el vestido de la actriz. En rosa empolvado, confeccionado con el siempre romático tejido de plumeti y con unas flores-joya drapeando la cintura, tal y como ocurría en varios de los diseños que pudimos ver en la pasarela parisina. Es un vestido que se sale de los cánones tradicionales prescindiendo de mangas y rematándose con volantes, tanto el escote como en una falda llena de movimiento gracias a varias capas de gasa y tul rosa.

VER GALERÍA

Y es que, tal y como confesó la propia actriz hace unos meses en una entrevista con People, tenía claro que no quería llevar "el típico vestido de novia blanco". También se alejó de la mayoría en la elección de los accesorios. Por un lado, llevó zapato plano, algo que cada vez está más de moda entre las novias que buscan la comodidad en el día de su boda. Sin renunciar a la elegancia, optó por unas manoletinas de terciopelo rosa decoradas con una hebilla-joya en el empeine.

VER GALERÍA

También su velo fue algo especial. En plena revolución de este tradicional accesorio, Mandy optó por un delicado diseño de tul rosa que cada vez cuenta con más aceptación entre las novias más rompedoras. La magia se creó cuando se dejó entrever su peinado que, al igual que el resto de componentes que conformaban el look nupcial, también se alejaba de la norma. La intérprete confió en las manos de la peluquera Ashley Streicher y llevó su melena suelta, adornada con detalles joya que prendían de su melena y que se dejaban intuir a través del velo.

- Lee también: la misteriosa novia del velo negro y otros diseños a todo color

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie