Frida's Lab

La firma sostenible que arrasa entre las 'influencers' y sueña con vestir a la realeza

Detrás de Frida's Lab, la marca 'made in Mexico' caracterizada por sus vestidos bordados, están tres hermanas españolas a las que les encantaría vestir a los Reyes y sus hijas

por Paula Callejo

Frente a la inmediatez del fast fashion, a la saturación de nuevos lanzamientos diarios y al consumo voraz de prendas 'capricho' que adquirimos deslumbradas por un precio insuperable pero apenas utilizamos un par de veces, cada vez son más firmas las que se apuntan al movimiento slow, es decir, una apuesta por la moda sostenible y de calidad que dura años y años. Bajo esta premisa de poner en valor la artesanía, confeccionar cada pieza con el mayor de los mimos y crear diseños únicos para cada clienta nace Frida's Lab, un proyecto familiar con una historia tan fascinante como sus vestidos y blusas bordadas. Detrás de ella se encuentran tres hermanas españolas con parte de su corazón mexicano, país desde donde diseñan y producen los exclusivos modelos con los que han conquistado a aristócratas como Belén Corsini, así como a numerosas influencers, puesto que entre su lista de clientas encontramos los nombres de Lucía Bárcena, María Pombo, María F. Rubíes o María G. de Jaime, entre muchas otras. Charlamos con ellas para descubrir qué les llevó a lanzarse a emprender y cómo han vivido su éxito en redes. 

VER GALERÍA

¿Cómo nace Fridas Lab?

Detrás de Frida’s Lab hay tres hermanas. Hace tres años, dos de nosotras, Paola y Pulga, nos mudamos a México. Cada vez que teníamos algún hueco libre, viajábamos por el interior del país para conocer a las personas que están detrás de las artesanías que se exportan al resto del mundo. Es una cultura con la que hemos estado muy familiarizadas desde pequeñas gracias a nuestra Abuela Sonia.

En verano de 2019 nos llevamos algunos vestidos a España, para amigos, que fueron un éxito.  Nos pareció una idea buenísima que los clientes pudieran personalizar prácticamente al 100% sus modelos. Dándole vueltas al nombre, dimos con una frase de Frida Kahlo “pinto flores para que así no mueran” que inspiró nuestro nombre de marca y eslogan “Bordamos flores para que así no mueran”.

¿Por qué os decantáis por blusas y vestidos bordados?

Empezamos con vestidos bordados porque era lo más emblemático, partiendo del modelo que llamamos Nikte, empezamos a crear. En 2020 gracias a la ayuda de una amiga del colegio Beatriz Rey surgió un dos piezas; top y falda. Nuestra prima Claudia nos dio la idea de la Blusa Kakiik. Este 2021, nuestra madre, que cose de maravilla, creó un modelo de blusita y cubre pañales para bebés. Y además hemos introducido sombreros y guayaberas. Nuestra idea es seguir lanzando nuevos modelos cada año, estamos apasionadas con lo que llega en 2022, donde nos hemos ido al centro del país.

Los 5 vestidos de verano que nunca pasan de moda

VER GALERÍA

¿Qué os impulsó a tomar una decisión tan importante como la de cambiar de país y lanzaros a crear una marca? ¿Os dio vértigo este cambio radical de vida?

Para Paola fue una decisión familiar, les surgió un proyecto empresarial muy interesante en Tulum donde Gonzaga, su marido, ha creado una operadora hotelera y Paola, ex directora de Belleza de la Revista Elle en España, dirige los centros holísticos detrás de la marca Rumba Hospitality. Para mí, Pulga, la necesidad de mirar hacia adelante. Tras unos años complicados en España me pareció una magnífica idea empezar de cero con el apoyo de mi hermana. Frida’s Lab nació como un hobbie, nunca pensé que podría dedicarme al 100% a nuestra marca.

¿Cómo es la experiencia de trabajar en familia?

Aunque detrás de la marca estamos las tres hermanas, tenemos los roles bastante diferenciados: Paola y Pulga nos encargamos de la parte más creativa, Alejandra, pone orden a las cuentas y es quien le dio viabilidad a un sueño. Del día a día y atención al cliente me ocupo yo. De esta manera, somos apoyo 100% y no entramos nunca en conflictos, aunque en realidad creo que todo parte del respeto que nos tenemos y nos han inculcado nuestros padres desde pequeñas.

VER GALERÍA

¿Cuál es vuestro proceso creativo? ¿En qué os inspiráis?

Cuando empezamos a viajar y conocer el corazón de México, fuimos entendiendo cómo funciona todo. Prácticamente en cada estado del país se borda un diseño y estilo totalmente distintos. Son vestidos tradicionales típicos de cada zona, los mismos que visten las mujeres hoy y que han ido sobreviviendo al paso del tiempo. Nos inspira el corazón y respeto con el que se hace todo. Es prácticamente imposible que borden fuera de una comunidad, un diseño que no les corresponde.

¿Qué buscáis transmitir con vuestros diseños? ¿A qué tipo de mujer están dirigidas vuestras propuestas?

Nuestro objetivo es transmitir con cada prenda, la dedicación del trabajo bien hecho y la misma pasión por México que nos contagió nuestra Abuela Sonia. Nos dirigimos a todo tipo de mujeres. Lo mejor de poder personalizar nuestras prendas, desde el modelo, corte, color de bordados, mangas, etc.es que llegamos a más estilos mujeres.

VER GALERÍA

¿Por qué decidisteis ofrecer modelos personalizados en lugar de crear colecciones convencionales?

Buscamos la manera de darle una vuelta y añadir un valor adicional al concepto Made in Mex, para que, lejos de ser una moda de verano, se convirtiera en una marca mexicana con corazón español.

Al tratarse de prendas totalmente personalizadas y hechas a mano, los tiempos de entrega son mayores a los que estamos acostumbrados. ¿Creéis que cada vez la gente se adapta más a estos tiempos y valora el trabajo que hay detrás en lugar de exigir tanta inmediatez?

De primeras es cierto que supone una gran barrera, pero, intentamos transmitir en todo momento la importancia de respetar los tiempos de producción para ofrecer algo diferencial. De verdad es alucinante ver cómo la gente valora el trabajo que hay detrás de cada Frida’s Lab.

Parece que cada vez se valora más la artesanía frente al fast fashion, y está habiendo un importante movimiento a favor de la sostenibilidad y la moda más slow. ¿Cómo contribuye vuestra marca a ello?

En Frida’s Lab solo confeccionamos bajo pedido, sabemos que es una forma de trabajar algo diferente a la corriente de fast fashion que como dices está tan instaurada en nuestra sociedad. Pero así conseguimos que los artesanos trabajen mejor, producimos solo lo que de verdad quiere cada cliente y por tanto va a consumirse y así, cada prenda puede gozar de su valor real.

VER GALERÍA

¿Creéis que la tendencia en moda y belleza va a seguir ese camino ‘eco’ los próximos años?

Si Dios quiere, sí. Creo que es algo más fácil en la belleza. La moda al contrario se reinventa, ya no existen solo lanzamientos por temporadas, han surgido las colecciones cápsula que generan una necesidad constante de estar conectado, acceder a las aplicaciones de las marcas que más nos gustan para adquirir todas las novedades.

Grace y Melissa Villareal, Lucía Bárcena, María Pombo, María F.Rubíes, María G. de Jaime, Natalia Coll… La lista de influencers que se han rendido ante Frida’s Lab es extensa. ¿Qué opináis del boom que han tenido este tipo de perfiles los últimos años? ¿Notáis realmente una repercusión en ventas cuando alguna de ellas lucen vuestros diseños? 

Hemos tenido la suerte de contar con el apoyo de amigas que tienen mucha repercusión en redes, lo notamos mucho de cara a número de seguidores, pero, estamos convencidas de que la conversión en ventas no es solo por salir posteadas en un perfil.  La clave está en hacer seguimiento a esos likes y follows, parte de nuestra estrategia es que todo mensaje o comentario obtenga respuesta en un plazo no superior a 12h.

- Con estos vestidos de verano no necesitas accesorios para crear un lookazo

También habéis conquistado a rostros conocidos como Belén Corsini. ¿A qué otra española os haría especial ilusión vestir?

Nos hacía muchísima ilusión vestir a Ariadne Artiles, creemos que su estilo de vida está muy alineado con nuestra filosofía de marca. En Semana Santa nos contactó para comprar un sombrero Modelo Jardinero y, estamos deseando que publique foto con uno de nuestros vestidos. Es curioso recibir compras de personas relevantes y, en cambio, niñas que hay detrás de perfiles con muchos seguidores y menos influencia nos piden regalos a cambio de publicarnos en sus historias.

La reina Letizia y sus hijas cada vez apuestan más por la moda española, y poco a poco, dan voz a algunas firmas sostenibles y artesanas de nuestro país. ¿Os veis vistiendo a la Familia Real?

Nos haría muchísima ilusión. De hecho, como soñar es gratis, ¿por qué no imaginar a todos vestidos con un Frida’s Lab en su foto de verano en El Palacio de Marivent? El Rey con Guayabera color Acero, La Reina con un modelo Kilich, y las infantas con una blusa Kakiik o un modelo Nikte. ¡Nos encantaría!

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie