Skip to main contentSkip to footer
vestiare collective© Vestiare Collective

Cómo facilita internet la venta de moda 'vintage' más exclusiva

El auge de plataformas de compraventa de segunda mano ha provocado un incremento en el interés de las nuevas generaciones por diseños de hace décadas


Actualizado 5 de diciembre de 2022 - 8:33 CET

En un momento en el que cada vez existen más ténicas de producción, innovadores materiales y diseños rompedores, las vanguardias más potentes se han visto eclipsadas por un gran auge del regreso a lo vintage. Los vestidos de archivos de hace décadas se convierten en los looks más codiciados, los bolsos antiguos son el mejor de los tesoros y las piezas de joyería con historia arrasan. Contra todo pronóstico, es precisamente la generación 'Z' la que está promoviendo este regreso estilístico: Zendaya con sus fabulosos modelos creados cuando aún no había nacido, Bella Hadid con sus tributos a las supermodelos en las alfombras rojas más importantes del sector, Olivia Rodrigo en la Casa Blanca con un dos piezas de Chanel diseñado en 1995... la lista es interminable, y también se refleja en el día a día tanto de estas estrellas como de millones de personas en todo el mundo.

Olibati© Getty Images
En los últimos años hemos vivido un auge de la moda vintage entre las nuevas generaciones.

Pero ¿qué es lo que está llevando a tanta gente a recuperar prendas y accesorios de hace décadas? Por una parte, cada vez estamos más concienciados de lo mucho que contamina la industria de la moda, por lo que buscamos alternativas sostenibles como la compra de segunda mano. Además, el hecho de tener acceso a estos modelos aporta exclusividad y sentimiento de pertenencia. Y, por último pero no menos importante, internet y sus nuevas plataformas y aplicaciones surgidas para poner en contacto a aquellas personas que buscan vender estos 'tesoros' con quien quiere comprarlos ha facilitado (y mucho) que se produzcan estas transacciones.

Chiara Ferragni© @chiaraferragni
Las nuevas plataformas online de ropa y accesorios de segunda mano ha facilitado la comunicación entre compradores y vendedores a nivel mundial.

Si hasta hace años para conseguir una pieza vintage necesitabas desplazarte a una tienda específica, ahora, como todo, esto está al alcance de un click. Lo que supone, lo primero, que es bastante probable que pagues menos, ya que las plataformas digitales se ahorran el alquiler de un local y el resto de gastos que conlleva siempre este tipo de negocio. Además, la oferta se eleva al infinito, ya que puedes adquirir productos desde y de todas partes del mundo. Incluso las celebrities se rinden ante este tipo de nuevas empresas cuyo fin es conseguir los mejores diseños 'antiguos', asegurarse de su buen estado, comprobar su autenticidad y encontrarles nuevos dueños. 

Chiara Ferragni, quien posee un vestidor de lo más envidiable, una colección de bolsos que nos hace soñar cada vez que la enseña en sus redes y facilidades económicas para conseguir los nuevos modelos que desee, también tiene sus caprichos de segunda mano, tal y como nos cuentan desde Eye Luxury Concierge, una empresa que se dedica tanto a la compraventa de piezas exclusivas como a ayudar a conseguir bolsos y accesorios de lujo integral y difíciles de encontrar, desde donde afirman que 'no hay una edad estándar definida' entre sus clientes: 'tenemos algunos muy jóvenes como también mujeres de una edad más avanzada' dicen.

Chiara Ferragni© @chiaraferragni
Chiara Ferragni es una de las clientas de moda vintage, que ha adquirido alguno de sus bolsos gracias a este servicio digital.

Conocieron a Chiara por casualidad, ya que se hospedaban en el mismo hotel que ella durante la Semana de la Moda de París, y empezaron a hablar sobre su negocio, tras lo que se mantuvieron en contacto a través de las redes sociales. 'Un día nos respondió a una historia de Instagram y nos dijo que le gustaba mucho uno de los bolsos que habíamos publicado y que si se lo vendíamos' nos explican. Se trataba de un Kelly 25 Touch de Hermès que le entregaron en persona en sus oficinas.

Por lo tanto, a pesar de haberla visto por primera vez en persona, para ellas las redes fueron una vía imprescindible para que la empresaria italiana pasara de conocida a clienta. 'En modelos de negocio tan digitales como el nuestro, gracias a ellas logramos tener una comunicación súper fluida y personalizada con nuestros clientes. Tenemos a gente de todo el mundo y creemos que esta cercanía que conseguimos gracias a internet es algo que valoran muchísimo' afirman.

Alex Riviere© @eyeluxuryconcierge
La española Alex Rivière también ha sucumbido ante los encantos de los diseños de hace años.

Pero Chiara no ha sido el único rostro conocido que ha comprado en su empresa. La española Alex Rivière cayó rendida ante uno de sus bolsos, que descubrió también a través de internet. 'En su caso, nos contactó por Instagram ya que buscaba añadir una Kelly Pochette de Hermès a su colección, en ese momento no teníamos nada similar y le propusimos otros bolsos que teníamos y se acabó quedando uno de ellos'. 

Uno de los grandes miedos que surgen a la hora de adquirir este tipo de productos, que suponen un importante desembolso económico, a través de internet es el tema de las falsificaciones, puesto que puede dar la sensación de que al comprar algo online no tenemos tanto control sobre ello. En Eye Luxury Concierge apuestan por un modelo híbrido en el que tienen tiendas físicas por si alguien lo prefiere, pero afirman que la tecnología también ayuda en este tema, ya que 'todos los artículos se verifican con un software de tecnología de IA para autenticarlos'.

Olibati© Olibati
Una de las grandes ventajas de este tipo de transacciones es la sostenibilidad, algo que cada vez nos preocupa más a la población general.

Desde Olibati, empresa especializada en moda de segunda mano que ofrece servicio de compraventa pero también de alquiler que ha conquistado a celebrities de nuestro país como Lourdes Montes o María G. de Jaime, coinciden tanto en que notan un auge por la ropa y accesorios preloved como en las facilidades que les otorga el modelo digital. 'Internet facilita en general el auge de todas las industrias siempre que se haga de la forma correcta. En 2021, el 48% de la población realizó todo el proceso de compra por internet.

Esto significa que es un escaparate de visibilidad para concienciar al mundo de que la moda vintage ha venido para quedarse, que es algo bueno, tanto para los consumidores, retailers y marcas' nos cuentan Ana y Claudia, sus creadoras. Si el punto débil de la compraventa o alquiler digital era ese servicio al consumidor, ellas buscan darle la vuelta a la tortilla: 'nuestro reto como plataforma de moda vintage es conseguir mantener la experiencia del cliente del mismo modo que se haría en el punto físico, al más alto nivel, a través de las herramientas que ofrece la venta a distancia: packaging, servicio postventa etc.'.

Olibati© Olibati
Además, al comprar o vender online te ahorras trámites y comisiones que a las tiendas físicas no les queda más remedio que incluir.

¿Cómo lo consiguen? Poniéndose en la piel del cliente y entendiendo sus necesidades: 'En un primer paso, ofrecemos una asesoría de imagen. La gran mayoría de nuestros clientes viven de manera muy rápida y no tienen tiempo de pensar el look que quieren ponerse para su próximo evento, y mucho de ellos no saben que les sienta bien. Nos cuentan sus necesidades, estilo, cómo quieren sentirse en esa ocasión, y, por supuesto, estudiamos su morfología para saber que es lo mejor para ellos. El segundo paso es enviar las prendas a su domicilio. Durante 24 horas puede probarse en la comodidad de su casa y elegir cual es la talla y el look definitivo. En el caso de no encajarle, se le reembolsa el importe completo. Una vez ya está confirmado el alquiler, se le envía a su domicilio en la fecha deseada'.

Este tipo de nuevos modelos que facilitan la experiencia de compra se suma a la concienciación de las nuevas generaciones y su preocupación por el medioambiente, lo que tiene como resultado un crecimiento evidente en la compra y el alquiler de moda y accesorios vintage. Como señalan Ana y Claudia, el mercado de segunda mano ya representa a nivel mundial entre el 3 y el 5% del sector de ropa, calzado y accesorios. Además, la generación 'Z' es la que compra (31%) y vende (44%) más artículos de segunda mano, seguida de cerca por los millennials.

Olibati© Olibati
Hablamos con expertas en moda para entender cómo han facilitado las plataformas online este incremento de las compras vintage.

'Vivimos una realidad, y es que en el mundo hay un exceso de todo, de ahí la proliferación de la economía circular aplicada a cualquier industria, lo que no es más que compartir los recursos existentes con el objetivo de evitar la producción de más. En lo que nos concierne a nosotras, el fast fashion y su necesidad imperante de ofrecer novedad constante ha desencadenado en un mundo con exceso de prendas de vestir. Todo lo que no se vende, lo más probable es que acabe en una montaña en Ghana. Ante este escenario, y el trabajo de concienciación de activistas, prensa y otros agentes, la sociedad ha comenzado a plantearse su papel en este asunto y ha ido adoptando nuevos hábitos más sostenibles como los que mencionamos'.