Meghan Markle

Segundo homenaje de Meghan Markle a la princesa Diana en 48 horas

La Duquesa de Sussex ha sorprendido con un llamativo vestido cuajado de lentejuelas que recuerda a uno de los diseños más icónicos de Diana de Gales

por Elena M.Medina

Aunque se encuentra en la recta final del embarazo, Meghan Markle continúa con su agenda de trabajo. Esta mañana la veíamos lucir tripita con un ajustado vestido en color beige de la colección premamá de H&M, un look cómodo y asequible que escogió para ir a visitar Mayhew, una organización benéfica para el bienestar de los animales en la que se estrena como madrina. En su segundo acto público del día, la duquesa de Sussex ha acudido junto al príncipe Harry a una actuación solidaria del Circo del Sol, celebrada en el Royal Albert Hall de Londres. Y esta vez, ha optado por un estilismo muy diferente con el que, sin embargo, también ha podido presumir de baby bump

VER GALERÍA

Si por la mañana elegía un diseño en color claro, en esta ocasión ha adaptado su vestuario al dress code que exige un evento de estas características, celebrado a última hora de la tarde. El diseño, repleto de lentejuelas que hacían brillar -literalmente- a Meghan Markle, se alarga más allá del suelo e incorpora el escote favorito de la Duquesa: el tipo barco. Un detalle que hemos visto con frecuencia en muchos de sus estilismos y que ahora recupera en un conjunto de noche, propio de la alfombra roja más sofisticada. De manga larga, cuenta con un sutil fruncido en la zona del vientre y una elegante abertura lateral. Bautizado como vestido Sarandon, está firmado por Roland Mouret, marca a la que Meghan ha recurrido en más de una ocasión, la última vez el pasado mes de diciembre, con un diseño que anteriormente había llevado la actriz Sofía Vergara. El precio en su tienda online es de 4.085 euros. Esta propuesta refleja muchos de los elementos que forman parte de su fórmula de estilo preferida, como el cuello barco, el fruncido asimétrico en la zona del abdomen (adorno que a veces sustituye por un cinturón) o la media manga, detalles que se han repetido en muchos de sus looks y que en esta ocasión luce con acierto en un conjunto de noche.

VER GALERÍA

En la misma semana en que Meghan sorprendió con una inesperada combinación de colores inspirada en un look de Diana de Gales construido en base a un abrigo rojo y una falda morada, la Duquesa ha deslumbrado con una elección que también recuerda a un diseño que formaba parte del vestidor de la madre del príncipe Harry. Un vestido azul verdoso de lentejuelas, manga larga, abertura frontal y fruncido en la zona de la tripa diseñado por Catherine Walker y que Diana de Gales llevó durante una visita de Estado a Australia, siendo subastado en 2013 por más de 100.000 euros. Además, el brazalete de oro que Meghan lucía en la mano derecha perteneció en su día a la Princesa Diana

Para contrastar con el efecto glitter del vestido, Meghan se ha decantado por un recogido sobrio, peinando su cabello en un moño bajo. Los pendientes siguen la estética discreta del cabello y, respecto al resto de complementos, la Duquesa ha optado por uno de sus bolsos de cabecera: un diseño de mano de Givenchy que ha llevado en múltiples ocasiones y que cuesta 1.450 euros. Como calzado con el que culminar el conjunto ha elegido unas sandalias de tiras en negro con 11,5 cm de tacón. En concreto se ha decantado por el modelo Nudist High, su segundo par de zapatos de Stuart weitzman en la misma semana, a juego con su pedicura. El maquillaje también difiere de los beauty looks naturales que habitualmente luce y es que en esta ocasión ha cambiado los labios nude por un labial rojo oscuro y ha añadido sombra de ojos de acabado ahumado a su mirada.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie