catherine_middleton_tiara1t

La historia de las joyas de la duquesa de Cambrige en su encuentro con la reina Máxima

Realzando su nuevo Alexander McQueen, unos pendientes y una tiara muy especiales que pertenecieron a Diana de Gales y un impresionante collar que la Reina Madre llevó por última vez

por Luis Javier Merino

Durante una cena de Estado en el palacio de Buckingham con motivo de la visita de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda al Reino Unido, la duquesa de Cambridge ha vuelto a rendir homenaje a Diana de Gales recuperando una de sus joyas más especiales: la tiara Lover's Knot. También de la madre de Guillermo de Inglaterra son sus pendientes, con lo que la recuerda pocos días después de que también lo hiciera Meghan Markle durante su viaje por Oceanía. A estas dos piezas se une un impresionante collar con mucha historia, pues fue un regalo de bodas que recibió la reina Alexandra y que, posteriormente, recibiría la Reina Madre. Esta lo llevó en constantes ocasiones y fue la última que lo mostró. Tres creaciones del joyero real acompañan a un espectacular vestido de la firma Alexander McQueen.

VER GALERÍA

En un denominado color Kingfisher Blue, es decir, un azul ligeramente grisáceo, Kate vuelve a confiar en una de sus firmas favoritas, pues fue la elegida para su creación nupcial en el día de su boda con Guillermo de Inglaterra. En esta ocasión, su vestido presenta una favorecedora línea sirena, anchos tirantes y el cuerpo drapeado. No pertenece a ninguna colección, aunque en la temporada de primavera-verano 2007 sí se puede encontrar un diseño muy similar, pero con largo midi y escote palabra de honor.

VER GALERÍA

Conocida como Lover's Knot, no es la primera vez que la duquesa de Cambridge lleva esta tiara (al igual que sus pendientes). Se trata un regalo de bodas que recibió Diana de Gales por parte de la reina Isabel II en 1981. Para descubrir su procedencia hay que remontarse casi 70 años atrás, pues se trata de una joya que fue encargada para la reina Mary en 1913. Realizada por la joyería británica Garrard, tiene 19 arcos de diamantes decorados con 39 perlas.

VER GALERÍA

La madre de Guillermo de Inglaterra guardaba con mucho cariño este diseño, que mostró en distintas ocasiones. Por ejemplo, la llevó durante una Cena de Estado el 29 de abril de 1983 en Auckland, como acto de despedida de su tour por Nueva Zelanda. Curiosamente, esta pieza acompañó a uno de sus vestidos más icónicos, el Elvis Dress de Catherine Walker, que llevó en 1989 en Hong Kong.

VER GALERÍA

Curiosamente en ese mismo acto, Diana de Gales también llevaba los mismos pendientes que incluye la duquesa de Cambridge en su estilismo para esta velada. Se trata de unas piezas con perlas y con forma de lágrima.

VER GALERÍA

En cuanto al collar, se trata de una creación que la reina Mary entregó a la Reina Madre. Esta última lo tenía como uno de sus favoritos y fue la última que llevó esta joya que cuenta con 8 perlas rodeadas de diamantes y tres colgantes de perlas y diamantes desmontables.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie