Jessica Goicoechea

Jessica Goicoechea, la modelo que crea looks poderosos sin tacones

La 'influencer' experta en estilismos deportivos presenta su último proyecto anticipando la tendencia: vuelven las zapatillas con plataforma

por María Calvo

A punto de alcanzar la cifra dorada en Instagram, el millón de seguidores, Jessica Goicoechea no sólo triunfa en las redes sociales, sino que se ha convertido en un reclamo para numerosas firmas de moda. Uno de sus últimos trabajos ha sido para AW Lab, una tienda online de zapatillas, ropa y accesorios urbanos y deportivos con quien ha protagonizado un shooting bajo el objetivo del fotógrafo Cam Kirk. La novia del también modelo River Viiperi, presenta una exclusiva colección de sneakers entre las que destaca un modelo perfecto para mujeres que, como ella, apenas superan el 1,65 metros de altura. El secreto está en unas suelas que incorporan plataformas, consiguiendo aumentar la comodidad y estilizar visualmente la figura de las más bajitas.

VER GALERÍA

Lo que un día supuso un aparente fracaso, acabó convirtiéndose en la oportunidad de su vida. Es la historia que une a muchas modelos de la era digital, que fueron rechazadas por no cumplir con los cánones estéticos impuestos durante muchos años sobre la pasarela. Hoy en día, las tornas han cambiado y las cifras que importan no corresponden a unas medidas determinadas, sino más bien a los followers que se acumulen en las redes sociales. Jessica Goicoechea es el claro ejemplo de que un perfil de Instagram puede ser la mejor carta de presentación, consiguiendo trabajos que antes eran prácticamente impensables.

Esta catalana, afincada en Barcelona, comenzó con tan sólo 16 años y ya ha protagonizado tentadoras campañas como ésta. Además, ha convertido su hobby en una forma de vida y ahora tiene una colección de ropa,‘Goi by Jessica Goicoechea', siguiendo el ejemplo de la pionera Chiara Ferragni y de otras muchas influyentes españolas que también han fundado su propia empresa.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie