gerber

Ya en su quiosco habitual

En ¡HOLA!, el fascinante mundo de los Gerber Crawford

La «familia real» de la moda posa en su paraíso de Malibú

por hola.com

El pasado septiembre, Cindy Crawford, su hija, Kaia, de dieciséis años, y su hijo, Presley, de dieciocho, subían al escenario de una fiesta celebrada durante la Semana de la Moda de París. En su papel de nuevos embajadores de Omega, la familia parecía esculpida con la misma perfección que las figuras alegóricas de las cuatro estaciones talladas en la fachada del edificio. Sin embargo, después de que Kaia tomase la palabra, se produjo cierta confusión cuando el maestro de ceremonias intentó concluir la presentación antes de tiempo. "La familia Gerber tiene un cuarto miembro", aclaraba la joven, que se ha convertido en una de las modelos más solicitadas del mundo desde que desfiló, por primera vez, en Nueva York, unas semanas antes. Pues sí, efectivamente, casi perdido en el alto voltaje familiar, a su lado estaba Rande Gerber, el patriarca, de cincuenta y cinco años. Alto, de piel clara y apuesto (pensemos en Kevin Costner en El guardaespaldas), emanaba la paciencia de un hombre acostumbrado a que no se le preste atención.

VER GALERÍA

SI QUIERES LEER EL REPORTAJE COMPLETO, CONSIGUE LA REVISTA EN iPADANDROID O DESCÁRGATELA AQUÍ

Retrato de una familia top. Al igual que su mujer, Rande también fue modelo en los ochenta. Kaia es el rostro del momento y Presley, aunque no es una superestrella como su hermana, ha fichado para una serie de prestigiosas campañas. "Cuando tenía trece años, le dijimos que esperase a los dieciséis, y luego, de repente… A los dos nos habría gustado que fuese un poco más mayor, pero ahora el mundo es diferente y ella quería hacerlo", desvela Cindy sobre su hija pequeña. 

"Estos chicos han nacido rodeados de fama y de riqueza, pero Cindy y Rande se han tomado muy en serio su papel de padres", comenta su íntimo amigo George Clooney, y es que en casa de los Gerber, la pizza casera de los domingos por la noche es una tradición, lo mismo que tirarse a la piscina cada vez que uno de los "polluelos" vuelve después de un trabajo lejos de casa. 

El reportaje completo y mucho más en la revista ¡HOLA!, a la venta el miércoles en su quiosco habitual. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie