Scarlett Evolution

Hace cinco siglos apretaba y constreñía desde un lugar silencioso, escondido bajo el vestido, pero asegurándose de que cumplía su función, definiendo la feminidad de la época en forma de cintura de avispa. Un siglo después de su destierro, el corsé se transforma, exhibiéndose (aunque suene paradójico) como un símbolo de liberación y poniéndose de nuestro lado

Scarlett Evolution FASHION 119

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Hoy son tu armadura, un elemento con el que defender tu feminidad de otra manera, marcando lo que quieras marcar, exhibiendo en lugar de crear una figura falsa que, además, dejaba sin aliento. El corsé transforma su identidad en 2022. Desde el siglo XVI hasta principios del XX fue un elemento clave del vestuario. Entre Paul Poiret y Gabrielle Chanel lo desterraron por completo, permitiendo un respiro, nunca mejor dicho, y dejando entrar una brisa de modernidad que, en el caso de Chanel, fue mucho más allá. El New Look de Monsieur Dior volvió a poner de moda la silueta de avispa en los años 50, esta vez sin tal elemento de corsetería adherido al cuerpo, pero definiendo las infinitas posibilidades de una cintura marcada hasta hoy. Bienvenidas a la evolución del corsé.

Scarlett Evolution FASHION 119©Getty Images
A dios pongo por testigo... Que jamás volveré a ponerme un corsé… Bien podría haber sido esta la frase que pasara a los anales de la historia del cine. El corsé vuelve, pero proclamando una Escarlata que no necesita agarrarse a ningún dosel (ni dejar de respirar) para ponérselo.

Una forma de rebelión

Huelga decir que el corsé nunca se ha marchado, pero lo cierto es que nada tiene que ver la concepción original de esta pieza de corsetería con la actual. ¿Cómo puede ser que María Antonieta o Scarlett O’Hara, con su carácter díscolo y rebelde, no se opusieran a llevarlo? Habría encajado mucho más con su fuerza femenina cualquier corsé que hoy se presenta como tendencia de temporada. ¿En qué son diferentes?

Scarlett Evolution FASHION 119©Dior
Estilo sin contener la respiración. Marcar suavemente la silueta, hacer una curva visible y femenina puede ser en realidad un modo más de ensalzar el poder de la mujer a través de su cuerpo, haciéndolo bello sin limitarlo y alejándolo de cualquier fetichismo. Eso es lo que buscan las firmas de moda de todo el planeta y por eso no dudan en usar esta polémica pieza que, hoy, se reconcilia con el armario.

Exhibirlo es la clave

La directora del Fashion Institute of Tecnology, Valerie Steele, hizo un estudio alrededor de esta pieza histórica y lo convirtió en un manual de lectura, The Corset: a cultural history. Partiendo de ella hoy entendemos un poco más que su existencia era también un símbolo de estatus, de pertenencia a una clase social y una forma de conformismo con lo establecido. Así, el argumento para que firmas como Versace, Fendi o Dior se alíen a él como una forma de liberación es sencilla. Tan solo hay que olvidarse de esconderlo y exhibirlo como parte del look. Ahí está la clave para entenderlo en el armario del siglo XXI.

Scarlett Evolution FASHION 119©Sportmax

Corsé y vinilo

Donatella Versace ofrece una de las visiones más ortodoxas del corsé. Ceñido sobre vestidos, acompañando cualquier prenda sin ahogar, se convierte en la fórmula de éxito, sugerente, pero cargada de sutilidad. Así, la italiana patenta el look superwoman elevando la potencia de la silueta con un ejército de mujeres, a cada cual más encorsetada, dispuestas a todo.

Scarlett Evolution FASHION 119©Fendi

Necesidad de protección

Otras marcas como Dior incluyen este elemento de vestuario de distintas maneras. Todas ellas abrazan la silueta, pero no renuncian a la comodidad adquirida en los últimos años. Sobre gabardinas, vestidos y abrigos ejerce de cinturón reinterpretado; con diseños de noche y encajes, adquiere sin embargo una nueva dimensión, entre deportiva y futurista, como si una coraza o armadura se impusiera para protegernos.

Scarlett Evolution FASHION 119©Versace

Arte y sastrería

Metálicos, emulando la silueta escultural de la mujer, como hace Sportmax, o en clave de sastrería, como desarrolla Fendi en su colección, las apuestas son infinitas esta temporada y, todas ellas, confirman el empoderamiento liberador en contra de su origen opresor. Sin duda, Jean Paul Gaultier y Vivienne Westwood mucho tienen que decir. Su contribución ha sido esencial para que hoy se le haya perdido el miedo a esta pieza de connotaciones históricas tan negativas. Sin equivocarnos podemos afirmar que si Scarlett acudiera hoy al MET, lo haría con el corsé por montera y que cualquiera de estos looks sería de su gusto para decir: sí, el corsé es liberador.

Más sobre