Eugenia Silva: días de calma bajo el sol

La ‘top’, cuya historia de amor con Formentera se remonta 20 años atrás, es ya una más entre sus lugareños. Por eso, nadie mejor que ella para descubrirnos la auténtica vida de la isla -y la nueva colección textil de Vista Alegre- desde su precioso refugio rodeado de cactus

Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Sin haber dejado de trabajar ni un segundo desde que apenas era una adolescente, Eugenia Silva hace tiempo que hubiese sufrido una crisis de agotamiento si no fuese por la energía que Formentera le inocula cada vez que consigue escaparse unos días a la isla. Allí, aislada del mundo y dedicada a los pequeños placeres de la vida, como ver correr a sus hijos alrededor de la piscina, recibir a amigos o, sencillamente, salir a comprar al mercado local, la top y empresaria recarga las pilas y consigue olvidarse de todo para regresar después ‘al ruedo’ con más fuerza si cabe que de costumbre. Afirma que la combinación del mar, los suyos y la vida sencilla de la isla hace milagros. Cualquier atisbo de estrés queda olvidado nada más llegar allí, como demostró en su última visita, arropada por las nuevas mantas y fulares de Vista Alegre.

“La primera vez que vine, conocí a una pareja que me enseñó la isla que no suelen conocer los turistas… se convirtió en mi refugio cuando no podía más en Nueva York”
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Vista de la zona de la piscina, en la que tan buenos momentos pasa Eugenia junto a sus hijos. Sobre estas líneas, retrato en una mesa exterior con florero y centro de mesa de la colección Cloudy Butterflies, de Claudia Schiffer para Vista Alegre.

-¿Recuerdas cómo empezó tu historia de amor con Formentera?

-Pues fue hace casi 20 años, un mes de abril. La primera vez que vine conocí a una pareja con una niña, se habían mudado de Madrid y se convirtieron en buenos y queridos amigos. Ellos me enseñaron la isla que no suele conocer la gente y con ellos he pasado aquí Navidades y épocas en las que no había nadie. Era mi refugio cuando no podía más con la locura de Nueva York. Me alojaba en casas de amigos hasta que decidí construirme la mía propia, y tuve claro que quería que estuviese en La Mola. Es una zona tranquila de payeses, ovejas, cabras y tierras de labranza. Puedes ver el mar al fondo, pero no es la isla veraniega y loca que todo el mundo conoce.

Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia, sirviendo gazpacho en una mesa con vajilla de la colección Duality, cristalería de la colección Bicos, cubertería Perle y jarrones ámbar de la colección Color Drop y flores de Atelier de Kentia Formentera. Abajo a la izquierda, vajilla Duality combinada con la Crown White, todo de Vista Alegre. Al lado, detalle del arroz con marisco típico de la isla.

-Tras casi dos décadas, tienes que ser experta en la isla, ¿cómo es su gastronomía más tradicional?

-La conocí realmente cuando adquirí el bar de La Mola, Can Toni, que era un sitio típico de pueblo. Los días de mercadillo se llenaba de gente y los otros ofrecíamos cocina isleña con toques extremeños, por la chacina que me traía de mi tierra. Los cocineros eran estupendos. Marc se convirtió en un gran amigo y es quien me ha ayudado a preparar este menú hoy. Él y Pablo hacen muy buen equipo y están llevando la cocina de Formentera por todo el mundo, tienen un catering que trabaja incluso en Australia.

“Cuando decidí hacerme una casa tuve claro que quería que estuviese en La Mola. Es una zona tranquila de payeses, ovejas, cabras y tierras de labranza”
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia, en el salón con manta de la colección textil Duality, de Vista Alegre, inspirada en las tradicionales cerámicas de la firma portuguesa.

-¿Qué sueles comer aquí?

-Intento comprar todo a pequeños productores de la isla. En el pueblo de La Mola encuentras huevos, quesos y verduras de la zona, así como pescado seco para la ensalada payesa, que es muy típico de aquí y me encanta. También me gusta comprar pescado fresco, recién salido de la barca, en Es Caló, y ensaimadas. El dueño del restaurante Sa Figuereta es muy amigo, además. Se queda la uva de mis vides y me hace y embotella el vino. Nos reímos porque es muy recio y hay que bebérselo… pero siempre prepara un buen arroz o una buena carne y nos lo acabamos bebiendo entero.

Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia, en el acogedor porche exterior de la vivienda, con fular y taza de la colección Duality, de Vista Alegre.

-¿Tú cocinas?

-Yo en verano como casi todo frío, sin mucha cocina, pero tengo paladares muy exigentes en casa, habituados a comer mucho y muy bien, así que suelo contar con una cocinera o con la ayuda de Marc y Pablo para cuando tengo invitados. Yo me alimentaría literalmente de gazpacho, ensalada payesa y ceviche.

“Descubrí la gastronomía de Formentera cuando tuve el bar de La Mola, Can Toni, que era un sitio típico de pueblo que se llenaba los días de mercado”
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Plato de postre de la colección Crown White, y juego de té Constellation d’Or. Arriba, Eugenia en su habitación, con jarrones de la colección Color Drop. Todo de Vista Alegre.

-¿Se te da mejor la cocina o poner la mesa?

-¡Mucho mejor las mesas! Me gusta mezclar los manteles heredados de mi abuela Eugenia con las cuberterías y vajillas de Vista Alegre; siempre suelo tener flores frescas del jardín y no me importa, cuando somos muchos, que las vajillas acaben mezcladas. Si hay mucha gente en casa, prefiero organizar comidas informales y que la gente se siente donde quiera al sol, a la sombra...

-¿Ha cambiado la maternidad la forma en la que eliges el menaje? Entiendo que con niños en casa corre peligro...

-Están acostumbrados a vivir rodeados de cosas delicadas y la verdad es que son muy cuidadosos... ¡Me dan más miedo los perros o los gatos que tenemos!

Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Junto a la piscina, con fular de la nueva colección textil Transatlántica, de Vista Alegre. Arriba, vista de una cala cercana.

La Formentera de Eugenia

La Formentera de Eugenia
Eugenia Silva posa en su casa de Formentera para ¡HOLA! Living©Jesús Isnard
Un lugar feliz
De cala en cala
La buena mesa
Compras inevitables

PRODUCCIÓN: EUGENIA SILVA

FOTOGRAFÍA: JESÚS ISNARD

ESTILISMO: TAM VEKIC

TEXTO: ESTEFANÍA ASENJO

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: RAQUEL ÁLVAREZ

LOOK 1: BIKINI DE ERES; SHORT DE MOSCHINO

LOOK 2: VESTIDO DE LOEWE

LOOK 3: CAMISA DE YNÉS SUELVES; BIKINI DE ERES

LOOK 4: BIKINI DE ERES

LOOK 5: CAMISA DE LOEWE

LOOK 6: VESTIDO DE EMPORIO ARMANI

LOOK 7: BIKINI DE ERES