Chábeli Iglesias y Christian Altaba cumplen 20 años de casados: así contó ¡HOLA! su boda

Ni Isabel Preysler ni Julio Iglesias asistieron al enlace de su primogénita, que se casó embarazada de tres meses en Miami

Chábeli Iglesias y Christian Altaba

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba acaban de celebrar su 20º aniversario de boda, como recordaba ella misma hace unos días. Con motivo de esta fecha tan señalada y especial, la hija mayor de Julio Iglesias e Isabel Preyslerfelicitó a su marido con una bonita y romántica imagen de su álbum personal, que compartió públicamente, y que acompañaba del siguiente mensaje: “¡Feliz 20 aniversario! Te adoro”, palabras que ilustró con tres emoticonos de un corazón.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
“¡Feliz 20 aniversario!”. “Te adoro”, fue el emotivo mensaje que Chábeli dedicó a Christian hace unos días. En la imagen, la pareja el día de su boda, en su casa de Miami

Al contrario que en su primera y multitudinaria boda con Ricardo Bofill, que tuvo lugar en Barcelona, el 11 de septiembre de 1993, la ceremonia civil por la que Chábeli se convirtió en la esposa de Christian se celebró en la más estricta intimidad en su casa de Miami. Para sorpresa de muchos, la pareja, que planeaba casarse dentro de unos meses, decidió adelantar la fecha del enlace ante el feliz acontecimiento de la futura llegada de su primer hijo.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Christian acaricia la tripita de Chábeli, que se casó embarazada de tres meses

¡HOLA! fue testigo de la boda, en la que Christian, muy elegante con traje negro y corbata gris perla, apareció feliz junto a Chábeli, que vestía un traje de chaqueta de un suave color salmón, llevaba el pelo recogido en un moño adornado con flores y un discreto ramo de novia. En una sencilla ceremonia civil, el lunes 8 de octubre de 2001, a las ocho de la tarde, la pareja intercambiaba unas clásicas alianzas de oro y se convertían en marido y mujer.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Christian y Chábeli, en el momento del intercambio de las alianzas durante la ceremonia civil, que se celebró en el jardín de su casa de Miami

Ni el padre ni la madre de Chábeli asistieron a la boda. Quién sí lo hizo fue el mayor de sus hermanos, Julio Iglesias Jr.“Estábamos planeando nuestra boda desde hace algún tiempo... Nos hubiera gustado hacer partícipes de ella a nuestras familias pero, a causa de que en estos días nuestros familiares están repartidos por distintas ciudades del mundo, decidimos casarnos a solas y más adelante, una vez que nazca el bebé, celebrar la ceremonia religiosa con toda la familia”, contaba la novia en las páginas de nuestra revista.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli, con un traje de chaqueta color salmón suave y un disecreto ramo de novia, posa junto al retrato de su madre, Isabel Preysler, que al igual que Julio Iglesias, no asistió a la boda de su hija

Chábeli también confesaba que en esos momentos echaba de menos no tener a Isabel Preysler a su lado. “¡Desde luego, ahora echo más de menos a mi madre! Pero prácticamente hablamos todos los días por teléfono. A la menor duda que me surge del embarazo o de algún malestar, en seguida llamó a Madrid: ‘¿Mamá, esto es normal? ¿Mamá, esto te pasó a ti alguna vez?’ Ella ha tenido cinco hijos en total, así que, ¿quién mejor que ella? Por lo demás, estoy muy contenta de estar en Miami. Estoy cerca del resto de mi familia y de la de Christian, por no decir de la “seño”, que también se puso muy contenta con la noticia, ya que prácticamente nos crió a mis hermanos y a mi”.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
“Es el hombre de mi vida: nunca me he encontrado tan relajada y tan feliz como con él”, aseguraba Chábeli en ¡HOLA!, tras contraer matrimonio con Christian Altaba

La primogénita de Julio Iglesias e Isabel Preysler relataba también que tanto su familia como la de su marido habían reaccionado “fenomenal” a la noticia del embarazo: “Ni siquiera estaban muy sorprendidos porque, desde que Christian y yo empezamos a salir, creo que ya se imaginaban que esto iba a pasar. Es el hombre de mi vida: nunca me he encontrado tan relajada y tan feliz como con él. Desde el primer momento notaron que esta relación era diferente a las anteriores. Para nuestros padres, los de ambos, es la primera vez en su vida que van a ser abuelos, así que ha sido una noticia muy importante para todos. Contamos, por supuesto, con todo su apoyo y están muy contentos de vernos tan felices”.

Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola
Chábeli Iglesias y Christian Altaba©Hola

Como se recordará, el primer hijo de Chábeli y Christian, Alejandro, nació el 14 de enero de 2002 de forma prematura, a las 24 semanas de gestación, en el hospital Jackson de Miami. La joven tuvo que ser trasladada de urgencia al hospital tras haber sufrido unas hemorragias que le podrían haber ocasionado la pérdida del niño. A su lado estuvieron en todo momento su marido Christian Altaba e Isabel Preysler, quien llegó desde Madrid tan pronto como tuvo noticia del riesgo que corría el bebé de su hija. La rapidez con que actuaron los médicos y la celeridad con que Chábeli fue traslada en el avión de Julio Iglesias desde Punta Cana al hospital de Miami, resultaron decisivos para que la historia tuviese un final feliz.