5 preguntas para saber si deberías seguir una dieta vegana, vegetariana o flexitariana

Si piensas que deberías reducir el consumo de carne o, incluso, evitarlo, este test puede ayudarte a decidir cuál de estas dietas se adapta mejor a ti

Por Nuria Safont

Pueden parecer lo mismo, pero la dieta vegana, vegetariana y flexitariana no son dietas iguales. Las tres comparten la preferencia por los alimentos de origen vegetal y han demostrado ser beneficiosas para nuestra salud, puesto que al reducir las grasas animales, se protege el corazón y se previenen enfermedades como la obesidad. Además, son un buen recurso para proteger el medio ambiente. Si piensas que debes consumir menos carne o prefieres dejarla, te conviene saber cuál es la dieta que se adapta mejor a tus principios, tu estilo de vida y tus objetivos. Responder a estas 5 preguntas te podría ayudar. 

 
En ¡HOLA! tratamos los datos personales solicitados en este cuestionario con la finalidad de elaborar perfiles comerciales basados en la combinación de estos y la navegación del usuario por la web. Puede gestionar sus preferencias sobre el consentimiento de cookies aquí

 

Diferencias con la dieta vegetariana y vegana

La dieta vegetariana se compone de frutas, verduras, legumbres, cereales; preferiblemente, no incluye lácteos y/o huevos (en caso de incluirlas hablaríamos de dieta ovolacto-vegetariana), ni las carnes, pescados y mariscos (también existe la dieta pesco-vegetariana, que incluye mariscos). Además, procura llevar a cabo un consumo responsable y protección del medioambiente (por ejemplo, escogiendo alimentos ecológicos u orgánicos, frescos y de temporada y del país de residencia). Los motivos por los que se practica la dieta vegetariana pueden ser varios: por ética, salud, religiosos, económicos o combinación de ellos. Ser vegetariano normalmente consiste únicamente en seguir esta dieta. 

El veganismo, por el contrario, va más allá. Es un estilo de vida que profesa un profundo respeto hacia los animales. Tanto que las personas que lo siguen excluyen de su vida los productos que impliquen explotación o crueldad hacia el reino animal. La dieta vegana no incluye carnes, pescados, aves, huevos, o productos derivados de animales como leche y miel. Asimismo, busca alternativas a los productos cotidianos cuya procedencia sea animal.  

- Leer también: Los errores más comunes en una dieta vegetariana

¿Qué es la dieta flexitariana?

Es otro modelo de alimentación que opta por alimentos de procedencia vegetal, pero que no excluye la carne. No es tan estricta como la vegetariana –o la vegana- por lo que facilita la vida social, por ejemplo, incluyendo los productos cárnicos o el pescado sólo cuando se come fuera de casa. También es útil para aquellas personas que son incapaces de no comer nunca carne o pescado.

Asimismo, la dieta invita a que los productos cárnicos o pescados se conviertan en la guarnición y no a la inversa. Por ejemplo, puede consumirse un wok de verduras con unas tiras de pollo en vez de dos filetes de carne con tres verduras de guarnición.

- Leer también: Dieta vegana y vegetariana: resolvemos las dudas más frecuentes

Beneficios de ser flexitariano

Además de facilitarte la vida y poder seguir fiel a tus principios, se trata de una dieta saludable, puesto que incluye menos grasas animales, menor colesterol y más cantidad de fibra, al igual que la vegetariana. Además, al introducir, puntualmente, porciones de alimentos de origen animal, se aporta al organismo nutrientes que, de otra manera, se deberían suplementar. No obstante, sería conveniente hablar con un nutricionista para hacer esta dieta más equilibrada y que no se produzca ningún déficit. 

Y es que las recomendaciones nutricionales para una dieta equilibrada incluyen el consumo de todos los grupos alimenticios, incluida la carne y el pescado. Aun así, son muchos los estudios que indican que la dieta vegetariana o vegana, bien organizada y equilibrada, y para eso necesitarás la ayuda de un profesional, al menos al principio, puede mejorar la salud e incluso ayudar a la pérdida de peso, a un menor riesgo de enfermedades e incluso, de muerte.