sapiosexualidad

¿Tardas más en enamorarte? Quizá eres una 'sapiosexual'

No todos nos enamoramos del físico. Nos podemos sentir atraídos por los valores intelectuales y morales. En psicología se denomina 'sapiosexualidad' y tiene su origen en la Grecia antigua

por Nuria Safont

Hay quien se enamora a primera vista. Pero hay personas que necesitan más tiempo. El físico no es suficiente para sentir esas mariposas en el estómago y necesitan descubrir más profundamente qué esconde esa persona bajo su cabeza para a sentirse atraídos y experimentar una mayor pasión. Estos individuos que manifiestan el amor por los demás de esta manera, además, necesitan estimularse de las cualidades del otro y disfrutan admirando el intelecto de su pareja. En psicología, a este tipo de atracción se le denomina 'sapiosexualidad'. Y no es una invención de tiempos modernos. Es un tipo de amor que ya se conocía en la Grecia antigua.

Por tanto, la próxima vez que te deje indiferente un 'cuerpo escultural', pero sientas una poderosa atracción por la cultura, los conocimientos y la manera de discernir de esa persona con la que te quieres tomar más de un café, no te sientas un 'bicho raro'. Tu forma de amar es 'sapiosexual'. 

- Relacionado: ¿Cómo saber si estoy enamorada?

Orígenes de la atracción por la intelectualidad

"La sapiosexualidad o persona sapiosexual es la persona que siente una profunda atracción por los aspectos intelectuales y morales, siendo estos la base de toda su sexualidad, el deseo, el placer y la atracción. En otras palabras; es aquella persona que siente atraída por la inteligencia de otra persona. Sin este componente de carácter intelectual no experimentan una conexión emocional que les lleva al amor o al deseo", nos explica el Dr. Javier Aparicio, experto de Mundopsicologos.com No se trata de sentirse levemente seducidos por la mente ajena. Estas personas necesitan sentirse deslumbradas por la capacidad intelectual del otro que, en general, es muy notable. 

El término se acuñó a principios de siglo XXI. Sin embargo esta tendencia viene de muchos siglos antes. Si tuviéramos que poner un nacimiento nos remontaríamos a la Antigua Grecia (1200 a. C.-146 a. C). En esta época la sexualidad era abierta y la educación sexual se realizaba en los círculos más cultos y aristocráticos. Así nos lo cuenta el Dr. Javier Aparicio quien continúa señalando que, aunque en Grecia desapareció este tipo de amor, en la Edad Media (476 d.C. – 1453) volvió, y se daba el amor cortés, es decir, un tipo de admiración por las cualidades morales de la dama y, de hecho, se evitaban los encuentros más físicos entre amantes.

- Relacionado: Los secretos de las relaciones de pareja que funcionan

La sapiosexualidad en la modernidad 

En la actualidad, la atracción y admiración tan profunda por las cualidades intelectuales del otro es común en hombres y en mujeres. En ellas es quizá algo más habitual, puesto que la sexualidad, en muchos casos, también está más ligada al plano mental. 

Por otro lado, la sapiosexualidad no es exclusiva del aspecto intelectual. Según explica Javier Aparicio, las personas que se enamoran así de otras también experimentan la pasión por el físico. Y es que, como afirma el experto, en psicología, la sexualidad es un proceso creciente en nuestra evolución individual.

La evolución de las parejas sapiosexuales 

En cuanto a las relaciones sapiosexuales el Dr. Javier Aparicio confirma que no se convertirán en diferentes cuando evolucionen y se consoliden. En general, este tipo de vínculos se convierten en relaciones clásicas de pareja, pero con un alto contenido intelectual en todo el ciclo del idilio amoroso. Suelen ser relaciones que están en una constante culturización y romantiqueo intelectual. Todo esto no quiere decir que no tengan crisis de pareja o que sean más o menos duraderas; ya que esto depende de muchos factores individuales.

Por último, muchas de estas parejas pueden experimentar un tipo placer písquico. Este está asociado a fuertes sentimientos de felicidad, alegría, buen humor y equilibrio que se producen a nivel mental. Así, como explica el especialista, en estas parejas este placer está sobreaumentado y pueden experimentar un clímax sin contacto. 

- Relacionado: Coronavirus: 10 frases de amor para resistir mejor la cuarentena 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie