Mujer comprando online

Coronavirus

Así cambiará nuestra forma de consumir tras el confinamiento

Más ahorradores, sin miedo a la compra 'online', necesitados de seguridad... La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestros hábitos y también nuestra forma de consumir

por Gtresonline

La crisis del coronavirus ha paralizado al mundo. Afortunadamente, tras dos meses 'encerrados' en nuestras casas para evitar la propagación del virus, la desescalada comienza a ser una realidad. Empezamos a ver la luz al final del túnel y, de forma escalonada, estamos comenzando a recuperar parte de nuestra actividad habitual. Sin embargo, la 'nueva normalidad' a la que ya nos estamos enfrentando nada tiene que ver con el concepto de normalidad del que disfrutábamos antes de que estallase la crisis sanitaria. Esta pandemia global que nos está tocando vivir no solo se está traduciendo en cambios de hábitos, sino también en la forma de valorar los servicios. Ante un futuro no muy lejano lleno de incertidumbre, la compañía Nielsen ha dado respuesta a una de las preguntas más repetidas entre buena parte de la población: ¿Cómo será el consumidor post-confinamiento?

VER GALERÍA

Leer: Coronavirus: qué tipo de mascarillas tengo que usar para cada situación

Mayor control del gasto

Al igual que ocurrió en la pasada crisis económica, la vuelta a la normalidad intensificará la preocupación de la gente por el control del gasto. Son muchos las personas que han visto reducidos sus ingresos o han perdido su empleo por culpa de la pandemia. Este es el principal motivo por el que, según la compañía de medición y análisis de datos, el consumidor inicia su particular desescalada con una actitud cauta y una mayor preocupación por el ahorro.

'Cooconing'

Durante casi dos meses, nuestro hogar se ha convertido en nuestro único espacio de ocio, de trabajo, de relax y hasta de entrenamiento. Según el estudio de Nielsen, este aislamiento 'forzoso' también provocará que la vertiente emocional y social del consumidor se vea más afectada. "Por un lado, veremos un comprador frágil y vulnerable, que buscará en lo cercano y en la proximidad garantías y refugio. Y refugio es en lo que está convirtiendo su hogar", explican desde la compañía. Los expertos inciden en que se intensificará la tendencia ya vista en 2019 del cocooning, "pasando más tiempo en casa, más conectado y manteniendo las distancias". El término cocooning hace alusión al deseo de refugiarnos en nuestras casas, que se convierten en nuestra 'fortaleza', provocando que cada vez socialicemos menos. 

Auge de la compra 'online'

Con el confinamiento y la imposibilidad de salir de nuestras casas, salvo estricta necesidad, hemos perdido definitivamente el miedo a comprar por Internet, una tendencia que se prolongará en el futuro. Con la crisis de la Covid-19 se han multiplicado las casas que hacen en algún momento la compra online, pasando de 450.000 a cerca de 1,1 millón de hogares. Sin embargo, según Nielsen, en ningún caso se vislumbra la posibilidad de que ceda la compra física, sino que los consumidores adoptarán ambos canales en función de la misión de compra. "Sí se prevé un aumento en la intención de adquirir por vía online ciertas categorías, sobre todo en salud y bienestar y cuidado personal, ya que llegarán al 30% los compradores en la Red de estos productos, y también en bebidas y alimentación envasada", reza el estudio.

Leer: ¿Cómo viajaremos cuando entremos en la nueva normalidad?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie