8 claves para vencer la frustración que provoca la cuarentena

8 claves para vencer la frustración que provoca la cuarentena

La inteligencia emocional ayuda a reconocer los sentimientos negativos y permite modificarlos

por Laura Bech

Uno de los sentimientos más difíciles de asimilar es el de la frustración. Es una emoción que, además, suele ir acompañada de otros que tampoco ayudan a sentirse bien como la ira, el enfado o la amargura. Por no mencionar respuestas físicas que podríamos asociar como el dolor de garganta o la sensación de cargar con un peso excesivo en la espalda. La frustración es aquello que no podemos satisfacer, lo que no hemos logrado pero anhelamos o deseamos. Es un sentimiento que conocemos desde que somos pequeños, las rabietas de los niños, esas capaces de llamar la atención de un barrio entero, no son más que la explosión como causa de una frustración. 

Leer más: Cómo aplicar la inteligencia emocional en tiempos de crisis

Cómo combatir la frustración

Como ocurre con a mayoría de los sentimientos, cuanto más conectada estés con tus emociones más sencillo será trabajarlas y gestionarlas. La frustración no escapa a ello, estas son algunas claves para sobrellevarla:

  • Detectar el problema: Con frecuencia confundimos la sensación de frustración con otros sentimientos o sobredimensionamos su presencia. “Tuve un día terrible” o “Todo me sale mal”, el primer paso para vencer este sentimiento es detectarlo y no exagerarlo. Un simple episodio frustrante no debería tener la capacidad de estropear tu día. 
  • Asumir las pequeñas frustraciones diarias: Los psicólogos aseguran que si somos conscientes de nuestras emociones descubriríamos que, cada día, está compuesto por pequeñas frustraciones. Algunas tan insignificantes que ni siquiera las percibimos. Pierdes el metro, no encuentras en el supermercado el producto que buscas o la persona especial a la que le has enviado un mensaje de whatsapp se demora en contestar. Si hiciéramos un repaso, al finalizar el día, de todo aquello que no ha salido como esperábamos, nos sorprenderíamos al descubrir que hemos pasado muchas frustraciones. Saber que estarán allí y que son parte de la vida ayuda a darles la importancia y el lugar adecuado cuando las decepciones que aparecen son significativas. Es decir, no tiene la misma envergadura sentirte decepcionada por un amigo que haber llegado tarde al trabajo. Sin embargo, si estás acostumbrada a batallar con esas pequeñas frustraciones diarias tendrás más herramientas para sobrellevar las decepciones más dolorosas.

VER GALERÍA

Leer más: 'Coaching': 9 claves para mantener la actitud positiva durante la cuarentena

  • Confiar en ti: La frustración es un sentimiento subjetivo que en ocasiones puedes compartir con otras personas. Cómo afecte en tu vida, el lugar que le darás, es una decisión individual. La confianza en uno mismo es una de las claves para evitar los reproches y culpas personales cuando algo no sale como esperabas. Confía en los motivos que te llevaron a actuar de determinada manera, en tus sentimientos y especialmente es tus habilidades para sobreponerte a este sentimiento.
  • Reconoce tus habilidades: Es momento de darle lugar a tu mejor versión, a ese aspecto de ti resiliente, capaz de sobreponerse a la adversidad y seguir luchando. Nadie mejor que tú para identificar esa cualidad y sacarla a la palestra ¿Eres creativa, tienes un sentido del humor magnífico, eres inteligente? aplica al problema una solución con mucho de eso que a ti te sobra.
  • Presume de tus herramientas emocionales: Las resiliencia, la asertividad, la flexibilidad mental o el conocimiento de ti misma son herramientas que puedes aplicar, e incluso desarrollar, durante episodios de frustración. Nos ayudan a reaccionar de una manera positiva, racional pero en concordancia con nuestros sentimientos.
  • Distinguir entre lo personal y lo que no lo es: Aprender a reconocer qué parte de esa frustración te corresponde y cuál no ayuda a sobreponerse más rápido y a que el sentimiento ocasionado sea proporcional a la parte que te toca. La cuarentena es un momento propicio para sentirnos frustrados, sin embargo, no puedes hacer mucho más que estar en casa. Es decir, aunque lo vivas como algo personal, no lo es. Lo mismo ocurre a la inversa, muchas de las frustraciones que cargas sobre los demás son una manera de canalizar aquellas situaciones que no puedes resolver.
  • Haz ejercicio físico: La actividad física es una manera potente de combatir la frustración, oxigena el cuerpo y los pensamientos. Los sentimientos negativos disminuyen y ayuda a pensar y sentir de otra manera
  • Medita: La meditación ayuda a conocerte mejor, a clarificar ideas y pensamientos y suavizar’ sentimientos negativos. La última posición en esta lista de 8 claves para sobrellevar la frustración no significa que tú también la dejes para el final. Si incorporas la meditación en tu vida como algo primordial notarás cambios inmediatos producto del autoconocimiento. 

Leer más: La diferencia entre estar preocupado y tener verdadero miedo al coronavirus

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie