blanqueamiento dental remedios caseros

Remedios caseros para blanquear tus dientes: ¿son realmente eficaces?

Los expertos nos explican que opciones como el limón o algunos aceites pueden ser contraproducentes e incluso dañar el esmalte

por hola.com

¿Quién no quiere tener una sonrisa blanca, radiante? Sin duda, presumir de sonrisa es un objetivo que todos queremos conseguir, y es que no hay que olvidar que la boca es una de nuestras mejores cartas de presentación. Pero hay que hacerlo con cabeza y, aunque hay numerosos remedios caseros que prometen conseguir este objetivo, no siempre son la mejor alternativa, en opinión de los expertos. La razón por la que recurrimos a estos remedios caseros, en opinión del odontólogo Iván Malagón, es que “para la mayoría de la gente tener unos dientes blancos es un signo de salud y belleza y, por ello, han surgido infinidad de mitos y nuevas fórmulas naturales (y no tan naturales) para conseguir blanquear los dientes sin tener que pasar por la consulta del dentista”.

Relacionado: Los 10 alimentos que más manchan tus dientes

Estos son los más comunes

-Carbón activo. El doctor Malagón nos explica que gracias a las redes sociales, este método se ha extendido por todo el mundo. Y es que nos cuenta que son muchas las gurús de la belleza y la salud con canal de Youtube e Intagram que han compartido este dudoso método. “En los vídeos y fotos animan a utilizar el carbón activo como si de una pasta de dientes de color negro se tratase y asegurando que se consigue un tono de dientes más blancos”, cuenta.

-Limón y bicarbonato de sodio. Este es otro de los remedios caseros por excelencia. Se alega que frotando los dientes con limón o vinagre se aclara su tonalidad. Pero la realidad es otra. El doctor Malagón explica que el ácido de estos alimentos puede volverse en nuestra contra y destruir el esmalte dental, lo que nos ocasionará más daño que beneficio. 

-Aceites o especias. La cúrcuma o enjuagar los dientes con aceite de coco también se han puesto de moda para lograr unos dientes blancos y sanos, pero no es así y según el doctor Malagón, no existe evidencia científica alguna que demuestre estos supuestos beneficios. La doctora Daniela Carranza, odontóloga y codirectora del Instituto Profesor Sada, nos habla en concreto del aceite de coco, que es útil en la prevención de caries, reducción de la halitosis y reduce el riesgo de gingivitis gracias a su capacidad antimicrobiana. Este producto no blanquea por sí solo, y si lo hace es cuando lo mezclamos con bicarbonato de sodio, ya que se obtiene una especie de pasta similar al dentífrico. “Esta es una práctica que también puede generar daños en el esmalte dental y no estamos a favor de la misma", concluye la doctora, que insiste en que el primer efecto que vamos a obtener es un diente “pulido” pero a la larga lo único que conseguiremos es rayar el esmalte y reducir notablemente la calidad del mismo.  

-Vinagre de manzana. Tal y como nos explica la doctora Daniela Carranza, contiene ácido acético, cuyo uso continuado puede provocar un proceso erosivo sobre la superficie del esmalte reduciendo su espesor. “No hay problema en utilizarlo en nuestras ensaladas, pero lo que no podemos hacer es enjuagues o frotar nuestros dientes con él”, nos dice.

Relacionado: Estos son todos los tipos de vinagre y sus valores nutricionales

¿Pueden ser contraproducentes?

Tal y como nos explica el doctor Iván Malagón, por desgracia, la mayoría no son nada eficaces, y lo peor de todo, es que algunos de ellos lo que hacen es empeorar nuestra salud oral. La Asociación Dental Americana (ADA) ha recogido, de hecho, los más extendidos y explicado sus peligros. Así, por ejemplo, en el caso del uso del carbón activo, la ADA desaconseja totalmente esta práctica, ya que de momento no hay evidencia científica que sustente esto y no se sabe el poder de absorción de este elemento, y al final puede resultar contraproducente. El doctor Malagón nos cuenta que si es muy corrosivo, al utilizarlo mucho se puede eliminar el esmalte y acabar con unos dientes más amarillos debido a que se expone la dentina, la capa amarillenta que recubre el esmalte dental.

Por eso, los expertos insisten en una recomendación clara: “Si se quiere lograr unos dientes más blancos lo ideal es acudir a un profesional que, en función del estado de la boca de cada persona, recomendará el mejor tratamiento con garantías”, cuenta Iván Malagón. 

Relacionado: Remedios caseros para la sensibilidad dental

¿Hay alimentos blanqueantes?

La doctora Daniela Carranza nos habla también de la existencia de alimentos blanqueantes, que califica de “leyenda urbana”. Es más, insiste en que algunos de estos "remedios caseros" pueden dañar el esmalte dental si se utilizan de forma irresponsable. Así, nos explica que la ingesta de alimentos fibrosos como el apio, manzana o zanahoria facilita que cuando este alimento entra en contacto con el diente, se desprenda cierta capa de la placa bacteriana que está depositada en la superficie dentaria. “En cierta medida 'limpian el diente', pero jamás sustituirá el efecto higiénico del cepillado dental y no hay estudios científicos que demuestren que producen ningún tipo de blanqueamiento”, nos cuenta la experta, que explica que lo que va ocurriendo no es que el diente se blanquee, sino que va reduciéndose la capa de esmalte que protege el diente con sus consecuentes efectos estéticos y puede generar la aparición de fenómenos como la hipersensibilidad dentaria.

Relacionado: ¿Estás pensando en realizarte un blanqueamiento dental? Damos respuesta a todas tus preguntas

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie