Barack Obama

¿Es cierto que el estrés provoca canas? La ciencia dice sí y explica por qué

Los investigadores de la Universidad de Harvard han resuelto el enigma de la pérdida de pigmentación del cabello y han explicado los motivos de este fenómeno

por Gtresonline

Dolores de cabeza frecuentes, tensión muscular, cambios drásticos de peso, cansancio excesivo… Son muchas las consecuencias físicas y psicológicas que produce el estrés, un trastorno bastante común en la sociedad actual. Otro de los síntomas que se asocia a los episodios estresantes es la aparición de las temidas canas. Basta con ver las imágenes de Barack Obama del antes y el después de asumir la presidencia de los Estados Unidos o, en nuestro país, la transformación que ha experimentado Pedro Sánchez en los últimos años. No obstante, a pesar de ser algo frecuente, hasta la fecha no había ninguna validación científica de la pérdida de pigmentación derivada del estrés. Afortunadamente, los investigadores de la Universidad de Harvard han resuelto el enigma y han explicado los motivos de este fenómeno.

VER GALERÍA

Leer: Cómo evitar la producción de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés

El estrés favorece la activación de los nervios simpáticos

Los científicos de la Universidad de Harvard, liderados por la investigadora de biología regenerativa Ya-Chieh Hsu, han realizado un estudio en ratones con el que han obtenido una evidencia empírica de la relación entre el estrés y el envejecimiento acelerado del cabello, además de aportar información esencial para la investigación del envejecimiento celular. Para ello, han analizado el vínculo que existe entre el sistema nervioso y las células madre que regeneran el pigmento del folículo piloso, una pequeña glándula cuya principal función es la de producir pelo y regular los ciclos de producción del mismo.

Los investigadores se centraron en el sistema nervioso simpático, cuya acción principal está relacionada con una respuesta de lucha o huida ante estímulos externos que puedan poner en peligro al organismo. Los roedores fueron expuestos al estrés físico o psicológico y mostraron una reducción en el número de células madre de los melanocitos en cuestión de días, las células que colorean el cabello, así como un encanecimiento del pelo más rápido. Este no es el primer estudio que demuestra que la pérdida de pigmento en el cabello se debe al agotamiento de células madre de los melanocitos, pero se desconocía que este efecto estuviera impulsado por la activación del sistema nervioso simpático.

Antes de llegar a esta conclusión, los investigadores descartaron otras hipótesis, como que las canas fueran causadas por ataques inmunológicos u hormonas relacionadas con el estrés como el cortisol. "Cuando comenzamos, obviamente esperaba que el estrés fuera malo para el cuerpo. Pero su impacto negativo fue más allá de lo que imaginé", subraya Hsu, líder del novedoso estudio publicado en Natura. "Esta es la primera vez que tenemos evidencia definitiva de la relación entre estrés y encanecimiento del cabello. Además, pudimos identificar cómo ocurre este proceso", continúa la experta.

"Queríamos entender cómo el estrés conduce a cambios en diversos tejidos, y la pigmentación del cabello es un sistema accesible y manejable para empezar. Entender cómo cambian nuestros tejidos bajo el estrés es el primer paso hacia una intervención terapéutica para detener o revertir este impacto negativo", indica la investigadora de biología regenerativa, cuyos hallazgos pueden sentar las bases de futuros estudios y análisis que busquen modificar o bloquear los efectos dañinos del estrés.

Leer: La receta para vivir más y mejor podría estar en los libros, los museos y la música

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie