epoc

¿Tienes tos? Con esta sencilla prueba puedes averiguar si es por EPOC

En el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, recordamos cuáles son las señales de alarma para que puedas acudir al médico y que te realice una sencilla prueba de diagnóstico

por Nuria Safont

No todas las toses son por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Pero la tos sí es uno de los síntomas que pueden ponerte en alerta. "Cualquier persona fumadora, sea hombre o mujer, de más de 35 años, que tiene tos debe consultar con un neumólogo. Mediante una prueba muy sencilla, la espirometría, se puede averiguar si se padece esta enfermedad respiratoria grave", indica el doctor Carlos A. Jiménez-Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

El experto recuerda que la detección precoz es fundamental para cambiar el curso de esta patología pulmonar. "Además de dejar de fumar, un tratamiento muy sencillo a base de inhaladores evita que evolucione. De lo contrario, la EPOC avanza de forma silente hasta que ya es demasiado tarde para curarla", alerta. Por ello, insiste en reconocer los síntomas que, al igual que la tos, se pueden identificar cláramente.

- Relacionado: La EPOC afecta a más mujeres y causa más problemas

¿Qué es la EPOC?

La EPOC es una de las enfermedades respiratorias más prevalentes, con la mayor morbilidad (enfermedades asociadas) y mortalidad en todo el mundo. Es la tercera causa de muerte, solo detrás de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, y afecta aproximadamente al 10% de la población adulta en los países desarrollados. Sin embargo, no todo el mundo que sufre esta patología lo sabe. De hecho, advierten los expertos, casi un 70% de los afectados no están diagnosticados.

Según Javier Palicio, neumólogo y presidente de la Federación Española de Asociaciones de pacientes alérgicos y con enfermedades respiratorias (FEANER) este dato se produce porque “los pacientes que tienen síntomas de EPOC no lo consultan al médico puesto que consideran que es algo propio de la edad, del tabaco, etc. Cuando el paciente llega al médico siempre es tarde". 

- Relacionado: E.P.O.C. La enfermedad de los fumadores

Síntomas de la EPOC

Además de la tos, hay otros síntomas de esta enfermedad: 

  • Expectoración
  • Disnea o falta de aire
  • Sensación de opresión en el pecho

Por ello, si se sufren estos síntomas, tanto de forma leve como moderada, hay que ir al médico. Incluso si no se es fumador. Y es que, pese a que el tabaco es el responsable del 80% de los casos, la contaminación también la puede producir. No solo la ambiental. La que se produce en algunos trabajos (mineros, agentes de tráfico, soldadores, etc) o la del propio hogar (por la inhalación de gases tóxicos como los procedentes de las cocinas de carbón) también es culpable de los casos de EPOC en el mundo.

De hecho, en algunas zonas del mundo, donde es común el uso de cocinas o estufas de carbón con poca ventilación, los índices de EPOC aumentan. De ahí que existan iniciativas como la promovida por SEPAR y Chiesi España, que se unen en el 'Proyecto Chaco' para mejorar la calidad de vida de los pacientes con patología respiratoria, ampliar la formación de los profesionales y concienciar sobre salud respiratoria en Tres Isletas (Chaco-Argentina). 

- Relacionado: Dejar de fumar: los beneficios que notarás de inmediato

VER GALERÍA

 

Espirometría; barata, rápida y eficaz

El diagnóstico temprano de la EPOC es fundamental para que la enfermedad no progrese y se pueda tratar de forma precoz. De esta manera,  se puede evitar el deterioro de la salud, que merma considerablemente la calidad de vida del paciente. Afortunadamente, una prueba sencilla, barata, rápida y muy eficaz puede evitar que esto se produzca.

Se denomina espirometría y consiste en soplar en un aparato manual. Esta prueba advierte al especialista si hay cierta obstrucción del flujo aéreo. Si existe, el neumólogo determinará la realización de otros estudios para confirmar el diagnóstico. 

Cómo prevenir la EPOC 

Pero sin duda, lo que es más importante en la lucha contra la EPOC es la prevención. Dado que se conocen cuáles son los factores de riesgo, se sabe cómo se puede prevenir: no exponerse a ellos. En este sentido, dejar de fumar o no hacerlo nunca es la principal medida para detener esta enfermedad.

También es importante limitar la exposición a ambientes contaminados. Así como cuidar la dieta, hacer ejercicio físico para mantener un buen sistema inmunológico. Por último, la vacunación de la gripe o la neumocócita, en poblaciones de riesgo, pueden ayudar a combatirla. 

- Relacionado: Así funciona 'Champix', el medicamento que te ayudará a dejar de fumar

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie