Así es una alimentación equilibrada de un perro menor de un año

Así es una alimentación equilibrada de un perro menor de un año

En ocasiones los perros llegan a nuestra casa siendo aún cachorros, cuando todavía no comen alimentos sólidos, y el pienso no es, para nada, la comida que pueden tomar.

por Cristina Soria

Parece que cuando hablamos de cómo alimentar a nuestros perros lo hacemos siempre pensando en un perro adulto. Pero lo cierto es que la alimentación de nuestras mascotas evoluciona según van creciendo, y durante su primer año de vida es fundamental atender a esos cambios. Por eso si tenemos un cachorro en casa, debemos seguir las indicaciones del veterinario y tener algunas cosas en cuenta a la hora de que coma.

Como mamíferos que son, los cachorros de perro se alimentan al nacer exclusivamente de la leche materna, y así continúan durante las tres primeras semanas. Si los cachorros han tenido que separarse de la madre en este periodo hay que seguir dándoles leche, en este caso artificial, con la ayuda de un biberón. La leche que hay que administrar en este caso siempre ha de estar prescrita por un veterinario, y no hemos de caer en el error de darle leche de vaca a un cachorro de perro, ya que el alto contenido en lactosa de esta podría causarle una alergia alimentaria.

Una vez que el cachorro ha cumplido las tres semanas de vida llega el momento de introducir en su dieta, de manera progresiva, el alimento sólido. 

Leer: Si tienes una mascota, debes saber qué productos habituales son veneno para ellos

Cómo se introducen los sólidos en la alimentación del cachorro

Aunque pasadas las tres semanas podamos empezar a introducir alimentos sólidos, el cachorro no debería destetarse hasta los dos meses de vida, aproximadamente. Solo entonces cuenta ya con los dientes de leche, que perderá más tarde, y puede empezar a masticar.

VER GALERÍA

En este mes de transición, por lo tanto, hay que ofrecerle a nuestro perro un alimento que sea capaz de digerir con facilidad. La mejor opción es elaborar una papilla de manera manual, que le resulte digestible y fácil de masticar.

La forma de hacer esta papilla es mezclando pienso con leche artificial o agua, hasta conseguir una textura fina. También es importante que no esté ni demasiado fría, ni demasiado caliente, para que le resulte apetecible y la coma sin dificultad.

La cantidad de pienso que le demos al cachorro en esta etapa va a depender de su tamaño, su raza, y de sus propias necesidades individuales. En cualquier caso, lo mejor es ofrecerle pequeñas tomas varias veces al día (entre 4 y 6).

Durante esta etapa son frecuentes las diarreas, por eso es importante elegir piensos de calidad e introducir la comida de manera gradual, además de repartir las papillas, como hemos dicho, en diferentes tomas para evitar que su estómago se hinche.

Leer: Popeye, el perrito 'foodie' que enamora en Instagram

El paso definitivo al pienso

Una vez que dejamos atrás las papillas y la leche materna, en torno a los dos meses de edad, tenemos que tener claro que la elección del pienso es muy importante, ya que una buena alimentación durante su crecimiento le evitará a nuestro cachorro futuros problemas de salud. Seguir los parámetros que nos marque el veterinario, atendiendo a su raza y a sus fases de crecimiento, junto con la elección de un pienso de calidad son las claves darle una buena alimentación a nuestro perro.

VER GALERÍA

Los cachorros crecen muy deprisa, y es importante que estén bien alimentados y en los tiempos adecuados para que puedan desarrollarse con las mejores condiciones que les podamos ofrecer. 

A partir del año nuestro perro podrá tomar pienso de adulto y, de nuevo, será el veterinario quien nos marque qué tipo de pienso es el que más le conviene.

Leer: Qué puedes hacer para evitar que tu mascota engorde

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie