mujer cuentas

Lo que el 'coaching' financiero puede hacer por tu dinero

Si te gustaría tener un mayor control de tus finanzas, organizar tus ahorros y marcarte un plan de acción, descubre cómo el 'coaching' puede ayudarte

por Gtresonline

Nutricional, empresarial, enfocado al crecimiento personal… el coaching, que nació como disciplina en el terreno deportivo a mediados de los 70, abarca hoy un campo amplísimo en el que todo parece susceptible de mejorarse con la ayuda de un coach. No en vano, atendiendo a la raíz de la palabra, se trata de un 'entrenador' que te guía en un proceso con el fin de alcanzar unos objetivos concretos, y eso es algo que puede aplicarse a cualquier faceta, también la económica. No hace falta tener acciones, muchos ahorros ni un gran sueldo para contar con los servicios de un experto en coaching financiero, pues puede que, por el contrario, se necesite porque no se llega bien a fin de mes o no se tiene capacidad de ahorro.

Esta figura se adapta a una situación económica concreta, sea cual sea, con el fin de guiar en un proceso de educación financiera. Esta es la gran diferencia con respecto al asesor tradicional, quien aplica sus conocimientos para encontrar las mejores maneras de invertir el dinero, pero no aplica un valor educativo y de acompañamiento. Un coach te ayudará a modificar tu relación y tu comportamiento con respecto al dinero. Un plan de aprendizaje a largo plazo.

Fíjate un plan de acción

Uno de los aspectos más importantes en cualquier proceso de coaching es el establecimiento de metas. El cumplimiento de estos objetivos será la base motivacional del proceso, cuyas estrategias y acciones estarán dirigidas a estos fines últimos. ¿Quieres comprar una casa? ¿Organizarte mejor para no llegar tan apurado a final de mes? ¿Empezar a ahorrar pero no sabes ni cómo ni cuánto? Un experto puede ayudarte a fijar metas alcanzables y te acompaña en el proceso, aunque la parte activa es tu responsabilidad, otra de las grandes diferencias con respecto a un asesor financiero.

VER GALERÍA

¿Por dónde empezar?

Lo primero es hacer un mapa de la situación actual, ya no solo financiera sino también personal y social. Saber cuánto ganas pero también cuánto gastas y en qué, si tienes deudas, cuáles son tus hábitos económicos… También definir todo lo que tiene que ver con el ahorro: cuánto ahorras, qué método empleas o en qué lo inviertes, por ejemplo. Este planteamiento te permitirá tener una visión global de tus finanzas y saber qué movimientos son los más adecuados para alcanzar los objetivos definidos. También saber si los deseos se corresponden con una realidad posible o qué plazo es necesario para su consecución.

El 'coaching' financiero puede ayudarte a mejorar la organización de tu dinero, tener un control de tus gastos, tomar decisiones en materia de inversión, resolver problemas económicos o establecer una planificación de ahorro.

Pon pasión en tus ahorros

Es fundamental generar un vínculo emocional con el dinero que ahorras, pues es la clave para que el proceso sea un éxito. Después de analizar la situación económica podrás ver y decidir qué cantidad puedes destinar al ahorro, dónde puedes recortar gastos o por dónde se te escapa el sueldo sin darte cuenta. Asimismo, te permitirá adelantarte a los errores que hayas podido cometer en el pasado y establecer prioridades de compra según las proyecciones de ganancias que tengas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie