vacaciones-playa

Bienestar

Relájate y sigue estos consejos para desconectar (de verdad) durante las vacaciones

El descanso estival debe servir para dejar a un lado la rutina y llenarnos de energía para afrontar el nuevo curso

por hola.com

Después de un duro año de trabajo, por fin llegan las ansiadas vacaciones de verano, una esperada recompensa a muchos meses de esfuerzo. Por delante quedan varios días o semanas de descanso que, sin embargo, no todos saben bien cómo aprovechar. Muchas personas viven tan centradas en sus obligaciones del día a día que, al llegar el momento de parar, no saben bien como hacerlo y no son capaces de desconectar de la rutina laboral. No es cuestión de distancia. Para saber aislarse adecuadamente no hace falta desplazarse miles de kilómetros ni viajar a un destino exótico o recóndito. Seas o no de los afortunados que ponen rumbo a la playa o a cualquier otro lugar, debes saber que para recargar la pilas adecuadamente y llenarte de energía para la vuelta tan solo has de seguir estos sencillos consejos.

Lee: Dime cuál es tu signo y te diré cuál es tu escapada de verano

Desconexión digital

Apaga el ordenador y desconecta el teléfono del trabajo según acabe tu último día de antes de las vacaciones. La tecnología está para ayudarte, pero no debes permitir que se convierta en una atadura ni una obligación durante tus días de descanso, de modo que no contestes llamadas ni ningún correo electrónico. Lo mismo sucede con tu móvil personal; puedes hacer alguna consulta puntual para mantenerte informado o leer algún mensaje de WhatsApp, aunque sin dejar que una pantalla te absorba y monopolice todo tu tiempo. Asimismo, intenta no dejar ninguna tarea pendiente para que no puedas caer en la tentación de retomarla ni dar vueltas a aquello que dejaste a medias.

VER GALERÍA

Deja las preocupaciones del trabajo en casa

Olvídate de todos aquellos asuntos que puedan esperar hasta la vuelta para ser resueltos. Aquel informe que dejaste a medias o una conversación pendiente con tu jefe son asuntos que no puedes atender de manera inmediata de modo que déjalos a un lado hasta que regreses a la oficina. Liberarte de ese tipo de preocupaciones no inmediatas te quitará un gran peso de encima y hará que tu cabeza pueda desconectar por unos días del trabajo.

Aprovecha para hacer cosas distintas

Emplea el tiempo libre para realizar actividades que te gusten y no suelas realizar con la asiduidad que te gustaría el resto del año. Retoma la lectura, ve una serie, haz excursiones al aire libre, haz deporte o pon en práctica alguna afición que puedas realizar en familia, como hacer un puzle, algo que mantendrá tu cabeza ocupada y alejada del trabajo.

No te pongas horarios

Libérate de la rutina y olvida el reloj en medida de lo posible. Después de largos meses sujetos a horarios estrictos, conviene relajarse y dejar a un lado las prisas. Estar siempre corriendo de un lado a otro genera un gran estrés mental, de modo que no madrugues y baja el ritmo para que puedas relajarte y disfrutar de todo aquello que no puedes hacer el resto del año, como levantarte tarde, alargar las sobremesas o disfrutar de un paseo nocturno.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie