¿Puedo tomar algo para la tensión baja y no marearme?

Falta de tono vital, sensación de frío o mareos posturales son algunos de los síntomas de la tensión baja. Te explicamos si vas a necesitar tratamiento para subirla

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

Para subir la tensión, puedes tomar algunos alimentos y bebidas y seguir algunos consejos médicos para que no sea un condicionante en el día a día. Sin embargo, no hay que olvidar que esta situación no suele ser un problema y que, en general, no hay que adoptar medidas especiales. 

Contrariamente a la hipertensión, un signo de alarma y causa de importantes enfermedades, por lo que debe ser controlada por un médico, la hipotensión no perjudica la salud (hasta ciertos límites) y no suele ser causa de control ni tratamiento médico. Es más, suele considerarse un 'seguro de vida'. 

- Relacionado: 5 indicios de que hay que beber agua

¿Qué es la tensión arterial?

La tensión arterial se puede definir como la presión a la que circula la sangre por las arterias y, por tanto, la fuerza que ejerce sobre sus paredes. Las cifras normales  de tensión arterial en un adulto normal son de:

  • Tensión sistólica o máxima: 12 mm
  • Tensión diastolica o minima: 8 mm

Por encima de 14 mm en la máxima y de 9,5 en la mínima se consideran cifras de hipertension arterial.

Por debajo de 10 mm en la máxima y de 6 mm en la mínima se consideran cifras de hipotensión arterial.

VER GALERÍA

 

¿Qué síntomas tiene la hipotensión arterial?

Si bien es cierto que tener la tensión baja es mucho mejor que tenerla alta, la hipotensión arterial que genera síntomas y produce molestias no deja de ser una alteración de la salud, a veces importante, y por tanto se debe beneficiar de los consejos, la prevención y el tratamiento de los médicos.

Estos síntomas de los que hablamos pueden ser la falta de tono vital, la sensación de frío, los mareos posturales, la tendencia al sopor y la debilidad. De hecho, son las quejas de muchos pacientes y, la mayoría de ellos, mejoran notablemente cuando la tensión arterial se estabiliza en cifras normales.

Existen dos tipos bien diferenciados de hipotensión arterial: la aguda y la crónica.

Hipotensión aguda

Es aquella que se presenta de forma aguda como consecuencia de alteraciones orgánicas, generalmente graves, y que cuando es intensa da lugar a un choque o estado de shock. Las alteraciones que dan lugar a la hipotensión aguda son:

  • Hipovolemia: por hemorragia aguda, deshidratación, quemaduras, etc.
  • Origen cardiogénico: por infarto o arritmias.
  • Inducida por fármacos: sobre todo sedantes e hipotensores
  • Infecciones: sobre todo en las sepsis (infección en la sangre)

En todas ellas se produce una reducción del volumen sanguíneo, una disminución del gasto cardíaco o ambas a la vez.

Hipotensión crónica

Los pacientes que se quejan de hipotensión crónica tienen síntomas derivados de una disminución del riego en el cerebro, en el corazón, en los músculos y en otros órganos. Las causas orgánicas que pueden dar lugar a hipotensión crónica son:

  • Enfermedades cardíacas
  • Enfermedades endocrinas como la diabetes 
  • Desnutrición
  • Algunas enfermedades neurológicas

La causa de hipotensión crónica más frecuente es la denominada hipotensión ortostática idiopática en la cual el paciente tiene tendencia al mareo o a la lipotimia al cambiar de postura o al ponerse de pie de forma rápida.

- Relacionado: Los síntomas del ictus menos conocidos

¿Hay tratamiento para la tensión baja?

No suele ser necesario, pues la hipotensión no suele generar síntomas. Cuando da lugar a ellos lo correcto es tratar la causa o la enfermedad que la genera y la produce, controlando el origen del problema. Las medidas preventivas de higiene como ejercicio físico adaptado a la edad, mantener el control del peso y una alimentación adecuada son factores que ayudan a tener la tensión en cifras normales.

Así, lo que podemos hacer para subirla es mantenerse bien hidratado, recurrir a la cafeína del té o del café (pero sin abusar), comer abundantes frutas y verduras y alimentos ricos en agua (sobre todo en verano) son medidas que nos ayudarán a normalizar la tensión arterial. Por último, caminar a la sombra, levantarse despacio de la cama o de la silla y no hacer cambios bruscos de postura evitarán las lipotimias o los mareos posturales.

- Relacionado: Los alimentos con más agua 

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie