Errores que cometemos al hacer deporte

Errores que cometemos al hacer deporte

Evita lesiones y dolores musculares cuando practicas deporte, especialmente cuando te sientes muy motivada para ponerte en forma y sobrepasas algunos límites.

por Cristina Soria

Tanto si estás empezando a practicar algún tipo de deporte, como si ya te consideras una experta en el gimnasio, es posible que estés cometiendo alguno de los siguientes errores sin saberlo. Y es que en el deporte, como en todas las cosas de la vida, siempre hay algo nuevo que aprender.

No dejarnos asesorar

Cuando aprendemos a realizar una rutina de ejercicios, es muy importante la supervisión directa de un profesional cualificado, es decir, de un entrenador del gimnasio o bien de uno personal. La razón es que podemos ejecutar mal los ejercicios y causarnos todo tipo de lesiones. Este es uno de los mayores riesgos que supone la proliferación de tutoriales en internet, ya que aunque plantean ejercicios adecuados, si los realizamos en casa por nuestra cuenta, no hay nadie a nuestro lado para corregirnos cuando sea necesario. Incluso es posible que entrenemos más de la cuenta, ya que somos nosotras quienes tenemos que decidir cuánto deberíamos ejercitarnos. Y en un exceso de motivación podríamos llegar incluso a lesionarnos.

Leer: Cuidado con las lesiones si haces pilates en grupo

No trabajar todos los grupos musculares

Los grupos musculares de nuestro cuerpo son dos. Por un lado están los músculos  grandes, como los cuádriceps, femorales, hombros, espalda y zona pectoral; y por otro los músculos pequeños, es decir, bíceps, tríceps, trapecio, antebrazo, abductores y abdominales. 

VER GALERÍA

Si tu objetivo es conseguir un cuerpo equilibrado y armonioso, debes trabajar ambos grupos musculares por igual, alternando entre unos músculos y otros, para dejar que cada uno de ellos descanse entre un entrenamiento y otro. Si no lo haces así, y solo te centras en tus abdominales o en tus glúteos, el resultado será un cuerpo descompensado, alejado seguramente de los objetivos que te habías marcado.

Entrenar todos los días

Es muy habitual no saber cuánto tiempo y cuántos días a la semana tenemos que dedicarle al entrenamiento. Eso provoca que, en ocasiones, queramos entrenar todos los días, algo que no nos llevará a conseguir mejores resultados. Con 3 o 4 días a la semana es suficiente para mantenerse en forma y alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto conseguir. Si estás muy habituada a entrenar, puedes hacerlo hasta 5 días a la semana, pero no pases de ahí porque tu musculatura necesita descansar. Pero recuerda: 3 días a la semana son suficientes y no por mucho entrenamiento vas conseguir mejores resultados.

Leer: Esta es la ropa que debes usar según el deporte que practiques

Motivarte demasiado

Una cosa es que sientas que te esfuerzas, y otra muy diferente es que sientas dolor. Si no quieres acabar en la consulta del fisioterapeuta cada dos por tres, evita coger más peso del que de verdad puedes soportar, y olvídate de hacer repeticiones hasta el fallo. Esto último quiere decir realizar repeticiones hasta que el músculo no consigue moverse (es decir, falla). Se trata de un modo de entrenar muy habitual, que no consigue que el músculo trabaje más, porque en realidad lo que hace es agonizar.

Elige siempre el peso adecuado para ti y realiza series en las que notes cómo tu músculo trabaja, pero en las que no llegues a agotarte.

Abrigarte mucho para hacer 'running'

Si te abrigas demasiado a la hora de salir a correr lo más probable es que empieces a sudar enseguida. Esto te hará sentir incómoda y, además, puede causarte deshidratación. Del mismo modo que si llueve y quieres corres, es mejor que los hagas sin chubasquero porque, al igual que la ropa de abrigo, te puede hacer sudar hasta que te deshidrates. Es preferible que te hagas con el equipo adecuado si eres corredora habitual, para que puedas protegerte del frío y de la lluvia sin correr riesgos.

Leer: ¿Eres deportista? Aprende cómo mantener una correcta hidratación

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie