Superar una ruptura amorosa también en las redes sociales

Superar una ruptura amorosa también en las redes sociales

Romper con una pareja ya no es lo que era hace unos años. Ahora es necesario que tu relación también acabe en las redes sociales.

por Cristina Soria

A día de hoy romper una relación es más complejo que dejar de verse o de convivir en la misma casa. Gracias a las redes sociales vivimos en un mundo que nos permite estar conectados de manera constante con infinidad de personas, pero que también complica las rupturas amorosas. Las redes sociales pueden convertirse en una auténtica tortura cuando una relación termina, y es importante saber manejarlas.

¿Debo dejar de seguirle en las redes?

Es cierto que cada relación es un mundo, y que no todas las rupturas se dan por los mismos motivos. Es posible que dos personas se separen y sean capaces de mantener una buena relación de amistad que les permita mantener el contacto en redes sociales. Pero lo cierto es que la mayoría de las rupturas exigen poner tierra de por medio para que las podamos superar lo antes posible, y a la hora de pasar página tener la opción de conocer todos los movimientos de tu ex puede ser un obstáculo para conseguirlo. Si quieres mantenerle en redes para no mostrarte dolida de manera pública, o porque aún te cuesta desprenderte del todo de él, sí es importante que sigas algunos consejos. Sabemos que no es fácil con todo el torbellino de emociones y pensamientos que genera una ruptura, pero una actitud de distancia acabará por hacerte las cosas más fáciles.

Leer: Un inquietante capítulo de la serie Black Mirror se hace realidad en China

No busques sus fotos en redes sociales

Cuesta resistirse a la tentación de seguirle la pista a través de sus fotos, ya sea a través de las cuentas de amigos en común o de la suya propia. Las redes te ofrecen ser espectadora de su nueva vida sin que nadie se dé cuenta, pero no te beneficia en absoluto. Y sentimos decirte que no hay ningún motivo para ver qué ha hecho el fin de semana o con quién ha salido a cenar que no sea hacerte daño o impedir que avances en tu separación. 

VER GALERÍA

En primer lugar, cualquier nuevo dato que tengas de él a través de una foto te va plantear un montón de preguntas de todo tipo para las que no vas a tener ninguna respuesta. Además, si publica fotos en las que se le ve pasándolo bien (sea o no verdad), inevitablemente vas a comparar su situación con la tuya, que puede que no sea tan buena, o vas a pensar que esas son las cosas que hacías antes con él. Y nada de esto te va a hacer ningún bien.

Leer: Aprende a afrontar los cambios de tu vida

No comentes sus publicaciones ni le des al “like”

Cuando se rompe una relación y se establece tomar una determinada distancia, esto también implica hacerlo en las redes sociales. Que tú opines a golpe de click si te gusta, te encanta o te enfada lo que hace con su vida no le interesa ni a él, ni a todas las personas que tienen acceso a esa información. Si lo haces le estás ofreciendo una información que puede resultar confusa y que puede dar una imagen de ti que no te beneficia, en la que aparecer demasiado pendiente de él y sin una vida que te llene lo suficiente. Puede que así sea de momento, pero esa información no es la quieres que él tenga. Puede que en poco tiempo recuperéis la amistad y podáis comunicaros a través de redes sin crearos confusión. Pero de momento es mejor no hacerlo.

Elimina sus fotos en tus propias redes

Las fotos de tu ex que conservas en tus redes son un álbum lleno de recuerdos que pueden resultar demasiado dolorosos para tenerlos tan a mano siempre. Esas fotos te harán sentir un carrusel de emociones que pueden ir de la tristeza a la ira. Eliminar su huella digital en tu vida es tan importante como que quites sus fotos del salón de casa: es difícil, pero hay que hacerlo. Solo eliminando los nexos podrás tomar conciencia de que ya no forma parte de tu vida y, a partir de ahí, rehacerla como te mereces.

Leer: Por qué necesitas una ‘dieta digital’

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie