dia-mundial-corazon

Día Mundial Corazón

La forma de practicar un masaje cardiaco que puede salvar vidas

Saber practicar una maniobra de reanimación cardiopulmonar a una persona que sufre un paro cardiaco puede salvarle la vida. Te mostramos un vídeo en el que se explica cómo realizarlo al ritmo de la 'Macarena'

por Nuria Safont

La muerte súbita, por paro cardiaco, es una de las causas más frecuentes de muerte en los países desarrollados. En España, se producen alrededor de 30.000 casos cada año (más de 82 cada día), y se estima que las posibilidades de sobrevivir sin secuelas a una parada extrahospitalaria oscilan del 5 al 11%. La reanimación cardiopulmonar o masaje cardiaco podría salvar vidas. Sin embargo, solamente el 3% de la población española sabría realizarlo, mientras que en países del norte de Europa, el 30% de la población podría practicarlo. Lo ideal, sería inscribirse en un curso de primeros auxilios. Pero si no lo hemos hecho, y nos encontramos en una situación de emergencia, hay que saber actuar y hacerlo con decisión y rápidamente. Con motivo del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre, te explicamos cómo hacer este masaje cardiaco y cuándo. 

- Relacionado: La peligrosa moda del ejercicio de alta intensidad 

¿Es lo mismo paro cardiaco que infarto?

No. Los dos son afecciones del corazón, pero no son lo mismo. El infarto se define como la necrosis -o muerte de las células- del corazón debido a falta de riego sanguíneo debido a una obstrucción o estenosis (estrechez) de una arteria. El corazón no recibe el alimento suficiente (oxígeno) y sus células se van muriendo. Las causas de la obstrucción pueden ser un coágulo de sangre o la aterosclerosis, depósitos de grasa en las paredes de las arterias. El tapón que se forma hace que el corazón no lata de forma regular y que se produzcan arritmias.

- Relacionado: ¿Por qué hay más infartos en Navidad?

Los principales síntomas del infarto son: dolor en el pecho, sobre todo si es con sensación de opresión o quemazón, asociado a malestar o fatiga, que a veces se acompaña de dolor en los brazos y/o en la parte anterior del cuello o la mandíbula o, también, dolor o ardor estomacal. “La intensidad del dolor no tiene que ser muy alta necesariamente. Asismismo, se asocia a un cambio a peor en el estado general, con sudores, náuseas y sensación de gravedad percibida por el paciente. Todo esto puede ser de duración variable, pero lo que hay que tener en cuenta es que aunque el dolor ceda en unos minutos, eso no significa que sea poco grave”, alerta el doctor doctor Julio Osende, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario HM Sanchinarro. 

Si se manifiestan estos síntomas, hay que parar de realizar cualquier actividad física, sentarse y organizar un traslado a un servicio de urgencias para poder ser valorado. “Es mejor contactar inmediatamente con un servicio de Urgencias y contar lo percibido, para poder organizar la asistencia. No es recomendable organizar el traslado por cuenta propia, lo mejor es calmarse y solicitar la ayuda urgente”, indica el especialista del Hospital Universitario HM Sanchinarro. 

La muerte súbita, por su parte, y según explica la FEC, es la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado. En la mayoría de los casos de muerte súbita en gente joven, la causa es una anomalía cardiaca que hace que el corazón pierda ritmo y se produzcan arritmias. Cuando esto sucede se denomina fibrilación ventricular. Debido a ello, el paciente pierde pulso, la consciencia, la capacidad para respirar y se produce el fallecimiento de forma repentina, si no recibe asistencia inmediata. En este sentido, las maniobras de reanimación cardiopulmonar y el uso de un desfibrilador pueden hacer que la arritmia desaparezca y 'reanimar' el corazón. 

- Relacionado: ¿Sirve la aspirina para prevenir el infarto?

¿Dónde encontrar un desfibrilador? 

Cada comunidad autónoma tiene una normativa distinta en materia de cardioprotección. Pero España se sitúa a la cola de Europa en cuanto a número de desfibriladores. Concretamente hay 3 desfibriladores por cada 10.000 habitantes: “Unas ocho veces menos que países como Francia o Alemania y 10 veces menos que países como Suecia, Dinamarca o Reino Unido”, tal y como apunta el doctor Ignacio Fernández Lozano, responsable del proyecto SEC-PCR de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). “Pero el problema no es solo que haya pocos desfibriladores, sino que además no sabemos exactamente dónde están ubicados los que hay instalados”, apunta el especialista en cardiología.

En este se ha creado una aplicación, Ariadna, disponible para dispositivos iOS y Android, que puede ayudar a salvar vidas.  Esta iniciativa, llevada a cabo por la SEC y la FEC, se basa en un mapa colaborativo de desfibriladores en España. Para acceder a ella, el usuario puede registrarse como ‘rastreador’ o como ‘colaborador’.

Los ‘rastreadores’ pueden indicar la ubicación de desfibriladores, tanto en espacios públicos como privados. Y pueden, incluso, completar la geolocalización con fotografías del lugar para que sea más fácil ubicar el dispositivo. Del mismo modo, también podrán validar los DEA que hayan sido dados de alta previamente en la aplicación. Ariadna está gamificada, por lo que los usuarios que más contribuyan al desarrollo del mapa de desfibriladores recibirán medallas simbólicas como premio. 

Sin embargo, y tal como recuerda el doctor Carlos Macaya, presidente de la FEC, “el desfibrilador es un dispositivo complementario a las maniobras de RCP” y, por eso, asegura: “más necesario que localizar los desfibriladores es promover y poner en valor la educación de la población en maniobras de reanimación cardiopulmonar”.

- Relacionado: ¿Sabes cómo cuidar tu corazón?

Aunque nunca se hayan realizado maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), "es mejor actuar que no hacerlo. Y es que se calcula que cuando una persona sufre un paro cardiaco, sus posibilidades de supervivencia disminuyen un 10% cada minuto si nadie actúa", señala el doctor Ignacio Fernández Lozano, responsable del proyecto SEC-PCR de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). En este sentido, un estudio llevado a cabo por un equipo de médicos e investigadores del Hospital Clínic, de la Universidad de Barcelona (UB) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), "constató que seguir el ritmo de La Macarena mejora la calidad de las compresiones en la reanimación cardiopulmonar (100-120 por minuto)", confirma el especialista de la SEC. 

En este vídeo, promovido por la Asociación de Enfermos Cardiacos de Écija y emitido por el canal de la televisión de Écija, podrás ver cómo practicar la reanimación cardiovascular al ritmo de la famosa canción de la 'Macarena'. 

Recuerda:

  • Primero, comprueba si la persona está consciente y si respira.
  • Si no respira, llama al 112. Practica las maniobras de RCP (100-120 compresiones por minuto sobre el esternón).
  • Pide a una tercera persona que localice el desfibrilador más cercano.
  • Sigue las instrucciones del desfibrilador para aplicar las descargas.
  • Continua  con las maniobras de RCP hasta que llegue la ambulancia. 

- Relacionado: ¿Sabrías reconocer un problema de corazón?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie