Por qué se produce la hinchazón abdominal

Por qué se produce la hinchazón abdominal

El hinchazón de vientre, o distensión abdominal, es un problema muy común que afecta a muchas personas, y que puede estar provocado por ciertos hábitos alimenticios o por una dieta inadecuada, aunque también influyen otros factores.

por Cristina Soria

Es importante conocer las posibles causas que nos producen esta hinchazón y saber qué hábitos nos ayudarán a reducirla, sin olvidar el papel fundamental que juega la dieta en este asunto. Y es que una dieta adecuada es imprescindible para combatir la inflamación abdominal y lucir un vientre plano, y hay ciertos alimentos que, lejos de evitarla, la provocan. Por ejemplo, si tomamos un exceso de fibra o de sal, o consumimos refrescos con gas. Pero, como hemos dicho, existen otras causas.

- Leer: Esta es la razón por la que tienes el vientre hinchado (y no solo son gases)

Evita la retención de líquidos

También conocida como hidropesía, la retención de líquidos es una de las principales causas de la hinchazón del vientre. Puede producirse por un diversas razones: sedentarismo, mala circulación, estrés, ingesta de medicamentos… Pero podemos combatirla si nos movemos cada día y realizamos algo de ejercicio físico, bebemos entre 1,5 y 2 litros agua diarios, y reducimos el consumo de sal en las comidas. Sustituye la cafeína por el té y toma alimentos que contengan potasio, como los plátanos, los aguacates y las acelgas.

Leer: Errores que te impiden tener un vientre plano

Acaba con la acumulación de gases

La distensión del abdomen que se produce por la acumulación de gases se conoce como flatulencia, y puede estar provocada por determinados fármacos, por estreñimiento o por problemas digestivos, como las úlceras gástricas. 

VER GALERÍA

También nuestro ritmo de vida puede favorecer la acumulación de gases: los nervios, el estrés y la ansiedad provocan la aceleración del ritmo intestinal y la producción de aire. Si crees que tu día a día es demasiado estresante intenta restarle presión y busca actividades como la meditación, que te ayuden a relajarte y a relajar tu abdomen.

Pero la causa principal suele estar relacionada con la alimentación. Elimina la ingesta de bebidas con gas, y reduce el consumo de verduras como la coliflor, así como las frituras y carnes muy grasas. En cambio, se recomiendan las verduras de hojas cocidas, como las espinacas o las acelgas. Sustituye el café por té y come despacio, masticando bien cada bocado.

Leer: Ejercicios de pilates que te ayudarán a tener un vientre plano y tonificado

Averigua si eres intolerante a algún alimento

Si controlas tu alimentación y no tienes ningún problema aparente, puede que sufras alguna intolerancia alimentaria que desconozcas. No nos referimos a alimentos que provoquen gases por sí solos, pero si tu cuerpo no los digiere y asimila bien pueden causarte pesadez e hinchazón de estómago. La intolerancia al gluten o la lactosa producen este efecto y son de las más habituales. Si crees que puede pasarte esto no dudes en acudir a tu médico de cabecera para pedirle consejo o para que te haga las pruebas necesarias.

Hábitos para evitar la hinchazón

Además de hacerle frente a las principales causas de la distensión abdominal, es importante incorporar ciertos hábitos diarios que nos ayudarán a prevenirla y a aliviarla, en el caso de que la suframos: 

  • Haz ejercicio: te ayudará a evitar la retención de líquidos, mejorará tu tránsito intestinal, reducirá tu estrés y aumentará tu calidad de vida.
  • Come despacio: evita así la acumulación de aire en tu estómago, aumenta la sensación de saciedad y disfruta de la comida al degustarla sin prisa y cuidando la masticación.
  • Ayúdate con determinados alimentos: incorpora a tu dieta el té, las infusiones con menta, la piña, el jengibre, el perejil y los probióticos como el yogur. Evita, como hemos dicho antes, la sal y las frituras, y modera el consumo de grasas y de alcohol.

Leer: Los alimentos que te ayudarán a conseguir un vientre plano

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie