Cosas que quizás no sabías de tu pastor alemán

Cosas que quizás no sabías de tu pastor alemán

El pastor alemán es una de las razas más extendidas del mundo, sin embargo todo empezó con un solo perro sin raza encontrado por un criador a mediados del siglo XIX.

por Cristina Soria

Su raza es relativamente nueva, mientras en otros perros nos podemos remontar a los egipcios, el pastor alemán inició su raza en 1899, cuando un capitán del ejército alemán, aficionado a la cría de perros, se percató de que había un espécimen de perro sin catalogar que resultaba muy práctico para el pastoreo. Se trataba del primer pastor alemán, probablemente como resultado del cruce de un perro siberiano con otras razas. 

Este criador militar, Maximiliam von Stephanitz, utilizó como semental a ese primer pastor alemán para conseguir más camadas y trató de que la raza mantuviera ese espíritu trabajador, y la inteligencia y fidelidad de la que quedó prendado.

Leer: El 'equilibrado carácter' del pastor alemán: un ejemplo para toda la familia

Un perro trabajador

Inicialmente el cometido de esta raza fue el pastoreo, de ahí su nombre. Eran guardianes de ganado y pastores de ovejas. Pero cuando la ganadería empezó a mecanizarse y a mantener a los animales bajo techo, los pastores alemanes fueron menos necesarios.

VER GALERÍA

A principios del siglo XX esta raza de perro descubrió otros campos muy variados y con gran responsabilidad. Son los perros utilizados por la policía y el ejército para rastrear, detectar explosivos, sustancias estupefacientes y seres humanos perdidos. También son excelentes perros lazarillos, por la gran atención que mantienen a todo lo que ocurre a su alrededor. En dispositivos de emergencias son perros muy útiles para localizar supervivientes sepultados en la nieve o escombros.

Pero es un perro que también ha traspasado la realidad: el pastor alemán es una de las razas más demandas por el cine y la televisión. Porque es muy importante contar con animales obedientes que puedan cumplir las directrices del rodaje y que, además, aporten un encanto estético, y los pastores alemanes son muy fotogénicos.

Leer: Pastores alemanes, una raza muy cinematográfica

Todos los perros son lupus

El término en latín que designa a un perro es “lupus domésticos”, en castellano “lobo doméstico”. Esto es así porque se creía que los perros descendían del lobo, pero contra la creencia popular de que el pastor alemán está más cerca de este parentesco que otras razas de canes, debemos decir que no es verdad. 

El pastor alemán tiene un aspecto muy respetable, se asemeja con facilidad a la idea que tenemos de los lobos, pero no está cerca de serlo. Hay otras razas, como el Husky y otros perros nórdicos, que sí mantienen una cercanía genética mayor con el lobo.

Sus orejas también comunican

Los perros suelen usar para comunicarse el ladrido y el rabo. Ambos pueden usarlos para demandar atención, reprender, o para mostrar alegría. Sin embargo algunos perros también pueden utilizar las orejas, y ese es el caso del pastor alemán.

Los cachorros de pastor alemán suelen llevar las orejas gachas, que es un síntoma de ternura e indefensión. Lo utilizan como medida de seguridad, si crees que no son una amenaza podrán permanecer seguros. Sin embargo, ellos pueden alzar las orejas o bajarlas a su conveniencia, e incluso levantar una y dejar la otra tumbada.

Las orejas erguidas simbolizan que están presentando atención, que se toman este momento con seriedad o que pueden ladrar para dar una advertencia. Y cuando las orejas caen significan que el perro está relajado.

Leer: Objetos imprescindibles para viajar con tu perro

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie