Recetas de salsa de tomate hay infinitas. Es una de las más utilizadas en todas las cocinas del mundo. Es cierto que cada vez las encontramos envasadas de mejor calidad, pero no te resistas a hacerla tú mismo en casa y disfrutar de la opción más natural, sin ningún tipo de conservante, y mucho más barata que las compradas.

Por

Loading the player...

 

Casi casi no va a hacer falta ni que salgas a comprar, porque esta salsa de tomate lleva unos ingredientes que habitualmente solemos tener en nuestras despensas. Hay que decir, además, que es una receta apta para todos los públicos: veganos, vegetarianos, celíacos, intolerantes a la lactosa... grandes y pequeños.

Es perfecta para acompañar a cualquier plato de pasta, pero también a arroces, carnes, pescados, verduras... e incluso para incorporarla a multitud de guisos y otras recetas.

¡Manos a la obra!

Ingredientes:

Necesitas: 6 tomates de rama, 2 dientes de ajo, 1 cebolleta, 2 zanahorias, 1 puerro, una pizca de sal, una pizca de azúcar y aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

Comenzamos picando el ajo y la cebolleta. Hacemos lo mismo con el puerro. Cortamos la zanahoria en daditos y los tomates -bien lavados y sin el rabito-, los troceamos.

Ponemos un poco de un buen aceite de oliva virgen extra en una sartén o una cazuela y rehogamos el ajo. Añadimos la cebolleta y la rehogamos también. Ahora es el turno del puerro y hacemos lo propio. Seguimos con la zanahoria y el tomate. Cocinamos unos minutos y le ponemos una tapa. A fuego medio vamos a dejar que se haga nuestra verdura entre 45 y 60 minutos.

Una vez que haya transcurrido ese tiempo, destapamos y trituramos el resultado con el chino. ¡Listo, así de fácil! Ya tenemos la salsa de tomate definitiva para utilizar en infinidad de recetas... Está tan rica que hasta nos tentará la idea de mojar pan.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.