Pasta integral con ricota, espinacas y limón
 / 
clock 30min | easyFácil | 4 COMENSALES

Pasta integral con ricota, espinacas y limón

Los alimentos integrales tienen propiedades que no poseen los elaborados con cereales refinados, sobre todo una mayor cantidad de fibra que ayuda a prevenir el colesterol alto, mejora el tránsito intestinal y aumenta la sensación de saciedad. Desde un punto de vista culinario, tiene las mismas posibilidades -infinitas- como muestra esta pasta integral con queso ricota, espinacas y limón. ¡Manos a la obra!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Los alimentos integrales tienen propiedades que no poseen los elaborados con cereales refinados, sobre todo una mayor cantidad de fibra que ayuda a prevenir el colesterol alto, mejora el tránsito intestinal y aumenta la sensación de saciedad. Desde un punto de vista culinario, tiene las mismas posibilidades -infinitas- como muestra esta pasta integral con queso ricota, espinacas y limón. ¡Manos a la obra!

  • 400 g de Pasta integral
  • 1 tz de Agua donde se coció la pasta
  • 300 g de Espinacas baby al vapor
  • 4 cs de Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cc de Ralladura de limón
  • 3 cs de Zumo de limón
  • 50 g de Requesón o ricota
  • 50 g de Queso parmesano rallado finamente
  • 4 hojas de Albahaca
  • 4 rodajas de Limón
  • Sal
  • Pimienta blanca
  1. 1.

    Cuece la pasta en una cazuela de agua con sal según las indicaciones del fabricante. Escúrrela y reserva una taza del agua de cocción.

  2. 2.

    En la misma cazuela añade el aceite de oliva, la ralladura de limón, el jugo de limón, el queso ricota, el agua caliente reservada donde has cocido la pasta y el queso parmesano rallado. Remueve bien. Agrega sal y pimienta al gusto y deja cocinar, a fuego bajo-medio, unos 5 minutos o hasta que se disuelva el queso.

  3. 3.

    Agrega las espinacas y remueve todo bien hasta que las espinacas estén cocinadas. Si utilizas espinacas congeladas cocinalas en la cazuela junto al chorrito de aceite y después añade los demás ingredientes del paso anterior.


  4. 4.

    Mezcla la pasta cocida con las espinacas en la cazuela.

  5. 5.

    Espolvorea con queso parmesano rallado y adorna con unas hojitas de albahaca y unas rodajitas de limón.

  6. 6.

    ¡Sírvelo calentito!