tarta de queso horno

¿Intolerante a la lactosa? Prueba esta tarta de queso al horno con cerezas

El resultado es una receta que resulta ideal tanto para desayunar como para la merienda y que, al no tener lactosa, es perfecta para cualquier persona,además de el sabor de las cerezas le dará un toque fresco y muy dulce

por hola.com

Este postre admite una gran combinación de sabores e ingredientes. Posiblemente sea el más ideal para experimentar en la cocina. Al mismo tiempo, el queso de untar añade un extra de jugosidad y le da un toque muy suave al bizcocho que vayamos a preparar. Algo realmente perfecto cuando se trata de emplear harinas sin gluten.

La tarta de queso al horno sin lactosa y con cerezas nos ofrece todo esto. Una receta muy fácil y rápida de preparar y cuyos ingredientes se pueden tener perfectamente en casa. Si eres de los que no le sientan bien los lácteos, esta receta te encantará.

Ingredientes
 

  • 60 gramos de margarina de maíz sin lactosa.
  • 60 gramos de queso crema sin lactosa.
  • 120 gramos de harina sin gluten.
  • 120 gramos de azúcar blanca.
  • 3 huevos.
  • 6 gramos de levadura en polvo sin lactosa.
  • 100 gramos de cerezas al natural.
  • Aroma de ron.
     

VER GALERÍA
 

Preparación, paso a paso
 

-Mezcla la margarina con el queso de untar (ambos a temperatura ambiente) hasta que se integren por completo.

-Añade los huevos, el aroma de ron y el azúcar y continúa mezclando hasta que se forme una pasta homogénea.

-Tamiza la harina con la levadura y ve añadiéndolas poco a poco a la mezcla de queso y mantequilla hasta finalizar.

-Deja reposar la masa durante unos 15-20 minutos y, mientras tanto, calienta el horno a 170 grados centígrados.

-Descorazona las cerezas con ayuda de un cuchillo.

-Engrasa y enharina el molde a hornear.

-Coloca las cerezas en el fondo del molde y rellena con la masa de la tarta hasta la mitad.

-Hornea durante unos 25-30 minutos hasta que la superficie haya tomado color.

-Retira del horno y deja que se enfríe bien antes de desmoldar.

-Una vez desmoldada (pueden pasar unas horas hasta que enfríe por completo), ya tendrás lista la tarta para servir.

-El resultado es una tarta que resulta ideal tanto para desayunar como para la merienda y que, al no tener lactosa, es perfecta para cualquier persona. Además, el sabor de las cerezas le dará un toque fresco y muy dulce.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie