Carlos Larrañaga y Maria Teresa Ortiz-Bau se separan. Declaraciones exclusivas del actor

por hola.com
Hace un año
¿En algún momento os sentáis a hablar tranquilamente o hay alguno de lo dos que tiene las cosas más claras?
No se cual de los dos tiene las cosas claras. Hemos hablado mucho, muchísimo, y nos ha llevado a intentarlo una y otra vez, y finalmente a darnos cuenta de que es totalmente imposible seguir juntos. María Teresa tiene una familia maravillosa y unos hijos estupendos, no está sola. Además tiene el cariño y el respeto de muchísima gente.

Ahora mismo estoy haciendo un esfuerzo, que a lo mejor me sale muy mal, no para frivolizar sino para no trasmitir la amargura y la tristeza que tengo porque creo que por educación sociable no debo amargar a la gente. Tengo una soledad asumida y ella me hablo a mi mismo y quizá me lama las heridas, pero no pretendo que la gente, incluso que la gente que sé que me quiere, me vea mal, aunque saben que estoy mal.

Una relación no se termina un día sin más, generalmente hay un desgaste previo ¿Cuándo empezó a deteriorase vuestro matrimonio?
Pues no lo se con una fecha exacta, pero puede que hace un año o así. Ves que las cosas no funcionan. Creo que cuando una pareja decide civilizadamente romper no es culpa de uno, creo realmente que es culpa de los dos, o de ninguno de los dos. Las cosas se deterioran y llega un momento que no puedes vivir en falso. María Teresa es un ser maravilloso que merece ser plenamente feliz y yo se que juntos no lo iba a ser ni, yo tampoco.

¿Quién de los dos se ha marchado de la casa que compartíais?
Tengo esa casa desde hace más de veinte años. Es por otro lado una casa que nunca le ha entusiasmado a Maria Teresa. Ella lógicamente quiere tener su casa y su independencia, quiere ocuparse de su profesión, en la que insisto tiene un prestigio enorme, y de su hijo Iñaki, que vivía con nosotros. Otra de las grandes tristezas añadidas a esta separación es que yo quiero mucho a Iñaki y voy a dejar de verle.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie