Lo mejor de la cosmética sostenible y 'cruelty free': ¿qué hay de nuevo?

Las fórmulas y envases de los productos de cuidado del cabello se transforman en aras de volverse más respetuosas que nunca

Por Violeta Valdés

Ahora que la sostenibilidad ha pasado de ser una opción a una obligación moral, abundan los formatos sólidos y recargables, los envases reciclados y reciclables y los ingredientes naturales en el sector cosmético. Además, cuando se trata del cuidado capilar, los 'libre-de (sulfatos, silicona, parabenos)' cobran tanta importancia en la composición como el resto de elementos (de esto saben mucho en Authentic Beauty Concept). En cuanto a las otras palabras mágicas, 'cruelty-free', hace tiempo que se convirtieron en un mero reclamo: testar con animales está terminantemente prohibido en Europa.

Y ya que hablamos de fórmulas y reformulaciones, permítenos revisar la célebre afirmación de Gandhi para comprender mejor este asunto de la cosmética capilar concienciada: no hay camino para la sostenibilidad; la sostenibilidad es el camino. Esta es la conclusión que extraemos tras charlar con los fundadores de Miriam Quevedo y Sachajuan, dos compañías de cuidado del cabello que han predicado con el ejemplo desde el primer día. Con su ayuda, descubrimos las novedades y retos a los que se enfrenta el sector del cuidado del cabello para moverse en la dirección correcta.

-Los mejores champús de cebolla para que el pelo crezca fuerte

VER GALERÍA

En el nombre de la sostenibilidad

"El mayor desafío para ser sostenible es evitar el green-washing y asegurarse de trabajar todos los aspectos: producción, cadena de suministro, gestión de residuos...", comienza a relatar Sacha Mitic, cofundador de Sachajuan, una firma disponible en lexclusivite.com (la boutique online creada por la empresaria y beauty hunter Claudia di Paolo). "También es necesario encauzar hacia la sostenibilidad todos los procesos de forma constante. Si te preguntas '¿qué es realmente sostenible?', la respuesta nunca es fácil", apunta el empresario.

Sin embargo, estábamos convencidos de que el peluquero la tendría, puesto que creó Sachajuan junto a Juan Rosenlind en 2004, mucho antes de que la ecología fuese una tendencia. "Siempre hemos tenido un pensamiento y enfoque sostenible, pero el concepto ha cambiado drásticamente desde entonces", nos explica. Su último desafío en este sentido es el proyecto Bower, que permite al consumidor "reciclar el producto y obtener créditos por compensación; es un modo de contribuir al reciclaje sostenible de plásticos y residuos". ¿Y cuál es el mayor reto al que se ha enfrentado la compañía en estos 18 años? "Hacer crecer el negocio sin renunciar a nuestros principios", reconoce el sueco.

VER GALERÍA

Miriam Quevedo, que fundó su marca homónima un año después de Sacha, lo describe como "una filosofía de empresa y una metodología de trabajo". "Se traduce en colecciones que se adaptan a más personas y en procesos de trabajo que seleccionan ingredientes que responden a estos criterios", nos detalla. Por eso, esta empresa de alta gama de cuidado del cabello apuesta fuerte por su Lab I+D, donde desarrollan fórmulas Green (que no dejen residuos perjudiciales en el medio ambiente) y un packaging lo más respetuoso posible: "Plástico reciclado, o directamente, alternativas como el I’m Green Technology, fabricado con caña de azúcar" apunta la empresaria.

VER GALERÍA

La receta del éxito es vegana

Más allá de cruelty-free, que como decíamos, está obsoleto, Miriam pone sus esfuerzos en lanzar colecciones vegan-friendly, como Black Baccara. "Sus fórmulas son Green, con un 80% de ingredientes naturales y un 20% debiotecnología", dice Miriam, que se confiesa enamorada de las fórmulas procedentes de la naturaleza: "Mayor química no significa mayor eficacia: se trata de reconocer el ingrediente que actúa como queremos, y saber combinarlo para crear sinergias", declara la catalana.

La formulación natural también trae de cabeza a René Furterer, que ha formulado su tratamiento anticaída Triphasic Progressive con un 98% de ingredientes naturales. Su componente estrella, el extracto de mangostán, es un activo del comercio justo Fair For Life que reactiva las células madre responsables de que el cabello se renueve. Por otro lado, el extracto de salvia se combina con extracto de semilla de apio y aceite esencial de verbena exótica en la Cura Calmante Anticaspa, de Hair Rituel By Sisley; y el aceite de coco es la clave del Bálsamo Botánico Rich, de Yves Rocher. Las tres marcas nacieron con filosofía eco.

VER GALERÍA

Formato seco

Lejos de apuntarse a las modas, "desde su fundación en 1954, Clarins se ha preocupado por sacar lo mejor de la naturaleza con sus primeros aceites esenciales, manteniendo siempre el respeto al medio ambiente", nos recuerda Isabelle Picou, directora de comunicación de la firma, cuando indagamos sobre el champú sólido que acaban de lanzar al mercado. Christian Courtin Clarins, hijo del fundador de la marca, afirma que "un desarrollo duradero y responsable se basa en tres pilares: la protección de la naturaleza, la creación de empleo y una remuneración justa por el trabajo realizado". Y añade que "el éxito de Clarins viene de la naturaleza y de la manera que tenemos de devolverle lo que esta nos regala".

Por si no fuera suficiente, en los últimos meses, Klorane fue un paso más allá, desintegrando el formato sólido. Su Champú-Mascarilla en Polvo a la Ortiga Bio (bajo estas líneas) presume de una fórmula natural y biodegradable que requiere un 80% menos de agua para su fabricación; su embalaje incorpora un diseño ecológico 100% reciclable. El resultado es un cuidado tan ecológico como eficaz en el cuidado de los cabellos grasos.

VER GALERÍA

Vuelta a la carga

Como en el resto de la industria de la belleza, la última manifestación de esta revolución sostenible tiene lugar en los envases recargables; un formato que Kérastase se ha tomado muy en serio, incorporándolo a cinco de sus gamas. El sistema se compone de una botella de alumino reciclable y una recarga que permite reducir los residuos plásticos un 82%. "Una nueva y cuidada forma de disfrutar de los productos de lujo para el cuidado del cabello", explican desde la marca.

VER GALERÍA

Mejorando lo presente

Miriam Quevedo nos revela que dentro de cinco años podremos ver implementado su proyecto de Green Technologies en las nuevas colecciones, lo que mejorará la trazabilidad y extracción de ingredientes, así como los procesos de producción y envasado. No esperábamos menos de ella, que se inició profesionalmente en la herboristería de su madre, donde cobraban tanta importancia los ingredientes naturales y de proximidad: "En mi marca es impensable perder estas raíces; es uno de los pilares", confiesa.

Finalmente, Sacha se muestra coherente con su visión minimalista de la belleza, e insiste en que "la mayoría de la gente sabe (y también se ha demostrado) que la salud proviene de su estilo de vida, como lo que come, bebe y cómo se mueve y el ejercicio", y eso también tiene un impacto directo en el aspecto del cabello: "Definitivamente creo que la salud desde tu interior se reflejará tu exterior". ¿Un consejo? "Siempre se puede mejorar la estructura y la belleza del cabello mediante el uso de buenos productos y acudir a un peluquero con talento". Una vuelta a lo esencial, en todos los sentidos.

VER GALERÍA